lunes, 3 de mayo de 2010

Victimismo nauseabundo




"Todo se resume en una sola expresión: victimismo nauseabundo. Con ocasión de la polémica sobre la guerra de Iraq me vi compelido a pensar en la cuestión, y para mí es claro que el problema radica en que la derrota de 1945 ha generado una mentalidad victimista que hace radicalmente inútiles para la acción política efectiva a quienes la padecen.

Para evitar ese complejo a las nuevas generaciones y/o salvar a quienes resulten recuperables de la viejas, es imprescindible dejar bien claro que entrar en el juego político democrático no tiene por qué suponer renunciar a nuestras ideas, "evolucionar" en el sentido de traicionar las propias convicciones. Lo que sí hace falta es realismo táctico, ductibilidad, maquiavelismo (y no hay que tener miedo a esa palabra). ¿O es que alguien puede ser tan ingenuo o tan estúpido para creer que los que nos precedieron y gestionaron estados no tuvieron que hacer política para llegar al poder?. Y, aun cuando llegaron al poder, también tuvieron que contemporizar en algunas cosas, claro que sí.

Por lo demás, estamos en un momento único. Nunca el ambiente ha sido tan favorable a nuestras ideas entre los políticos del sistema y el público en general. Seríamos irremediablemente idiotas si no lo aprovecháramos en la manera que los tiempos imponen.

Y, aunque pueda resultar duro en el plano personal, a los que quieran seguir refugiándose en la metafísica trascendente, en el ghetto, en el victimismo, habrá que dejarlos atrás. En realidad, con su actitud demuestran que no son verdaderos camaradas."

Anónimo 2003

No hay comentarios: