martes, 22 de junio de 2010

Desmemoria Historica. La Division Azul eliminada del Museo del Ejercito



Los historiadores, en contra del boicot de Defensa a la División Azul

El nuevo Museo del Ejército abrirá sus puertas con una importante ausencia, como informó ayer LA RAZÓN: la colección de la División Azul que recoge recuerdos de este contigente que luchó contra las tropas de Stalin. Ante la información publicada, este diario consultó ayer a varios destacados historiadores sobre esta omisión. Y también sobre la «legitimidad» de un proyecto museístico que podría contar con el visto bueno de la Real Academia de la Historia. De entrada, el director de la RAH, Gonzalo Anes, eludió «hacer elucubraciones sobre cosas que no conozco. El Museo del Ejército está cerrado todavía, lo están organizando y no puedo decir una palabra de algo que ignoro totalmente». El responsable de la alta institución historiográfica explicó que «el Ministerio de Defensa, en efecto, ha trabajado, me consta que muchísimo, para organizar el Museo de la mejor manera posible, y ha pedido que la Academia de la Historia examine las cartelas que van a colocarse en las distintas salas. Se creó una comisión, formada por tres académicos, que informarán a la Academia del trabajo que hayan hecho sobre esas cartelas, y la Academia hará las observaciones pertinentes, pero eso todavía está en curso».


Ya hubo otra comisión
Aunque el director de la RAH evitó dar nombres de esa comisión –«ése es un dato interno»– LA RAZÓN pudo saber que se trata de Feliciano Barrios, Carmen Sanz y Hugo O’Donnell quienes la forman (éste último la preside). Ya hubo otra similiar, aunque no en la RAH, sino promovida por el Ministerio de Defensa, hace una década, cuando Eduardo Serra ocupó la cartera. Ademá de algunos altos mandos militares, el propio Anes, José Alcalá-Zamora y Queipo de Llano y Luis Suárez fueron consultados entonces sobre el futuro del Museo del Ejército en el Alcázar de Toledo.


El propio José Alcalá-Zamora dice que es un tema «que me fastidia mucho». Él ha visto los carteles y asegura que «son bastante erróneos. Hay errores históricos, de hecho, sobre el tipo de armas... Son disparatados. No estoy en la Comisión, pero lo que he visto me parece deleznable o condenable». Y cree que la ausencia de la División Azul «es algo muy típico». Y asegura: «La División Azul debería estar en el Museo porque representa un hecho histórico. A unos les gustará más que a otros, pero participó en ella el Ejército español».


Y el académico de la historia Luis Suárez formó parte también de aquella antigua comisión. «Todos éramos partidarios de que se hiciese el Museo en el Alcázar de Toledo. No sé los detalles de lo que van a realizar ahora y es posible que eso no me resultase tan satisfactorio», explica el historiador. «Van a suprimir cosas, y no me parece correcto. Guste o no guste, no cabe duda de que la División Azul se trata de un episodio fundamental en la historia del Ejército. Fue gente muy valiente la que estuvo allí combatiendo y escribió páginas de gran relieve».


Otro conocido historiador, el hispanista Stanley Payne, asegura que «esto es otra indicacion de que la llamada “Memoria Historica” no se refiere ni a la memoria ni a la historia. Es más manipulacion políticamente correcta. La Division Azul es posiblemente la division más famosa de las de cualquier país de la II Guerra Mundial, y la literatura en varios idiomas sobre ella la mas extensa de cualquier unidad militar individual de cualquier país. Es una verdadera lástima que el Museo nuevo no respete la historia. Se debe, a lo menos, devolver estas materias a la Hermandad».


Jorge Fernández-Coppel, miembro de la RAH, recuerda el antiguo museo y el espacio dedicado a la ahora excluida columna de voluntarios: «Era una sala muy bonita que explicaba muy bien lo que era la División Azul, con uniformes originales, que habían donado personajes importantes que habían estado allí. La verdad es que era uno de los lugares más visitados del Museo. Tú vas a Alemania, a Inglaterra o a EE UU, y los grandes museos de los que combatieron contra los nazis tienen un grandísimo apartado dedicado al ejército alemán. Pero nosotros somos los más provincianos de todos. La sala era una maravilla».


El director del Instituto CEU de Estudios Históricos, Alfonso Bullón de Mendoza, conoce el proyecto del Museo, para el que fue consultado, aunque no ha visto cómo ha quedado. Por eso prefiere no hablar de la División Azul, «pero todo lo que sea perder fondos no me parece buena cosa». En cualquier caso, añade, «lo más llamativo es no haber conservado una sección importante, lo que fue el Museo del Asedio. El edificio tiene su propia historia y que la pierda es absurdo».



“ La sala de la División Azul era una de las más visitadas. Pero somos el país más provinciano»
Jorge Fernández Coppel, de la Real Academia de la Historia

“ Guste o no guste, se trata de un episodio importante en la vida del Ejército español. Fue gente muy valiente la que estuvo allí combatiendo»
Luis Suárez, de la Real Academia de la Historia

“ Todo lo que sea perder fondos no me parece bueno»
Alfonso Bullón de Mendoza, director del Instituto CEU de Estudios Históricos

“ Los carteles que he visto son erróneos, con errores históricos»
José Alcalá-Zamora y Queipo de Llano, miembro de la RAH

“ Es otra indicación de la “Memoria Histórica” que ni es memoria ni historia. La División Azul es la más famosa de cualquier país de la II Guerra Mundial»
Stanley Payne, historiador e hispanista

No hay comentarios: