viernes, 29 de octubre de 2010

Ancha es Castilla

Memoria Historica politicamente incorrecta. 29 de octubre



»Así resulta que cuando nosotros, los hombres de nuestra generación, abrimos los ojos, nos encontramos con un mundo en ruina moral, un mundo escindido en toda suerte de diferencias; y por lo que nos toca de cerca, nos encontramos en una España en ruina moral, una España dividida por todos los odios y por todas las pugnas. Y así, nosotros hemos tenido que llorar en el fondo de nuestra alma cuando recorríamos los pueblos de esa España maravillosa, esos pueblos en donde todavía, bajo la capa más humilde, se descubren gentes dotadas de una elegancia rústica que no tienen un gesto excesivo ni una palabra ociosa, gentes que viven sobre una tierra seca en apariencia, con sequedad exterior, pero que nos asombra con la fecundidad que estalla en el triunfo de los pámpanos y los trigos. Cuando recorríamos esas tierras y veíamos esas gentes, y las sabíamos torturadas por pequeños caciques, olvidadas por todos los grupos, divididas, envenenadas por predicaciones tortuosas, teníamos que pensar de todo ese pueblo lo que él mismo cantaba del Cid al verle errar por campos de Castilla, desterrado de Burgos:

»¡Dios, qué buen vasallo si ovierá buen señor!

Memoria Historica politicamente incorrecta. 29 de octubre asesinato de Ramiro de Maeztu


Creo en la virtud de las piedras labradas y en que el espíritu que las talló vuelve a infundirse en el país de sus canteros, escultores y maestros de obras, si no ha perdido totalmente la facultad de merecerlo. Un general inglés describía hace un siglo la impresión que Italia le había producido: «Ruinas pobladas por imbéciles.» Cuando Marinetti predicaba el incendio de los Museos es que se daba cuenta de lo que opinaba el general inglés. Pero el general se equivocaba. Y por eso las piedras de la Roma antigua pudieron inspirar el Renacimiento; y las del Renacimiento han hecho surgir la tercera Italia. La Roma de Mussolini está volviendo a ser uno de los centros nodales del mundo. ¿No han de hacer algo parecido por nosotros las viejas piedras de la Hispanidad?

Memoria Historica politicamente incorrecta. 29 de octubre asesinato de Ramiro Ledesma


Ramiro Ledesma Ramos

1905-1936«Ramiro Ledesma Ramos (1905-1936) Político y Escritor. Fundador de las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas (JONS), uno de los teóricos que más han influido en la concepción del Movimiento Nacional iniciado en 1936, Ramiro Ledesma Ramos nació en Alfaraz (Zamora) el 23 de mayo de 1905 y murió fusilado por los republicanos en Aravaca (Madrid) el 29 de octubre de 1936.

http://www.filosofia.org/ave/001/a016.htm

¿Quiénes deben formar parte de la J.O.N.S.?
Naturalmente, las Juntas que estamos organizando no son incompatibles con la República. En nada impide esta forma de Gobierno la articulación de un Estado eficaz y poderoso que garantice la máxima fidelidad de todos a los designios nacionales. Los partidarios del nacional-sindicalismo pueden, por tanto, reclutarse entre todos los españoles que acepten sin discusión la necesidad de lograr a costa de todos los sacrificios el inmediato resurgimiento de España.
Toda la juventud española que haya logrado evadirse del señoritismo demoliberal, con sus pequeños permisos y salidas al putrefacto jardín marxista, y sienta vibrar con pasión la necesidad de reintegrarse al culto de la Patria.
Todos los que comprendan la urgencia de encararse con la pavorosa tristeza del pesimismo español, señalando metas de gloria al descanso secular de nuestra raza.
Todos los que adviertan el crujir de las estructuras sociales hoy vigentes y deseen colaborar a un régimen económico antiliberal, sindicalista o corporativo, en que la producción y en general la regulación toda de la riqueza, emprenda las rutas de eficacia nacional que el Estado, y sólo él, indique como favorables a los intereses del pueblo.
Todos los que posean sensibilidad histórica suficiente para percibir la continuidad sagrada de los grandiosos valores hispánicos y se apresten a defender su vigencia hasta la muerte.
Todos los que sufran el asco y la repugnancia de ver cerca de sí la ola triunfal del marxismo, inundando groseramente los recintos de nuestra cultura.
Todos los que logren situarse en nuestro siglo, liberados del liberalismo fracasado de nuestros abuelos.
Todos los que sientan en sus venas sangre insurreccional, rebelde contra los traidores, generosa para una acción decisiva contra los que obstaculicen nuestra marcha.
¡¡Todos, en fin, los que amen el vigor, la fuerza y la felicidad del pueblo!!

Ramiro Ledesma

jueves, 28 de octubre de 2010

Memoria Historica. Una tarde de octubre





En una tarde de octubre....

El hombre es el sistema y esta es una de las profundas verdades humanas que ha vuelto a poner en valor el fascismo. Todo el siglo XIX se gastó en idear máquinas de buen gobierno. Tanto vale como proponerse dar con la máquina de pensar o de amar. Ninguna cosa auténtica, eterna y difícil, como es el gobernar, se ha podido hacer a máquina; siempre ha tenido que recurrirse a última hora a aquello que, desde el origen del mundo, es el único aparato capaz de dirigir hombres: el hombre. Es decir: el jefe. El héroe.

Los enemigos del fascismo perciben esa verdad por el revés y hacen de ella argumento de ataque. "Sí -reconocen-, Italia ha ganado con el fascismo, pero, y cuando muera Benito Mussolini?" Creen dar con ello un golpe decisivo al sistema, como si hubiera sistema alguno que tuviese garantía para la eternidad. Y, sin embargo, es lo más probable que -cuando muera Mussolini- sobrevenga para Italia un momento de inquietud, pero un solo momento; el sistema producirá -con alumbramiento más o menos laborioso- otro jefe. Y este jefe volverá a encarnar el sistema para muchos años. Mas él (Duce, conductor) seguirá la fe de su pueblo en comunicación de hombre a hombre en esa forma de comunicación elemental, humana y eterna que ha dejado su rastro por todos los caminos de la Historia.

Yo he visto de cerca a Mussolini, una tarde de octubre de 1933, en el Palacio de Venecia, en Roma. Aquella entrevista me hizo entender mejor el fascismo de Italia que la lectura de muchos libros.

Eran las seis y media de la tarde. No había en el Palacio de Venecia el menor asomo de ajetreo. A la puerta, dos milicianos y un portero pacífico. Se dijera que el penetrar en el Palacio donde trabaja Mussolini es más fácil que tener acceso a cualquier gobierno civil. Apenas enseñé al portero el oficio donde se me citaba, se me hizo llegar -por anchas escaleras silenciosas- a la antesala de Mussolini. Tres o cuatro minutos después se abrió la puerta. Mussolini trabaja en un salón inmenso, de mármol, sin muebles apenas. Allá, en una esquina, al otro extremo de la puerta de entrada, estaba tras de su mesa de trabajo. Se le veía de lejos, solo en la inmensidad del salón. Con saludo romano y una sonrisa abierta me invitó a que me acercara. Avancé no sé cuanto rato. Y sentados los dos, el Duce empezó su coloquio conmigo.

Actitud para escuchar

Ya le había visto en audiencia rituaria, años antes, cuando fue recibido por varios alumnos de la Universidad de Madrid. Aparte, como todos los habitantes del mundo, le conocía por los retratos: casi siempre en actitud militar, de saludo o de arenga. Pero el Duce del Palacio de Venecia era otro distinto: con plata en el pelo, con un aire sutil de cansancio, con cierto pulcro descuido en su ropa civil. No era el jefe de las arengas, sino el de la maravillosa serenidad. Hablaba lentamente, articulando todas las sílabas. Tuvo que dar una orden por teléfono y la dio en el tono más tranquilo, sin poner en la voz el menor asomo autoritario. A veces cuando alguna de mis palabras le sorprendía, echaba la cabeza atrás, abría los ojos desmesuradamente y, por un instante, mostraba rodeadas de blanco, sus pupilas oscuras. Era notable su actitud para escuchar.

Hablamos cosa de media hora. Luego me acompañó hasta la puerta, a través del inmenso salón. No es de gran estatura; ya no tiene la erguida apostura de un jefe de milicias. Al llegar los dos a la puerta me dijo con una calma paternal, sin sombra de énfasis: "Le deseo las mejores cosas, para usted y para España."

Luego se volvió hacia su mesa, despacio, a reanudar la tarea en silencio. Eran las siete de la tarde. Roma, acabadas las faenas del día, se derramaba por las calles, bajo la tibia noche. El Corso era todo movimiento y charla, como la calle de Alcalá hacia esas horas. La gente entraba en los cafés y en los cinematógrafos. Se dijera que sólo el Duce permanecía, laborioso, junto a su lámpara, en el rincón de una inmensa sala vacía, velando por su pueblo, por Italia, a la que escuchaba palpitar desde allí como a una hija pequeña.

Qué aparato de gobernar, qué sistema de pesos y balanzas, consejos y asambleas, puede reemplazar a esa imagen del Héroe hecho Padre, que vigila junto a una lucecita perenne, el afán y el descanso de su Pueblo?

martes, 26 de octubre de 2010

Derecha Social


Libertad Liu Xiabo


De aquellos polvos... Mentiras de la transicion


10 mentiras sobre la transicion


1ª Mentira: “El Rey fue el motor del cambio”

Contrariamente a la creencia general, la transición no fue “pilotada” desde el Palacio de la Zarzuela. La única forma que tenía Juan Carlos I –bautizado por la “oposición democrática” como “el pelele”– de mantenerse en el trono era apoyando la transición y eso fue lo que hizo: en modo alguno la impulsó (y mucho menos su padre, Don Juan, conde de Barcelona que jamás se interesó en profundidad por la política). El Rey “dejó hacer” porque así se lo dictaba su instinto de conservación.

En cuanto a Adolfo Suárez, su parte consistió en asumir la dirección táctica de la transición, pero en ningún momento diseñó su estrategia. ¿Quién fue entonces el auténtico promotor de la transición? Respuesta: las fuerzas económicas que habían crecido al calor del franquismo y que precisaban un clima democrático para poder ampliar su radio de acción, ingresando en la Comunidad Económica Europea. Esas fuerzas, articuladas a nivel nacional con fuerzas similares internacionales (Club de Bilderberg) interesadas también en la evolución del sistema político español hacia la democracia.

En 1974, los Bilderberg se reunieron en Suiza. Uno de los temas a tratar era el futuro de España. En aquel momento se habla de encontrar a la persona idónea para hacerse cargo de la jefatura del Estado. Un año después, 128 miembros del Club, entre ellos Nelson Rockefeller, reunidos en Palma de Mallorca, convienen la sustitución de Arias Navarro. Aparece, por primera vez, el nombre de Adolfo Suárez que se aprueba por unanimidad.

Así pues, el verdadero “motor del cambio” fueron sectores económicos vinculados a intereses económicos nacionales y extranjeros.

2ª Mentira: Adolfo Suárez fue un “gran político”
El papel político de Adolfo Suárez fue importantísimo y, probablemente, ningún otro político de la época hubiera podido asumirlo. No es que Suárez fuera un gran político (negamos que él diseñara la estrategia de la transición) es que era, como se ha dicho, un “gran seductor” para unos y un “gran engañador” para otros.

Suárez, en la gran mayoría de los episodios de la transición, fue a remolque de los acontecimientos. Engañó al estamento militar, engañó a los funcionarios del movimiento y engañó a la derecha liberal de la época. Su proyecto político era excepcionalmente limitado (el “centrismo” , sin ningún tipo de contenido).

El propio Suárez decía que no era más que un “vendedor de El Corte Inglés” y así era: un franquista de origen falangista, convertido en funcionario del régimen que, en un momento dado, se convenció de que para escalar políticamente, debía de seguir a los que indicaban que había que cambiar de régimen. De su origen falangista le quedó siempre aquel concepto joseantoniano de “ni derecha, ni izquierda”… reformulado democráticamente como “centrismo”.
Así pues, la contribución política de Suárez no puede ser magnificada más allá de haber asumido la dirección táctica de la transición.

3ª Mentira: Carrillo contribuyó de manera responsable a la transición
A Carrillo se le debe el haber liderado a la fuerza de izquierda más coherente y numerosa durante el franquismo. Se le debe también la habilidad de haberse desvinculado del neo-stalinismo y de haber dado vida (junto con Georges Marchais –PCF- y Enrico Berlinguer –PCI-) al “eurocomunismo”.

Pero ni el PCE, si el resto de fuerzas situadas más a su izquierda (la democracia-cristiana, el PSOE y los partidos nacionalistas no existían más allá de unos pocos líderes), tenían “fuerza social” para provocar la “ruptura democrática” con el franquismo. Tras la muerte de Franco, concluido el período de clandestinidad en el que el comunismo se movía bien, al PSOE sólo le quedaba crecer y al PCE menguar.

Tras los limitados resultados del PCE en las elecciones de junio de 1977, Carrillo, dinamita el partido. Por iniciativa propia o siguiendo las instrucciones recibidas en su viaje a Nueva York con la excusa de dar una conferencia en Yale, pero en el curso del cual tuvo una reunión a puerta cerrada en el Consejo de Relaciones Exteriores (una organización privada que reúne a los más altos responsables políticos, económicos y sociales de los EEUU) empieza a dinamitar el PCE, abriendo las puertas a la mayoría absoluta del PSOE. La “habilidad” de Carrillo bajo el franquismo, se transformó en una “torpeza”, tan reiterada como inexplicable, a partir de 1978. Se inició el goteo del PCE hacia el PSOE.

Así pues, la gran responsabilidad histórica de Santiago Carrillo fue la neutralización del PCE a partir de la Semana Santa de 1977 (legalización del PCE) y su posterior y deliberado desmantelamiento.

4ª Mentira: “Ningún sector político estuvo fuera de la transición”
La transición solamente fue posible gracias a que se aisló y se desintegró a la extrema-derecha y a la extrema-izquierda. Estos sectores “radicales”, no estaban de acuerdo con la transición; durante el proceso se vieron envueltos en decenas de turbios episodios de violencia y asesinatos, de los que no está claro quién provocó. Lo que para la extrema-derecha fue el “Caso Atocha”, para la extrema-izquierda fue el “Caso Scala”. Había infiltrados y provocadores, no solamente en la CNT, sino también en Fuerza Nueva, tanto en los GRAPO como en los Guerrilleros de Cristo Rey.

Así pues, parece, pues, normal que todas las fuerzas políticas democráticas se preocuparan por aislar a los extremismos… lo que no es éticamente tan asumible es que para alcanzar este fin, provocadores e infiltrados, generaran decenas de asesinatos políticos.

5ª Mentira: “El PSOE fue una de las fuerzas con iniciativa durante la transición”
El PSOE era casi completamente inexistente en el momento en el que Franco muere. Carecía casi completamente de una estructura clandestina y de militancia. Su sindicato y sus juventudes estaban reducidos a la mínima expresión. El congreso de Suresnes no había logrado sacar de ese hoyo al socialismo español. En las reuniones de la Coordinadora Democrática, los delegados socialistas, prácticamente, hablaban en nombre propio. No había organización, ni partido, ni sigla.
Pero, en cambio, existía la Fundación Friedrich Ebert, dependiente del Partido Social-Demócrata alemán (SPD) que financió la implantación del PSOE hasta que llegó al poder, canalizando fondos y apoyos políticos. El SPD, tras el congreso de Bad-Godesberg, había abandonado el marxismo y transformado en un partido neo-capitalista, ligado al Club de Bilderberg.
El PSOE solamente empieza a existir a partir de mediados de 1976. Por eso, cuando los socialistas celebraban el centenario de su partido, con el slogan “Cien años de honradez”, los comunistas les apostillan cruelmente “… y cuarenta de vacaciones”.
Así pues, salvo el PCE, no existían fuerzas democráticas organizadas en noviembre de 1975 y el mismo PSOE era un esqueleto amamantado por el SPD alemán. Fuera de ese apoyo, Felipe González era un abogadillo sevillano de pocos pleitos.

6ª Mentira: “Contra terrorismo, democracia”
Por obvias razones, esta mentira, que se repitió mucho en los primeros meses de la transición, se fue olvidando poco a poco. La frase nació en el ámbito de “Cuadernos para el Diálogo”. Se difundía la idea de que el terrorismo de ETA era una respuesta lógica al franquismo y que desaparecería con éste.

A partir de 1976, sucesivos indultos, amnistías y el “extrañamiento” final de los últimos presos, dejó en la calle a todos los militantes etarras detenidos en los últimos años del franquismo y primeros de la transición. El resultado fue contrario al esperado: el período que va de 1978 a 1984 es el período en el que la banda comete más atentados.

Así pues, ETA tomó los indultos y extrañamientos, no como una “concesión”, sino como un “signo de debilidad” y redobló sus esfuerzos para abatir al Estado, sea quien fuere quien se encontrase a su frente y a despecho de si era democrático o no.

7ª Mentira: “Se creó un marco de convivencia pacífico”
Antes no existían las libertades políticas que ahora existen, pero sería difícil establecer si ayer había más violencia que hoy y por qué motivos. En realidad, la oposición democrática era, globalmente, pacífica, salvo exiguas minorías extremistas. Estas minorías estaban comprimidas por un sistema que no garantizaba las libertades democráticas y por una policía que actuaba sin muchas limitaciones. Contrariamente a lo que se ha repetido, la violencia política, lejos de desaparecer cuando concluyó la transición, gozaba de buena salud y ha ido creciendo con el paso del tiempo hasta la actual situación en la que existen muchas más formas de violencia que bajo el franquismo (las cifras de violencia doméstica, de delincuencia juvenil, de violencia en la escuela, de violencia de bandas mafiosas y de amenazas y coacciones de matriz política, especialmente en el Euskalherria, son mucho mayores hoy).

Así pues, la democracia no favoreció la desaparición de la violencia en la sociedad, sino todo lo contrario.

8ª Mentira: “Suárez diseñó la transición”
A medida que Franco envejecía, algunos notables del régimen pensaban en el “día después”. Dos años antes de su muerte, Carrero Blanco, considerado como el sucesor de Franco, ya tenía claro que España debería evolucionar hacia una democracia tutelada: “democracia hasta los socialistas”. Los comunistas quedaban excluidos. Por eso, Carrero dio el primer impulso al “asociacionismo político”, en un intento de organizar a la derecha frente a una izquierda que había conseguido organizarse en la clandestinidad.
Así mismo, es rigurosamente cierto que con Carrero Blanco se concluyeron los primeros acuerdos comerciales con los países comunistas, con la intención de conseguir que España no fuera completamente dependiente de Europa Occidental.
Los planes de Carrero se fueron al traste con su asesinato y a partir de su desaparición toda la duda consistía en saber cómo España evolucionaría hacia la democracia y cuánto tiempo se prolongaría esa etapa. Nadie –apenas los reducidos sectores del “búnker”- cuestionaba que esa evolución era necesaria.
Así pues, el rigurosamente falso que a partir de los primeros años 70, sectores del franquismo no contemplasen la evolución democrática.

9ª Mentira: “La transición empezó en 1976 y terminó con la constitución de 1979”
Ni la transición empezó en 1976, sino, como hemos visto, se contemplaba, como mínimo cuatro años antes en la mente de Carrero Blanco (democracia limitada y tutelada), ni concluyó con la aprobación de la constitución de 1979.
La transición duró diez años intensos, extremadamente duros e irrepetibles: desde que Carrero Blanco comunica su proyecto al jefe de su servicio de inteligencia (el coronel San Martín) hasta que los socialistas suben al poder tras la victoria electoral de 1982 (con una participación del 80% del electorado).

Los grandes hechos políticos incluidos entre ambas fechas deben de ser considerados como jalones de la transición. No se trata solamente de que se cree en España una democracia formal sino de que el centro-izquierda ocupe el poder como “prueba del 9” de que ha concluido.
Para ello, era preciso desalentar completamente a los “poderes fácticos” (especialmente al militar) de cualquier intento involucionista. Eso se consiguió tras el 23-F, cuando todos los partidos democráticos desfilaron juntos para afrontar los problemas de asentamiento del nuevo régimen, remontando la crisis generada por el caos en el que había caído el gobierno de UCD.
Así pues, la transición es un período más dilatado de lo que generalmente se cree que abarca un mínimo de 10 años. Se inicia con Franco vivo y se prolonga más allá de la promulgación de la nueva constitución.

10ª Mentira: “La constitución nos ha garantizado un largo período de estabilidad”
En realidad, la constitución de 1979 se cerró en falso y el sistema político diseñado es cuestionable desde muchos puntos de vista. El tema de la articulación del Estado ha generado tensiones inexistentes en cualquier otro país europeo. El sistema político diseñado sobre dos grandes partidos que deberían de recurrir al concurso de los nacionalistas para sacar adelante sus proyectos, ha ocasionado interminables discusiones y tensiones y dista mucho de estar cerrado treinta años después.

A treinta años de las primera elecciones democráticas, España siendo estando a la cabeza de Europa en cuestiones tan problemáticas como el paro juvenil, la precariedad laboral, se tiene la sensación de que la corrupción está generalizada, la división de poderes es cuestionable, el terrorismo sigue vivo y activo, el modelo de Estado no se encuentra aún consolidado, la estabilidad está ausente de nuestra política exterior, nos preparamos para afrontar el gran choque que supone la permanencia de 6.000.000 de inmigrantes en nuestro territorio y, finalmente, la crisis del sistema representativo y de la participación electoral hace que estemos más cerca de una partidocracia (poder de los partidos en lugar de control democrático del poder) y de una plutocracia (poder del dinero).

Así pues, la estabilidad política surgida de la transición es un mito bienintencionado, pero alejado de la realidad. Un país no puede vivir permanentemente de mitos.

Pero ¿qué diablos fue la transición?

Las nuevas generaciones estudian en el bachillerato una versión de la transición nutrida por todos estos mitos y falsedades (una falsedad bienintencionada, sigue siendo una falsedad). Se tiene tendencia a ignorar o eludir lo que fue la transición democrática. Vale la pena recordar lo que constituyó aquellos años en los que la esperanza y el miedo se mezclaban inextricablemente.

1) El franquismo era un sistema político autoritario que había convivido con un sistema económico liberal. Cuando los intereses de los patrones de la economía dejaron de coincidir con los detentadores de la legalidad franquista, aquellos impulsaron la transición para convertir al sistema político autoritario en un sistema político liberal que coincidiera con la forma económica y le permitiera prosperar mejor.

2) La transición fue un proceso político dilatado en el que el poder político pasó de un gobierno de facto a un gobierno elegido democráticamente. Cada una de las partes recibió contrapartidas al haber favorecido la transición y debió pagar algún tipo de tributo.

3) La derecha franquista exigió que no se “revisara” la historia del franquismo y no se depuraran responsabilidades judiciales; el garante de esa exigencia era el mantenimiento de cierto continuismo con el franquismo en la figura de Juan Carlos I.

4) La oposición democrática exigió el diseño de un sistema en el que pudiera ocupar el poder con cierta rapidez. Ofreció reconocer los símbolos nacionales y accedió a reconocer la figura del monarca, siempre y cuando su función estuviera desprovista de contenido.

5) Para facilitar este proceso se facilitó la creación de un “espacio de centro” (UCD), inestable y que jamás se podría prolongar por mucho tiempo, el suficiente, sin embargo, para que el PSOE se situara en disposición de ocupar el gobierno.

6) La transición fue un pacto constante entre fuerzas políticas contrapuestas y con distinto origen, entre fuerzas económicas nacionales e internacionales y entre proyectos de matriz contradictoria, anulando la posibilidad de un conflicto generalizado que hubiera resultado desastroso para todas las partes.

7) La transición fue “positiva” para España. Harina de otro costal es que se desarrolló en medio de un ambiente de crisis, caos, tensión, violencia política, se levantaron falsas expectativas y se contaron demasiadas mentiras como para que, a la larga, aquella fuera la mejor transición política para la población. Fue la “mejor transición” para sus beneficiarios: élites económicas y políticas. Luego, a partir de 1983 sonó la hora del “desencanto”. Y en eso estamos…

lunes, 18 de octubre de 2010

"el mejor y el más valiente caballero del mundo" ¿tú?


Dice Evola que no basta que el caballero se muestre como "el mejor y el más valiente caballero del mundo" y con un corazón de acero –"ein stählernes Herz"– en cada tipo de aventuras naturales y sobrenaturales: él debe también "estar libre de orgullo" y debe "conquistar la sabiduría". El caballero -el militante de naturaleza más elevada diríamos- vence diariamente su orgullo y sus preferencias individuales inmediatas. "El sentido de esta prueba es la realización de una fuerza pura, de una virilidad espiritual; es la transposición de la calificación heroica sobre un plano separado de todo lo que es caos y violencia". "La caballería terrestre debe convertirse en caballería celeste". Se trata de algo así. En el núcleo de todo movimiento de resurrección espiritual hay un núcleo de guerreros que aspiran a la perfeccion, y que tienen una visión amplia y superior de la batalla; y que por tenerla viven consagrados a la batalla, en comunidad, como núcleo rector y germen ejemplar del Movimiento, como embrión del futuro Estado.
Roldanus 2002

miércoles, 13 de octubre de 2010

Mater Hispania




Mater Hispania quédate entre nosotros y con nosotros, y haz que tus hijos de ésta orilla del Atlántico se tatúen en la piel del alma ese concepto tan poderoso y vasto que ni el filósofo más inteligente ha sido capaz de estructurar: la Hispanidad.

Yo no sé racionalizar la Hispanidad, sólo sé que abracé su cintura con el coraje de Elcano cuando, embarcado en su valor, le dio la vuelta a la Tierra sin más brújula que la de su propia voluntad, que trepé hasta el vértice del mástil de Rodrigo de Triana para avistar la morena arena de tu piel canela, que como Colón lo hiciera besé la playa de tu vientre y que, con Lope de Aguirre, encontré El Dorado en la fertilidad de tu selva haciendo crecer el fruto desde el fondo de tu tierra.

Yo no sé racionalizar la Hispanidad, sólo sé que alumbré sus noches con las naves que con Cortés incendió para conquistar el salvaje corazón de los dioses aztecas y que después de la batalla la luz del alba venía a rasgarte los ojos, y que te acaricié con la misma ternura con la que Legazpi adoraba la piel de marfil de las diosas orientales de Filipinas.

Yo no sé racionalizar la Hispanidad, sólo sé que me alisté con Pizarro en la aventura andina y que en la cumbre de la cordillera de sus senos hallé la fuente de la eterna juventud que, desesperado, llevé a Ponce de León hasta las marismas de la Florida, que doblegué a los caudillos incas y que a los pies de la Mater Hispania puse el botín de sueños que sus guerreros libaban de las sagradas hojas de coca, que ví la luna de plata derramarse sobre el vértigo horizontal de tus pampas, que labré tus volcánicas mesetas y que allá, en la cintura cósmica del sur, entre la arena, el viento y la espuma, la sal, la brea y la mar, en el albero del Universo ví cómo España desgarraba las costuras de la vieja Piel de Toro para mezclar su sangre, tostar su piel y cocer su lengua y su cultura, su historia y su destino, en el barro del Amazonas y al sol de la América Hispana.

viernes, 8 de octubre de 2010

12 de octubre primer dia de Imperio



12 de Octubre: primer día del Imperio



Era nuestra Granada.

Isabel y Fernando –Yugo y Flechas– habían cerrado con la cristianización de los minaretes de la ciudad mora, el broche de la reconquista que iniciara Pelayo en Covadonga.

España era nación, apretada en su unidad de destino.

La judería cruza las fronteras, o inclina su perfidia siónica ante la Cruz.

Los nobles comienzan a sentir su auténtica nobleza dentro de la órbita de una patria en la que anochece el feudalismo.

Cisneros canta a España por las tierras de Africa. El Mediterráneo es para nosotros y suena en el viento la gloria del Gran Capitán.

Nuestro destino está trazado y perfilada en la Historia nuestra razón de ser.

Agoniza el siglo XV. La antorcha civilizadora empieza a deslumbrar las conciencias dormidas de hierro y Edad Media, y es precisamente entonces, cuando el visionario Cristóbal Colón, cuenta a la Reina Católica sus sueños de horizontes y lejanías.

El orbe de la cristiandad que más tarde tendrá su centro espiritual en Valladolid con el César Carlos y en El Escorial con el Rey Felipe, siente paroxismo de Imperio, voluntad de expansión y ansia de almas y horizontes para la Justicia y para Dios.

Pero el mar es la frontera que rodea nuestra sed de infinito.

Ya no hay Santo Sepulcro que conquistar en Oriente, se han vencido los símbolos islámicos en el Continente; el Mediterráneo es pequeño para las pupilas de nuestros navegantes y en las tierras de Europa que más tarde cruzarán en triunfo los estandartes del César, no hay empresa universal que cumplir.

España, ecuménica, imperial y romana, sólo tiene abierta una ventana grande a la altura de sus destinos: el azul sin fin del océano, tras el que todas las auroras los sueños de Colón, ven desde los alféizares granadinos, abrirse nuevas rutas de luz para la Historia.

Isabel, guerrera y santa, vende sus joyas de reina pobre y abre con el sacrificio las puertas del más allá para la gran empresa de España.

Hay quehacer en las dársenas de los armadores, recluta de navegantes audaces, hondos suspiros de esperanza brava en los pechos morenos de los Pinzones y un constante bisbiseo que corre por todos los labios de la Península: «Por orden de la Reina se va a buscar un nuevo camino de las Indias.»

El ansia popular se va incorporando a nuestra primer aventura imperial.

España ha comenzado su quehacer y un buen día, nublado de interrogantes en el cielo y de rumores de despedida en la tierra, los baupreses de tres carabelas, que danzan sobre las aguas andaluzas, enfilan azules marineros, hacia las tierras del Imperio que todos presienten en la alegría de las entrañas desde los ventanales góticos de nuestra Rábida que hoy está de luto.

Y allá van, los precursores de Elcano –«Primus circundidiste mihi»– dueños de la esfera sobre la teoría del mar, a crear nuestra gloria que nadie en el planeta podrá igualar ya nunca. España va a descubrir tierras que luego conquistará para la Raza.

Marchan día y noche con el alma despierta; una incertidumbre y una esperanza en cada suspiro. Bajo los cielos inmensos del Atlántico, Flechas y Yugos, junto a la Cruz de la Victoria, abren frente hacia el «Plus Ultra» desde la majestad hinchada de las lonas que no rondan gaviotas.

Sobre el mar y bajo el cielo, les acompaña sólo Dios.

Hasta que al fin, un 12 de Octubre, Este dispone que sea el primer día del Imperio.

Las primeras islas de las costas americanas, se perfilan ante sus ojos, y es un mundo inmenso y único el que Dios ofrece a los héroes de la Reconquista. Para los que alzaron la Cruz por los riscos astures de Covadonga ocho siglos atrás, para los héroes de Las Navas de Tolosa, para los conquistadores de la Alhambra, un premio divino: América.

Hay concierto de fieras y pájaros entre la flora extraña de sus selvas perfumadas. Los aborígenes hincan en tierra la rodilla ofreciendo sus frutas y metales, hay un temblor de advenimiento en toda la increíble geografía, y en medio de este apoteosis triunfal, Colón el visionario clava la cruz entre las flores de canela y toma posesión de aquella tierra virgen en nombre de sus Reyes y para España y Dios.

Fue aquél, el primer día del Imperio.

12 de Octubre de 1492.


Federico de Urrutia

http://www.filosofia.org/his/h1937a1.htm

martes, 5 de octubre de 2010

12 de octubre


Video del año anterior


10:30 Te Deum-Requiem . En la Capilla Virgen de las Angustias de la Catedral. Ofrenda floral ante los restos de Cristobal Colón.

...

11:30 a 13:00 : 12 DE OCTUBRE ,FIESTA PARA CELEBRAR EN FAMILIA


El objetivo es conseguir que desde los más pequeños hasta los más mayores entiendan que el 12 de Octubre es la fiesta de todos los españoles y de esta manera enarbolemos con orgullo la bandera de ESPAÑA.



Desde las 11:30 h y siempre que el tiempo acompañe, habrá varias actividades para los más pequeños, se colocarán varias zonas y la temática de este modelo serán la bandera y sus colores.

- Zona de toreo de salón: Donde las jovenes promesas del toreo de las escuelas taurinas sevillanas nos regalarán una exhibición con el capote y la muleta.

- Zona de música. Donde estará colocada el equipo de sonido, que se encargara de amenizar la fiesta con música durante toda la duración del acto.

- Carpa Globoflexia: en esta carpa habrá un monitor, que realizara figuras de globos perros, flores. Espadas…. Utilizando globos de color rojo y amarillos.

- Carpa pintacara: en esta carpa habrá un monitor que pintara la cara a los niños de muchas temáticas pero utilizando siempre las tonalidades rojas y amarillas, tanto en pinturas como en purpurinas y adornos.

- Carpa taller carabelas: en esta carpa habrá un monitor que les enseñara a realizar el barco típico de la época una calavera, que después cada niño se podrá llevar.

Para los más mayores habrá otro tipo de sorpresas, regalos y colorido…


13:00 : ACTO PUBLICO. Este año se dedicará en parte a la defensa de nuestras tradiciones y cultura, en especial a la defensa de las corridas de toros en Cataluña.

Intervendrán



Angel L. Bordas Guijarro(Presidente Foro Sevilla Nuestra)
Miembro representante del Mundo del Toro ( todavía por concretar)
Javier Cortes Lucena ( Vicepresidente Foro Sevilla Nuestra)


14:00 Almuerzo popular. Para asistir es necesario confirmar en forosevillanuestra@yahoo.es.