miércoles, 1 de febrero de 2012

Carta al Sultan


“Los cosacos zaporogos les escriben una carta al Sultán de Turquía”, cuadro de Iliá Yefimovich Repin (1844-1930)

“Los cosacos zaporogos…” rememora un hecho legendario de la historia rusa, cuando en 1676 los cosacos ucranianos de Zaporogo enviaron una carta al Sultán del imperio otomano, luego de derrotar al ejército imperial en batalla, y ante la insistencia del Sultán para que -a pesar de esta definición bélica- aceptaran su dominio. Los cosacos, liderados por Ivan Sirko, replicaron en forma poco común: escribieron una carta repleta de insultos y obscenidades.

El cuadro muestra la diversión de los cosacos al leer el ultimátum del Sultan, y escribir y leer la sarta de vulgaridades que constituyó la respuesta. En la época de Repin, estos amantes de la guerra y la libertad eran objeto de gran simpatía popular, y el mismo pintor los admiraba

El ultimátum del Sultán

Como Sultán, hijo de Mahoma; hermano del sol y de la luna; nieto y virrey de Dios, gobernante de los reinos de Macedonia, Babilonia, Jerusalén, Alto y Bajo Egipto, emperador de emperadores, soberano de soberanos, extraordinario caballero, nunca derrotado; firme guardián de la tumba de Jesucristo, delegado del poder divino, esperanza y confort de los musulmanes, cofundador y gran defensor de los cristianos,… Les ordeno, cosacos zaporogos, a someterse a mí voluntariamente sin resistencia alguna, y cesar de molestarme con vuestros ataques.

Sultán de Turquía Mehmet IV

Según la leyenda, la respuesta fue un conjunto de invectivas parodiando los títulos del Sultán.

La respuesta de los cosacos

¡Cosacos zaporogos al Sultán turco!

A tí, Satán turco, hermano y amigo del maldito demonio, secretario de Lucifer.

¿Qué clase de caballero del demonio eres que no puedes matar un erizo con tu culo? Vómito del diablo por tu ejército devorado. No podrás, hijo de puta, hacer presa de los hijos cristianos; no tememos a tu ejército, te combatiremos por tierra y por mar, púdrete.

¡Despojo babilónico, carretero de Macedonia, copero de Jerusalén, macho cabrío de Alejandría, piara del alto y bajo Egipto, marrana de Armenia, ser infame de Podolia, calamidad tártara, verdugo de Kamenets, tonto de todo el mundo y el submundo, idiota ante Dios, cretino, nieto de la serpiente, hocico de cerdo, trasero de yegua, perro de matadero, rostro del anticristianismo, folla a tu propia madre!

¡Por esto los zaporogos te declaran basura de bajo fondo, el producto de un aborto, nunca podrás apacentar a nuestros cerdos. ¡Loco eres de querer dar ordenes a verdaderos cristianos! Concluímos con esto, y como no sabemos la fecha ni poseemos calendario, la luna está en el cielo, el año está en un libro, el mismo día es aquí que allí, así que bésanos el culo.

Koshovyi Otaman, Ivan Sirko y todos los zaporogos

No hay comentarios: