sábado, 6 de febrero de 2010

Hagamos primero derechas...




ES ÚTIL LA VARIEDAD Con ideales seriamente sentidos, la diversidad de métodos o de grados no empece la actuación conjunta, y en cambio, proporciona la inestimable ventaja de ensanchar el frente de las fuerzas simpáticas, de “posibilitar” una máxima’ movilización de los elementos sanos. Es impolítico, violento y estéril pretender, por ejemplo, que todos los antimarxistas españoles se organicen poniendo por delante el lema de Religión. Y a esta misma le es perjudicial que por causa de un ambiente exclusivista, excomulgatorio políticamente, creado en derredor de su figura por los que ardientemente sientan lo religioso dentro de lo político, se crean los tibios obligados a escoger, sin remedio, entre un partido de ostentosa confesionalidad o uno de los muchos enemigos de la Iglesia. La variedad sentida, la que no obedece a un tachable afán de formar corro aparte para ser más fácilmente cabeza, es una variedad fecunda y es, sin duda, inevitable, pero, además, deseable en periodo de iniciación como hemos dicho. Busque cada cual espontáneamente su propio partido: haya varios en el frente de resurgimiento nacional, que puedan acoger, con la alegría de la casa propia, los diversos temperamentos de ciudadanos fieles a España y a la decencia cristiana. Y trabaje cada cual preocupándose más de su propia intensidad que de la labor pura o menos pura del grupo vecino. El mosaico ejemplar de la todavía vigente conjunción republicano-socialista, es sobre esto que tratamos una elevada lección experimental de táctica política. ¿Hubieran desarrollado la intensidad ya conocida, se habrían encaramado en las crestas de la victoria y hasta les sería posible su propia subsistencia sin la extensión tremenda que proviene de su variedad? Lo importante» repetimos, es movilizar, extensa e intensamente, a nuevas masas con nueva política. El tiempo se encargará de hacer más fuerte al que más valga. La unión será mucho más fácil entre organismos robustos que entre seres entecos. Y unas veces por absorción, la “unión de las derechas”, material o formal, será un hecho no sólo fácil, sino ineludible. Hagamos primero derechas. Esto puede ser rápido queriendo. Y rápida será también, después, la unión.
(Libertad, núm. 26, 7 de diciembre de 1931.-Reproducido en El Estado Nacional, págs. 18.21).

...Necesita España correr radicalmente a la derecha sus posiciones de defensa.
(Anónimo. Libertad, núm. 29, 28 de diciembre de 1931.)

...La expresión cruda de adónde se nos lleva; al comunismo, o sea a la negra fosa soviética que De los Ríos visitó en 1920, por la obsesión gubernamental de alejar de España a las derechas, de cortar brutalmente la tradición, de desespañolizar a la nación en venganza de las derrotas que nuestra Historia ha infligido al judaísmo y al erasmismo, superviviente en Fernando de los Ríos...

...Si por derechas se entiende espiritualidad, nosotros somos derechas, y presentamos historial de catolicismo práctico. Si por derechas se entiende táctica, diferencia del capital o burgués, reducto de ambiciones, nosotros somos izquierdas, revolución..

Somos de derechas en cuanto odiamos y acusamos la complicidad y, más aún, la servidumbre de las llamadas izquierdas a las organizaciones y planes extranacionales y antinacionales como son la francmasonería -llamada con frecuencia “democracia internacional”- y toda clase de empresas internacionales dedicadas a explotar el negocio político del hambre obrera. Somos de derecha porque proclamamos la grandeza de la espiritualidad católica para conservar las naciones en perpetua juventud, ordenar el bienestar y el amor más cumplido en el seno de las familias y salvar a la Humanidad del miserable materialismo de invertidos y canallas que quieren socializar las conciencias y hundir al occidente en una anacrónica barbarie amarilla ... También somos de derechas porque afirmamos el honor histórico de España y su capacidad imperial para darse rutas propias de resurgimiento sin contar con los mermadillos afrancesados de todos los siglos que llevan su ignorancia hasta gruñir, ...Por todo eso, la izquierda española -desprovista en sus múltiples grados y bajo cualquier caudillaje de sustancia nacional, con todos sus capitostes enrolados en las logias, a cuyo dictado pasean su inmoralidad- nos es francamente repulsiva. La juventud no parasitaria ni borreguil ha de estar por fuerza frente a los compromisos secretos de subastar a España entre los internacionales y contra la ignorancia de los que aborrecen nuestra historia porque no han sabido leerla...


Onesimo Redondo

1 comentario:

Anónimo dijo...

El modelo económico de Onésimo Redondo es tan viable que a día de hoy sigue existiendo una cooperativa inspirada en su ideario:
http://urioste.eu/2007/06/10/teorizar-y-poner-en-practica-asociacion-cooperativa-onesimo-redondo/