jueves, 3 de febrero de 2011

Homenaje a Louis Ferdinand Céline. Vetado en Francia




"Los hombres se aferran a sus cochinos recuerdos, a todas sus desgracias, y no se les puede sacar de ahí. Con eso ocupan el alma. Se vengan de la injusticia de su presente revolviendo en su interior la mierda del porvenir. Justos y cobardes que son todos, en el fondo. Es su naturaleza. (...) Os lo digo, infelices, jodidos de la vida, vencidos, desollados, siempre empapados de sudor; os lo advierto: cuando los grandes de este mundo empiezan a amarlos es porque van a convertirlos en carne de cañón".

"En este mundo vil, nada es gratuito. Todo se expía: el bien, como el mal, se paga tarde o temprano. El bien mucho más caro, lógicamente".

Louis Ferdinad Celine

" ... quizá pronto aparezca un ensayo de cualquier intelectual progresista destinado a hacer de Céline, como ya han hecho con Nietzsche, un profeta de las masas proletarias". En realidad cada vez se extiende más la idea del Céline-anarquista. Y sin llegar quizá a este extremo, es fácil que se afirme que fue "instrumentalizado" por políticos. Ni una cosa ni otra son aceptables. El pensamiento político de Céline está suficientemente claro.Y su estilo está en relación directa con lo que pretende demostrar, que no es ni más ni menos que la decadencia de Europa. Porque Céline es un profeta de la decadencia europea. Y su obra es la denuncia de esta decadencia y la búsqueda de soluciones. Sus "pamphlets" son "el más lucido testimonio de la reacción desesperada que quiere oponer a la invasión de los mitos de su tiempo" Marco Tarchi

Mario Vargas Llosa escribe sobre Louis-Ferdinand Céline
http://www.elpais.com/articulo/opinion/reprobos/elpepuopi/20110130elpepiopi_11/Tes
http://elcomercio.pe/edicionimpresa/html/2008-03-23/mario-vargas-llosa-escribe-sobre-louis-ferdinand-celine.html

Novela "Viaje al Final de la noche" leer http://www.laeditorialvirtual.com.ar/Pages2/Celine/Celine_Viaje_00.htm

Louis Ferdinand Céline (cuyo apellido verdadero era Destouches), nació en 1884 para morir en 1961. Licenciado en Física y Doctor en Medicina, vivió consagrado a los libros, los viajes y el ejercicio de la medicina. Estuvo embarcado mucho tiempo, viajando por Africa y América. Participó en la Primera Guerra Mundial, donde fue gravísimamente herido. Cuatro obras capitales definen su obra: "Voyage au bout de la nuit" (1932), "Mort á credit" (1936); "Bagatelles pour un massacre" (1937), y "L'école des cadavres" (1938). Otras obras son: "Semmelweis" (1937), "Mea Culpa" 1936), "Les Beaux Draps" (1941), "Guignol's Band" (1943), "Casse Pipe" 1949), "Feerie pour une autre fois" (1952), "D'un chateau á l'autre" (1957), "Nord" (1960, "Rigodon" y "Entretiens avec le professeur Y" que son, si no me equivoco, las últimas. En 1953, en Francia, Gallimard volvía a editar sus obras. Cuatro obras malditas quedaron al margen:

"Bagatelles”, “Mea Culpa", "L'école des cadavres", y "Les Beaux Draps"... que "siguen aún prohibidas paradójicamente a los 40 años de haber sido escritas, en un país que se enorgullece de ser baluarte de libertades" . Del estilo literario de Céline, lo menos que se puede decir es que es original y personalísimo.(JM Infiesta)

Se le suele denominar "escritura hablada". "Del francés hablado, mal hablado, destiló un sistema de ruptura de la lengua, en el que reside toda su gloria. La innovación, la fractura y el incendio del anquilosado lenguaje literario, hacen pensar en un Céline estructuralista "avant la page", escribe Juan Garcia Hortelano, añadiendo. "Creó una lengua significante y hermosísima en su anárquica expresividad, en su grafía desquiciada, en sus signos de puntuación arrebatadoramente pictóricos. A veces usa las mayúsculas con un hálito de ansiedad intraductible, o como arroyuelos de hiel los puntos suspensivos. Naturalmente hubo de inventarse algunas palabras más, y más formas sintácticas de las contenidas en el argot, cuando necesitó transmitir los niveles de una estremecida realidad para la que resultaban inútiles el orden y decoro de la literatura filatélica" (3). Un compatriota de Céline, Etienne Lalou, dijo que: "Céline ha restituido al francés hablado sus títulos de nobleza y, sin él, una parte de la literatura moderna no seria lo que es".
Pero no se trata sólo de un estilo peculiar. También de lo que dice, del mensaje en sí mismo:

"absoluto cinismo", "Pesimismo radical", "Total impugnación de los valores establecidos", "su prosa constituye una prueba de fuego para todo lector", "escribió para no gustar a nadie, pero hiere a todos"... son algunas de las cosas que hemos leído en las notas introductorias a sus libros publicados en España.

No hay comentarios: