miércoles, 2 de junio de 2010

Militante VS Facha


No somos fachas. es decir, no debemos serlo:

Un facha: dice a menudo "yo"
Un militante: piensa siempre "nosotros"
Un facha: prefiere las tareas divertidas.
Un militante: acepta las tareas que sean necesarias.
Un facha: busca en la conducta de los demás y en las circunstancias razones y excusas para no cumplir obligaciones.
Un militante: cumple sus deberes más allá de lo posible y colabora en todo más allá de su deber estricto.
Un facha: antepone los placeres a los deberes. Dice más que hace.
Un militante: encuentra placer en el deber cumplido. Hace más que dice.
Un facha: limita su militancia a una parte (pequeña) de su horario. Vive en el mundo.
Un militante: organiza su horario en función de su militancia, y si es preciso deja todo para militar. Vive contra el mundo, con sus camaradas.
Un facha: opina más allá de sus conocimientos y de su experiencia. Habla sin saber.
Un militante: acepta lo que recibe de sus superiores, incluso si no comparte en principio la idea. Se forma para tener una opinión correcta.
Un facha: asume su militancia como una cosa más en su vida.
Un militante: cambia su vida, su estilo y sus prioridades en función de su militancia.
Un facha: sigue su propio criterio y elige de cada ejemplo posible lo que le resulta más cómodo.
Un militante: sigue el ejemplo que se le propone para su militancia.
Un facha: pone su entretenimiento y sus relaciones sociales por encima de todo.
Un militante: pone a sus camaradas y su comunidad de camaradas por encima de cualquier otra consideración

La montaña, el esfuerzo, la entrega total, la naturaleza, la sencillez, la disciplina, el sacrificio, la austeridad, la renuncia: son propias del militante.
El desorden, la ciudad, la farra, el rebuscamiento, las dudas, las excusas, el querer quedar bien sin haberlo hecho bien, las vidas paralelas: son propias del facha.

No hay comentarios: