martes, 10 de mayo de 2011

GREDOS






Al ideal

¿A quíén he amado más que a ti, querida sombra?

A mí y en mí yo te he acercado, y desde entonces

Me he convertido casi en sombra y tú en un cuerpo.

Pero mís ojos aprender nunca pudieron

Por su costumbre de mirar todas las cosas

fuera de sí: tú seguirás siendo el eterno

fuera de mí ... ¡Ay, esos ojos

Que siempre a mi fuera de mi me están llevando!

Federico Nietzsche

No hay comentarios: