miércoles, 11 de mayo de 2011

España y Roma VII


España y Roma, III
Séneca o los fundamentos
estoicos del fascismo
Ernesto Giménez Caballero


Este ensayo sobre Séneca intenta fundamentar la doctrina fascista desde un punto de vista filosófico y español. Y asimismo de establecer para España una tradición profunda, íntima y original de una corriente que hoy se llama «fascista», pero que para nosotros era tan antigua como nuestro senequismo cristiano.

Córdoba fue el núcleo matricular de la España romana. Repitámoslo. De Córdoba salieron los dos Césares famosos: Trajano, conquistador del Danubio. Y Adriano, conservador máximo de todas las conquistas del Imperio.

Pero de Córdoba salió algo que nos interesa más para nuestro estudio. La familia Annea: una de las más representativas de lo que Roma sería ante el mundo del espíritu antiguo. Aquella familia Annea: que dio a Marco Anneo Séneca, el Retórico. A Lucio Annea Séneca, el Filósofo. Y a Marco Anneo Lucano, el poeta.

Dejemos al retórico Marco, padre del filósofo. (Así como a otro notable retórico cordobés: Marco Portio Latrón). Y para después, al poeta Lucano. Y ahora concentrémonos, con todo nuestro ímpetu y clarividencia, en la figura decisiva de Séneca el filósofo: vértice de nuestro estudio en estas primeras relaciones espirituales de España con Roma.

Ya que es la figura de Séneca la que deseamos destacar –enérgica y máximamente significativa– en la España romana del mundo antiguo.

No hay comentarios: