jueves, 31 de diciembre de 2009

miércoles, 30 de diciembre de 2009

lunes, 28 de diciembre de 2009

Asturias es España, y lo demás tierra conquistada… ¡y es verdad!


Asturias es España, y lo demás tierra conquistada… ¡y es verdad!

José Javier Esparza dice "basta" a la corrección política sobre la Reconquista (cómo una España carcomida fue conquistada, y cómo un puñado de locos la liberaron en sólo 8 siglos).

"Los hombres, sin pasado, tienden a caer en la desorientación: no es fácil conocer adónde se va cuando se ignora de dónde se viene". No son palabras de ninguno de nuestros clásicos ni tampoco de este libro, sino una cita de la novela más reciente de José Javier Esparza (La Muerte. El final de los tiempos, II; Áltera, 2008). Coherente consigo mismo, Esparza ha presentado en otoño de 2009 una obra de alta divulgación histórica: una crónica del reino de Asturias y, en consecuencia, de los dos primeros siglos de la Reconquista.

Que hacía falta es seguro. A estas alturas uno puede encontrarse libros de texto de las editoriales más reputadas en los que se cuentan una serie de anécdotas sobre la supuesta España de las tres culturas y la feliz convivencia de siglos entre musulmanes, judíos y cristianos (porque alguno debía de quedar) en eso que llaman "el Estado".José Luis Rodríguez Zapatero acaba de anunciar, nada menos, que los descendientes de los moriscos expulsados en 1609 por Felipe III van a ser indemnizados. No estamos ya en el "España ha dejado de ser católica", sino que nos adentramos en el "jamás ha existido España y, además, estas tierras fueron todo menos católicas" .

Lo fácil es culpar a Zapatero de la rendición intelectual. Es culpable en la medida en que extiende la necedad y la financia con cargo al Presupuesto, pero es un buen continuador de algo muy anterior a él. Del franquismo es el primer paso de la "alianza de civilizaciones", con aquella solemne memez de la "tradicional amistad hispanoárabe" y la oficialización del triculturalismo de Américo Castro. PeroCastro no era historiador, y don Claudio Sánchez Albornoz, desde el exilio antifranquista, demostró profesionalmente que, efectivamente, hubo una España antes de 711, hispanorromana y visigoda, cristiana vertebralmente; que esa España fue invadida aprovechando, cómo no, una guerra civil entre godos; y que hubo una resistencia cristiana a la invasión, objetivamente irracional pero sorprendentemente exitosa, con un hilo conductor desde Covadonga en 722 hasta Granada en 1492, e incluso más allí, en 1580: la reconstrucción espiritual, real y popular de la unidad de España, la Hispania toledana perdida en el Guadalete.

Un vacío angustioso de identidad

Anteojeras marxistas o tribales (nacionalistas) aparte, no van a encontrar ustedes historiadores consistentes que lleven hoy la contraria a don Claudio. Pero ni la docencia obligatoria ni la divulgación han renunciado a la desprestigiada murga multiculturalista, beatificada ahora por los progres. Ni siquiera los Gobiernos de Aznar hicieron algo decisivo en esta dirección, aunque hacia 2002 se entrevió una cierta intención, concretada en algunos libros, en la recuperación de Julio Valdeón, en el activismo de los hermanosGarcía de Cortázar, en la muy pacata Ley de Calidad en educación y en los primeros pasos de la serie Memoria de España en TVE. Poco frente a un océano que define hoy la corrección política.

José Javier Esparza es un rebelde consciente de la importancia de esta batalla. Los jóvenes y las familias deben poder saber cómo fueron los primeros pasos dados por sus antepasados para que estas tierras conservasen su identidad preislámica. España es el único país de Europa Occidental conquistado por los musulmanes y liberado por sus propias fuerzas, y esa lucha tienen un nombre: Asturias.

Cierto, no sólo Asturias, y nadie lo sabe mejor que un navarro como yo. Pero la resistencia pirenaica contra el Islam fue más tardía, enlazó menos y peor con la tradición goda, y debió mucho en Aragón y los pequeños condados anejos y todo en la ´Precataluña´ a la acción de los carolingios. Además, en gran parte tuvo lugar tras una larga sumisión al emirato (tan indirecta como se quiera, pero real como la vida misma de los Banu Qasi y los Íñigos) y como efecto de una inteligente intervención de los asturianos (que hizo posible la eclosión de una realeza nueva en Pamplona –que no en una inexistente Navarra- desde 905).

"En lo más profundo de los bosques de Lo Abierto, allí donde la espesura levanta un muro infranqueable, palpita la vida secreta de los rebeldes. Las sombras no oscurecen el hogar de los emboscados: las columnas de los árboles se abren en un generoso atrio de verdes pastos y huertas de tierra fértil donde las cabañas de madera y piedra calientan sus techumbres al sol fresco de la montaña. Los patricios, en su retorno al origen, han aprendido a vivir los días con la cadencia fluida y dulce de una rueda eterna. Al caer la tarde, en torno al fuego, zanfonías, tambores y zampoñas elevan cantos de jovial serenidad, y el agudo acento de su música envuelve la fronda del bosque en un abrazo de camaradería". Esparza ha llevado después a la ficción lo que había contado después como historia. España se perdió "hasta los puertos", como dice el Fuero navarro y tantas veces he escuchado de don Ángel Martín Duque, de don Javier Nagore y de Luis Javier Fortún, y sus habitantes resistentes a la civilización agresora recrearon contra toda lógica materialista o racionalista "algo". Ese "algo", que nos permite a nosotros sentirnos y ser hijos de Escipión, de Trajano y de Recaredo, es Asturias. Si además, como es el caso, está bien contado, sólo hay una opción: cómprenlo esta Navidad para sus hijos. Sus nietos se lo agradecerán cuando lleguen tiempos que aún están por despuntar.

Pascual Tamburri Bariain

domingo, 27 de diciembre de 2009

sábado, 26 de diciembre de 2009

viernes, 25 de diciembre de 2009

jueves, 24 de diciembre de 2009

miércoles, 23 de diciembre de 2009

lunes, 21 de diciembre de 2009

Buscando en el baul de los recuerdos. 15 años atras



¿Cómo os definiríais ideológicamente? …..
No vamos a poder satisfacerte en lo que a definiciones ideológicas se refiere. El mundo de 1994 ha superado los dogmas de los año 20-30, al igual que estos superaron los del siglo XIX y así sucesivamente. La preocupación por encasillar en parámetros históricos solo pueden tenerla quienes no poseen una visión actual de los problemas del mundo (….)

Nosotros tenemos hoy, a finales del siglo XX, una convicción ética de “lo español”, una razón española que nos lleva a afirmar que los pueblos no son iguales (del mismo modo que tampoco lo son los individuos) y que existe una jerarquía terrestre entre los pueblos que no se establece por azar o por capricho. En tal establecimiento juegan factores como la potencia demográfica, la raza, las aptitudes espirituales, la evolución histórica, la localización geográfica, la capacidad productiva… ¿Qué defendemos?: todo aquello que contribuya a ponernos a la cabeza de esta jerarquía. ¿Qué combatimos?: todo aquello que nos lleve a puestos de retaguardia.

Nuestro concepto de pueblo, de Nación, de Patria, no queda reducido a los límites mezquinos del presente. Nuestra idea animadora en estos momentos en que nuestra supervivencia como nación independiente se ve amenazada con la excusa del bienestar material, de mercados únicos y de democratización universal, el concepto definitivo que las Bases tienen de España es el de la Nación como organismo vivo semejante a lo que es un cuerpo humano, regido por la ley de la renovación constante que hace desaparecer las células que lo constituyen pero que garantiza la permanencia del alma espiritual que se manifiesta en la perpetuidad del recuerdo y en la unidad de conciencia; y por eso en las generaciones que se van sucediendo sobre el suelo nacional vemos también un alma, una actividad vital que lo anima todo y que resulta de la suma de creencias, sentimientos, aspiraciones, intereses, recuerdos, y esperanzas que forman el caudal que los genes y la tradición van transmitiendo de una a otra generación, como si se tratase de un cofre y estuviese en el encerrada la esencia viva de la Patria. Entre lo aprendido y lo innato, entre la tradición y la raza se forja la solidaridad entre las distintas generaciones que forman las ondas de un inmenso rio que un día reflejan los cielos estrellados y serenos y otro día las tempestades sombrías; que un día reproduce la grandeza de Covadonga y otro la desgracia de Guadalete; un día la sombra de Alarcos y otro el esplendor de las Navas, la gloria de Lepanto o la desventura sublime de Trafalgar; pero que siempre va discurriendo por el cauce de la Historia, señalado en la marcha de los siglos por la tradición de un Pueblo.

Cuando la voluntad de una nación surge, no como la obra fugaz y pasajera de un día, no como una voluntad efímera, sino como la voluntad constante y permanente revelada en una persistencia histórica todo lo que se desvía de ese espíritu nacional merece nuestro reproche.


La postura expuesta puede ser calificada por un político, por un periodista o por cualquiera de los nuestros como desee; a esta postura puede darse cualquier definición con mejor o peor fe…Esta postura sin embargo, es la única que puede garantizar nuestra persistencia como Nación viva y la que, en España, en 1994, nos lleva a expresar nuestra discrepancia con una política que esta desviando la vida nacional de sus cauces naturales.


20 de Abril de 1994 A por ellos!

viernes, 18 de diciembre de 2009

Castilla corazon de España







En esta paz del corazón alada
descansa el horizonte de Castilla,
y el vuelo de la nube sin orilla
azula mansamente la llanada.

Solas quedan la luz y la mirada
desposando la mutua maravilla
de la tierra caliente y amarilla
y el verdor de la encina sosegada.

¡Decir con el lenguaje la ventura
de nuestra doble infancia, hermano mío,
y escuchar el silencio que te nombra!

La oración escuchar del agua pura,
el susurro fragante del estío
y el ala de los chopos en la sombra.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Jose Ignacio Munilla (Obispo de San Sebastian)



¿Cómo es posible que fuese aceptada una filosofía tan brutal cuya dinámica interna está abocada con toda certeza a la violencia y a la muerte? Algunos afirman que la explicación está en el atractivo mesiánico de Marx, quien incitó el espíritu de sus seguidores de forma astuta y despiadada. Explotó la miseria de los pobres hasta el extremo, presentándose como un mesías redentor de la tragedia del hombre, hasta el punto de reubicar el paraíso, convirtiéndolo en un reino terrenal.

A mi juicio, la persecución religiosa habida en Europa como consecuencia de la filosofía marxista, no es suficientemente conocida ni por jóvenes ni por adultos. ¿Cuántos saben -por poner un ejemplo- el dato fehaciente del asesinato de doscientos mil sacerdotes ortodoxos tras la revolución comunista en Rusia?

Es importante que entendamos que estas páginas tan negras de la historia de Europa, no pueden explicarse solamente por su contexto socio-político, sino que para su plena comprensión, es necesario conocer las ideas erróneas que han echado gasolina al fuego de las injusticias sociales. Bien sabemos que existen ideologías fratricidas que forman parte de la cultura de la muerte. En efecto, las ideas erróneas pueden ser también cómplices del asesinato de los inocentes.

Si verdad es aquello de que “quien siembra vientos, recoge tempestades”, más cierta es todavía la promesa de Cristo: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios…Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos.” (Mt. 5, 9-11).

SAHARA ESPAÑOL O INDEPENDIENTE. NUNCA MARROQUI


lunes, 14 de diciembre de 2009

La Intolerancia de los Tolerantes. La embestida de la izquierda.



Al Andalus es España, y lo demás tierra conquistada


Al Andalus es España, y lo demás tierra conquistada


Quién nos iba a decir, atrapados entre ETA y el 11-M, yendo de Herodes a Pilatos, que los protagonistas de la campaña electoral española no iban a ser Zapatero, Rajoy, Otegi y ni siquiera De Juana Chaos: el personaje político del momento es Osama bin Laden.

Existe una religión llamada Islam. Dentro del Islam hay comunidades que creen firmemente que su fe debe defenderse, o difundirse, por la fuerza. Es lo que el Islam hizo en sus primeros siglos de vida, y siempre que ha podido después. Hay musulmanes extremistas que creen que es una grave blasfemia contra la fe revelada que tierras y lugares que en un tiempo fueron de los musulmanes (es decir, se integraron en Dar-al-Islam) hoy estén en manos de los infieles. Esos musulmanes, que no son pocos, creen en la bondad de la guerra santa para rescatar las tierras de la Umma, la comunidad de los creyentes.

Desde el Cantábrico hasta Mindanao y desde Kazán al Golfo de Guinea: no es el producto de la imaginación febril de Bin Laden, sino un diseño político y religioso muy coherente. En el Islam no hay límites entre una cosa y otra, y el proyecto de deshacer la Reconquista y de devolver la frontera del Califato a los Pirineos –tal y como lo proclama Al Qaeda- es una realidad con la que nos tocará convivir. Hay miles de musulmanes dispuestos a morir para que las cosas sean así, y no dar respuesta a ese plan es tanto como aceptarlo.

Enemigos de Europa: el relativismo

No hay que dramatizar. En peores nos hemos visto, como país. España fue invadida hace trece siglos, enteramente conquistada e integrada en el mundo islámico y su identidad –romana, goda y cristiana- sólo sobrevivió en una rústica e improbable resistencia montaraz. Ocho siglos costó deshacerlo, y no sin cicatrices. La Europa unida alberga hoy a veinte millones de musulmanes, en constante crecimiento. Pero aún no son un poder político, ni una mayoría social.

Ahora bien, si el papa Benedicto XVI considera a este respecto que "desafortunadamente, uno debe saber que Europa está caminando por una carretera que le puede llevar a su desaparición" es porque desde un cierto punto de vista las cosas están peor que en 711. Europa está más poblada, más armada y es más rica y prestigiosa que en el primer siglo del Islam, es cierto; pero los europeos de hoy padecen una enfermedad colectiva llamada relativismo.

El relativismo se palpa por doquier, en la cola del pan, en la tienda de periódicos, en las oficinas y en los talleres: colectivamente hemos dejado de creer en la idea misma de verdad. El respeto al otro –una conquista europea- se confunde ahora con la negación de que las cosas sean como objetivamente son. Cada día escuchamos nuevas ocurrencias relativistas, desde los ilustrados que creen que Al Andalus –lo que Bin Laden reclama- es sólo Andalucía (como si no hubiese expertos en la materia: para el buen relativista todas las opiniones son igualmente válidas) hasta los nacionalistas que fingen que la amenaza integrista no va con ellos (como si Bin Laden supiese distinguir el Rh de sus víctimas). Si una comunidad de creyentes se enfrenta a una civilización de descreídos –musulmanes contra relativistas- el resultado puede ser muy diferente del de la primera invasión musulmana, donde a una fe se opuso la firme creencia en otra. Gracias a lo cual estamos aquí, y podemos permitirnos el lujo de ser relativistas, cosa que ciertamente es menos habitual en Afganistán, en Irán o en el Sudán.

Si alguien quiere saber –objetivamente, sin relativismo alguno- qué futuro nos espera si vence Bin Laden, acaba de reeditarse un librito de don Claudio Sánchez Albornoz, De la Andalucía islámica a la de hoy (Rialp, Madrid, 2007). Leerlo nos ahorrará muchas explicaciones y dudas. Y quien no quiera creérselo puede seguir pensando que "su verdad" es más válida que el resultado de estas investigaciones; es un lujo que terminaría en caso de victoria islamista.

El Semanal Digital

domingo, 13 de diciembre de 2009

sábado, 12 de diciembre de 2009

jueves, 10 de diciembre de 2009

Basura Humana


ELMUNDO.es
Actualizado domingo 22/11/2009 08:09

Camino de Seychelles, la libertad. La niña. La veo en mi cabeza. Recuerdo sus ojos azules, apoyada en la ventana. Me duele mucho no haberla traído conmigo. Su madre me suplicó que me la llevara. Le dije que no podía. En su barco, el Ariana, había 12 piratas. En el mío, el Alakrana, 30. La madre [Natalia Loss], esposa del jefe de máquinas, lloraba. "Llévatela", me decía. Desde entonces me miro al espejo y lloro. No dejo de pensar en esa niña, en las mujeres de ese barco. La cocinera estaba embarazada, tras ser violada por los piratas. Negociamos con el armador medicamentos para ella. Cuando los recibimos, Jama Adan [el negociador de los bucaneros] los tiró al agua. Son unos malditos. A esos asesinos sólo les deseo la muerte, les metería veneno en la comida. ¿Qué será de la niña?

Este es el testimonio del patrón del 'Alakrana', Ricardo Blach, tras una larga conversación transcrita a modo de diario [se utilizan también testimonios previos] por el periodista Martín Mucha para CRÓNICA.

VIERNES, 2 DE OCTUBRE. Primer día de secuestro. 5:30. "Son piratas, son piratas", es lo último que puedo decir por radio antes de que invadan la cubierta con sus fusiles. Tenemos las redes echadas y no podemos escapar. Puedo enviar un correo electrónico al armador [es un barco ultramoderno con comunicación por satélite y capacidad para estar conectado a internet todo el tiempo]. "Estamos bien. No envíen más emails que estamos a tope", escribo. El barco es asaltado. Los marineros, encarcelados en sus camarotes. Al capitán, Iker Galbarriatu, y a mí nos obligan a dormir en el suelo del puente de mando. Nos cubrimos con una manta. Hace frío y no cierran las puertas. Está muy oscuro.

9 AL 13 DE OCTUBRE. Segunda semana sin libertad. Ya no tengo manta, me la han quitado. Tirito de frío. Saquean los camarotes. Los muebles nuevos de color clarito se van poniendo marrones. El suelo se llena de colillas. Las reservas de alcohol se acaban. De día, nos obligan a estar sentados. Mi única compañía, aparte de los piratas, es el capitán. Charlamos y nos contamos secretos, total no nos entienden. Nos quedamos sin temas muy pronto.

MIÉRCOLES, 14 DE OCTUBRE. Los piratas deciden restringir las conversaciones al mínimo. Nunca estamos solos. Siempre con los secuestradores. Siempre armados. Día y noche. Utilizan kalashnikov, bazucas y pistolas. Se pelean constantemente por nuestras cosas. Dejan las armas en el suelo y se lían a puñetazo limpio.

16 AL 22 DE OCTUBRE. Tercera semana. Quieren presionar al Gobierno. Y destruirnos. Íker, el capitán, ha dejado de probar alimentos. El chaval tiene 29 años -podría ser mi hijo- y está muy disgustado. A los piratas se les escapan los tiros por nada. "Hay que comer", le regaño. Le echo una bronca terrible. Ha adelgazado demasiado. No me dejan ducharme. Estoy sucio. Apesto.

No nos dejan salir del puente de mando. Nos amenazan con fusiles. No nos respetan, tratan mejor al resto de la tripulación, nos humillan. Como ven que está delicado y débil, le maltratan más. No hace falta hacerles nada para que aireen las armas. Un camarero esta barriendo el puente y se acerca demasiado a un pirata. Cuando se da cuenta, ya tiene un arma en la sien.

UN MES DE SECUESTRO. Nuestra venganza. Entre el capitán y yo les ponemos apodos a cada uno de los bucaneros esos. El Cicatriz es uno. Nos trata de impresionar... y lo consigue. Una bala le marca la cara desde la parte alta de la nariz hasta el final de la frente. Tiene otra alojada en la espalda. La he tocado.

Nos ha dado a entender que ha matado a 45 personas. Me enseña una grabación de vídeo de su móvil. Se ve cómo a un tío lo sacan del coche y le disparan a sangre fría.

Ése no es el único personaje. También está 'El Dedos', porque le faltan tres. O 'El Barbas', idéntico a Bin Laden. Otro es 'El Choriz'o, porque no para de robar todo, le roba incluso a su gente. El peor es 'El Jefillo' o 'Hijo de Puta'. Nos tortura y humilla. Por él me atan y no me sueltan. Quiero ir al baño y no me dejan. Me meo encima. Se ríen de mí.

SÁBADO, 7 DE NOVIEMBRE. Una de las experiencias más tristes de mi vida. Tomamos contacto con el barco secuestrado 'Ariana'. Dos mujeres y una niña dentro. Nos sirve para saber que hay quien lo está pasando peor que nosotros. La madre de la pequeña suplica que me lleve a su hija. No lo hago. Le damos fruta, pescado, alimentos y las pocas medicinas que tenemos. La cocinera del barco, embarazada por los piratas, tuvo un aborto y esta mal. Necesita tratamiento médico urgente. Tiene una infección grave.

FIN. MARTES, 17 DE NOVIEMBRE. Anoche vino mucha gente que nunca antes había estado en el barco. Cuento 63. Llega el dinero y se lo reparten en el salón de oficiales. No vimos llegar el rescate porque nos mandaron a babor y la maniobra se hizo por estribor. Los jefes se van muy rápido. Antes de partir nos advierten sobre unos piratas que no son de su banda y que pueden secuestrarnos de nuevo. El contramaestre y un marinero levantan el ancla. Victoria. Cuando se va el último, ordeno ir a toda velocidad. Llama el maquinista para advertir que se puede parar el motor. '¡Pois que pare!', le digo. Voy a mi cuarto. Destrozado. Sin nada. Pero le he ganado una batalla a los carroñeros. Se han dejado un reloj Tag Heuer debajo de unos papeles. Duermo. Cuatro horas seguidas. Más que en todo el viaje. Nos enteramos de la mentira del desembarco de los tres compañeros. Sólo los metieron en una zodiac, los desplazaron 800 metros y los escondieron en el barco. ¡Era un montaje!

Detrás de la celebración aún pienso en el compañero al que se le murió la mujer durante nuestro secuestro. Y en la niña de 12 años que vive en un barco secuestrado.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Hernan Perez del Pulgar


Acudió Hernando al punto, animándolos con su voz y ejemplo; pero apenas echó de ver, con no menos indignación que sorpresa, que miraban más por la conservación de la vida que por la quiebra de la honra, <<¿qué hacéis, cobardes, qué hacéis? ¿De cuándo acá los moros han visto a un castellano la espaldas?... Mas si venís huyendo de la muerte, más cerca la tenéis>>. Y en diciendo esto, arremetió por medio de los suyos, hiriéndolos con su propia lanza, y empujándolos contra el enemigo. El arrojo del caudillo, su ejemplo, sus palabras acerosas, más penetrantes que sus mismas armas, restauraron como por encanto el ánimo de aquellos guerreros; y revolviéndose como un torbellino en contra de los moros, barrieron la llanura y los arrojaron a los montes”.

"Nada que hacer, nada que aprender, de quienes nos han conducido a la situación actual es caritativo ignorarles. Es sobre otras bases, con ideas totalmente diferentes que conviene volver a empezar".

lunes, 7 de diciembre de 2009

martes, 1 de diciembre de 2009