viernes, 29 de mayo de 2009

jueves, 28 de mayo de 2009

Local Social Tierra Heredada

Sosiega un poco, airado temeroso-Soneto 79


Sosiega un poco, airado temeroso,
humilde vencedor, niño gigante,
cobarde matador, firme inconstante,
traidor leal, rendido victorioso.

Déjame en paz, pacífico furioso,
villano hidalgo, tímido arrogante,
cuerdo loco, filósofo ignorante,
ciego lince, seguro cauteloso.

Ama si eres Amor, que si procuras
descubrir, con sospechas y recelos
en mi adorado sol nieblas escuras,

en vano me lastimas con desvelos.
Trate nuestra amistad, verdades puras:
no te encubras, Amor, si quieres celos

miércoles, 27 de mayo de 2009

martes, 26 de mayo de 2009

lunes, 25 de mayo de 2009

domingo, 24 de mayo de 2009

España en la memoria. 21:30 Intereconomia

Domingo 24 de Mayo a las 21.30 p.m. se transmitira en el programa España en la memoria de la cadena Intereconomía TV, un documental sobre la División Azul, el programa es dirigido por el prestigioso Periodista D. Alfonso Arteseros

Katyn, masacre comunista



Katyn, masacre comunista: el Muro de Berlín intelectual no ha caído
Desde que la URSS y sus satélites se cayeron como una cáscara seca parecía que al menos su triste realidad quedaba en evidencia. Nada de eso. Los comisarios siguen vivos.

MASACRE COMUNISTA


Gracias a un amigo he tenido noticia de la película, ya algo antigua, del cineasta polaco Andrzej Wadja acerca de los crímenes comunistas de Katyn, que contiene imágenes escalofriantes sobre aquella masacre. El asunto no ha podido por menos de moverme a reflexión. En primer lugar es necesario precisar lo pertinente de hablar de "crímenes comunistas" y no meramente "soviéticos", ya que sucesos semejantes han ido siempre aparejados con todos los regímenes comunistas o filocomunistas, independientemente de su ubicación geográfica, desde la II República española hasta el Gulag.

La masacre del bosque de Katyn fue ordenada por las autoridades de la Unión Soviética el 5 de marzo de 1940 y se estima que perecieron unas 22.000 personas, si bien la cifra más citada es de 21.768. De éste total, unos 8.000 fueron oficiales polacos detenidos tras la invasión de 1939 –recordemos que Polonia fue invadida simultáneamente por la URSS y por Alemania, pese a lo cual las democracias occidentales solo declararon la guerra a Alemania- mientras que el resto fueron ciudadanos polacos arrestados a causa de los sempiternos cargos comunistas que han ensombrecido el planeta: "espía", "saboteador", "agente del imperialismo", etc.

Cuando el Ejército alemán descubrió las fosas en 1943 inmediatamente convocó una comisión internacional de forenses para esclarecer los hechos. Algunos miembros de esta comisión eran naturales de países aliados, enemigos de las potencias del Eje. La comisión fue capaz de determinar qué es lo que allí había ocurrido. Pese a ello los soviéticos culparon a los alemanes del crimen e insistieron en semejante acusación en el célebre proceso de Nüremberg, que terminó sin la más mínima denuncia de los verdaderos culpables. Lógicamente, tantos los aliados occidentales como los propios soviéticos conocían sobradamente los autores del crimen pero hubo que esperar hasta 1990, tras la caída del Muro de Berlín, para que el gobierno ruso admitiera la culpabilidad de la URSS en la autoría de los crímenes.

Pero que unos y otros conspiraran para ocultar responsabilidades, y que indirectamente todos ayudasen una vez más a salvar la cara al comunismo, no es lo más sorprendente. Lo peor es que el asunto de Katyn es un ejemplo más de cómo, hasta nuestros días, existen asesinados de primera y de segunda categoría. Así, leo en un antiguo ejemplar de El Diario Vasco (4.10.2007) a un tal Enrique Müller que la película de Wadja se enmarca en una especie de cruzada de "los mellizos Kaczynski, que están enfrascados para seguir detentando el poder en el país. Los mellizos nunca han ocultado su anticomunismo y desean llevar a cabo una peligrosa caza de brujas en país para castigar a todos los polacos que colaboraron con el régimen".

Imagínese ahora el lector medianamente crítico ese mismo párrafo escrito en otros términos y que se apuntara que los mellizos Kaczynski "nunca han ocultado su antifascismo y desean llevar a cabo una peligrosa caza de brujas en país para castigar a todos los polacos que colaboraron con el régimen". Así redactado, el texto puede resultar sospechoso de… fascismo, el mal absoluto frente al que no cabe siquiera el análisis. Para Müller –para los miles de Enrique Müllers que pueblan el planeta-, parece más importante la "peligrosa caza de brujas" que denunciar un crimen brutal y horrendo, cuya responsabilidad fue falsamente imputada durante más de cincuenta años.

El "anticomunismo" es coartada para hacer la vista gorda en su crimen histórico. Así, a Müller, en el artículo de Diario Vasco, le chirría que el portavoz del Ministerio de Defensa polaco Jaroslaw Rybak, anunciara que los 130.000 soldados del Ejército polaco fueran obligados a ver la película como parte de sus actividades culturales de fin de semana. El portavoz dijo que los militares tendrían que "asistir a la proyección de la película dentro de las actividades culturales del fin de semana" y añadió que la película ayudaría a los soldados "a entender el honor que entraña servir en el Ejército y defender a la patria". No estoy seguro de que las reticencias del periodista fueran las mismas si la obligación de recibir información unilateral histórica trascurriera en un sentido ideológicamente diferente. Es más: estoy muy seguro de que hubiera existido una sorprendente adhesión si se hubiera obligado a los soldados a visionar, por ejemplo, La lista de Schindler.

La cosa cobra una dimensión más grave si se piensa que la película de Andrzej Wadja ha pasado completamente sin pena ni gloria. El número de salas en las que ha sido estrenada a lo largo de toda Europa es realmente muy exiguo. ¿Quiere esto decir que la denuncia histórica no vende, cuando toca a idearios políticos convenientemente santificados por la propaganda? Pues efectivamente así es. Por eso José Saramago puede vanagloriarse de profesar una ideología criminal y en España, por ejemplo, pueden celebrarse actos con la hoz y el martillo. Con todo el cinismo del mundo, los autoproclamados defensores de la "Memoria Histórica" ocultan que el déficit de memoria recae precisamente entre sus correligionarios ideológicos de la izquierda, gracias a lo cual han sido escamoteados al público los asesinatos y los regímenes más brutales que registra la historia. Todo ello al mismo tiempo que las ideas que inspiraron a sus verdugos son incorporadas sin una sola crítica al discurso académico y gozan de un aura de preeminencia moral sobre la que se ha edificado una férrea y dictatorial hegemonía ideológica. Marx y Lenin tienen su lugar en sesudos tratados de filosofía y jamás se cuestiona la responsabilidad del materialismo filosófico en regímenes verdaderamente asesinos. Mientras tanto, los que en uno u otro momento han combatido los engendros derivados de la Ilustración suscitan por sistema la indignación hipócrita.

Sin duda el "Telón de Acero" se desplomó en 1989 en Berlín, pero desgraciadamente se mantiene muy en pie en nuestros foros académicos y culturales. Solo la aceptación indiscutible de que no existe ningún asesinato justo y de que jamás puede legitimarse la muerte de un inocente nos devolverá la paz que tanto necesitamos. De nuevo hay, por tanto, que regresar a viejos principios que nunca debieron olvidarse.

http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=95343&mes=&ano=

270 bis

sábado, 23 de mayo de 2009

viernes, 22 de mayo de 2009

jueves, 21 de mayo de 2009

¿POR QUE NO TE CALLAS?



24 de junio de 2008
RUTA NORTE
Ni Zapatero ni Trillo merecen los soldados que tenemos
http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=84630&mes=6&ano=2008



"Ego te absolvo y reza tres Padre Nuestro y dos Ave María de penitencia". Federico Trillo, capellán de a bordo en el PP, se sobrevive a sí mismo. Ha sobrevivido incluso a una pésima gestión de las Fuerzas Armadas. Parecía impeorable hasta que llegó Zapatero y siguieron muriendo y además sin saber ya por qué. Ni uno ni otro se merecen la calidad humana que sigue habiendo en los Ejércitos.

Este día de San Juan se cumple un año de un atentado sangriento en Líbano que Zapatero ni recuerda y que a Trillo seguramente no le importa. "Sí, es lo de siempre: héroes anónimos de barrios marginales de Madrid y de clase social baja, funcionarios profesionales que no quieren mancharse las manos y políticos que mandan a la gente al matadero sin saber qué es la milicia". Son los mismos chicos cuyos hermanos pequeños llenan Colón cada vez que juega la Selección, ya saben ustedes, ganándose a la vez el odio de ZP y del desprecio de la derecha tipo Trillo. Pero los mismos dispuestos a morir porque creen en algo, cosa que ni ZP ni Trillo hacen.

"Lo de menos es qué distintivo tenga la Cruz al Mérito Militar. Como país podemos permitirnos fingir que el bienestar es gratis, que la paz es segura, que la libertad es un regalo y todo eso". Bien, bien. "En materia militar casi todo se ha hecho mal desde hace tiempo, y desde luego la profesionalización baratita de Eduardo Serra, Federico Trillo, José Bono y José Antonio Alonso no ha sido un triunfo más que sobre el papel. Al final, la historia eterna: jóvenes nacidos en la España que trabaja, que arriesgan sus vidas para que un puñado de políticos pongan cara trascendente en los funerales" .

Pero es que murieron por España, no por Zapatero ni por Trillo. "Murieron por España, y ésa es la única verdad. Zapatero los envió, y pagará sus culpas, pero ellos murieron por el pueblo al que juraron defender. Yo reconozco que me produce envidia la comparación con otros países. Aquí el despliegue de tropas y las bajas que se producen (porque excepto en el País de Alicia en las guerras hay muertos) es motivo de disputa, de mentira, de maquillaje y de manipulación. En otros lugares las Fuerzas Armadas cuentan con la solidaridad de todos, tal vez porque los nostálgicos y rencorosos de un pasado sangriento de rendiciones y bajezas son sólo marginales y no mayoría parlamentaria". Pero aquí la política militar la hace gente como Trillo, y por eso nadie ha recordado este aniversario.

El estado de la Nacion


El Estado de la Nación

Eduardo García Serrano. 19 de mayo.

Editorial del programa “Sencillamente Radio”
El “Estado de la Nación” es una percepción subjetiva que toma cuerpo de opinión pública a través de la arquitectura de nuestras circunstancias personales partiendo de unas condiciones generales objetivas, que son las que crea y fomenta la buena o mala gestión de los poderes del Estado. El debate sobre el “Estado de la Nación” ha cumplido su rito y su liturgia un año más, con la cuota de expectación añadida por la crisis y los más de cuatro millones de parados.

Pues bien, ante el espectáculo que no ha brindado nuestra casta política en el debate del “Estado de la Nación” no he podido evitar recordar a Ciro el Grande, el padre del imperio aqueménida, quien dijo de los griegos y de la ineficacia de las diversas ligas de las ciudades/estado que el origen de su desastre estaba en que eran hombres que tenían un lugar señalado en sus ciudades (La Asamblea) para reunirse, engañarse e insultarse unos a otros bajo juramento. Eso es exactamente lo que han hecho los que enfáticamente dicen ser los representantes del pueblo en el debate sobre el “Estado de la Nación”, pues en una situación desesperada de dimensiones catastróficas ellos se han entregado, una vez más, a ese gozo pequeño, sordo y maligno del insulto parlamentario que alimenta las portadas de los periódicos pero que no crea un puesto de trabajo mientras la rueca parlamentaria sólo teje telarañas sofisticadas en un intercambio estéril de promesas sin futuro.

En definitiva, la abismal diferencia que separa las palabras de la exigencia de la acción y que, como una constante histórica, demuestra que la política abstracta no es suficiente para servir al pueblo ni a la Nación ni al Estado, y que no da frutos verdaderos hasta que se hace herramienta de unidad, de progreso y de producción. De eso es de lo que carecemos y, a cambio, le ofrecemos una veneración talmúdica a un Estado autonómico/tribal que nos desintegra como Nación y a una casta política cuya avaricia es infinitamente mayor que su patriotismo y que sólo utiliza el nombre de España como desodorante.

¿El Estado de la Nación?: El Rey asistiendo sonriente al akelarre separatista de Mestalla y la tv ninguneándonos las imágenes y poniéndole sordina al rugido de decenas de miles de cabestros pretaporté que se cagaban en España mientras sonaba el Himno Nacional. ¿Estamos más civilizados porque tenemos menos dignidad, o tenemos menos dignidad porque estamos más civilizados? Esa es la cuestión, Majestad.

¿El Estado de la Nación? Bendito sea el pan de los trabajadores porque es el pan de la Justicia. Más de cuatro millones de parados contemplaron el debate sin más horizonte que las colas de los comedores y los roperos sociales, que no socialistas, de Cáritas Diocesanas.

¿El Estado de la Nación? Una niña de quince años no puede comprar un paquete de tabaco en un estanco. A una niña de quince años no le pueden servir un cubata en un bar. Una niña de quince años no puede votar, pero sí puede comprar libremente y sin permiso paterno una píldora abortiva en una farmacia.

¿El Estado de la Nación? Tolerantes en el celo y celosos en la tolerancia otorgamos nuestra confianza política a unas instituciones que están todas cargadas de mentiras; tan es así que no hay ni una de ellas que no merezca el más enconado desdén de un hombre decente.

¿El Estado de España?: Una Nación sometida permanentemente a la presión chantajista de las minorías sobre la inmensa mayoría, la mayoría soberana, la mayoría absoluta extraparlamentaria, la que paga, vota y calla, ese pueblo que ha perdido la palabra, la voz y la memoria.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Blas de Lezo

Hoy se cumplen 268 años desde que el Gran Blas de Lezo rechazara el sitio por parte de la armada inglesa sobre Cartagena de Indias.
Siempre orgullosos de nuestro pasado.


No habías venido para ver esto, no; te llamaban otras cosas: el aire, la luz de las altas cimas...

Respiras ya mejor. Ahora espera, en paz, la verdadera alegría, las grandes nieves de la conciencia, blancas, brillantes, sin la mancha de una sola pisada, mudas en un dulce silencio... No pienses sino en ellas, no mires mas que a ellas, apresúrate y llega, ligero, puro, lleno de sol.

Siente tus debilidades y tus faltas; arrepiéntete de ellas, y solo de ellas. Tu orgullo, tu renombre, los ímpetus de la vanidad de las horas, ya lejanas, de la partida, todo esto arrójalo mas allá de las rocas...

¿No has oído como se rompían, rebotando...? ¡ Bien muerto esta todo ello! La amargura y el abandono, en lugar de indignarte, serán tu sostén por el camino que se abre; esos perros que aúllan guardaran el rebaño de tus pensamientos; sin ellos, que seria de ti?: tendrías que detenerte, te perderías, sin rumbo. No pierdas ni un instante. Estas, aun, muy lejos. Y debes llegar hasta arriba...

Cuando alcances esas inmensidades puras, se hará un gran silencio detrás de ti. Todos los que gritaban apostrofandote, los que te odiaban, los que querían aniquilarte a pesar de sus sonrisas, todos los que te seguían por el camino, pero para golpearte, se darán cuenta, bruscamente, de que detrás de ti. Ellos también han llegado arriba, a las nieves puras, al aire nuevo, a los horizontes recortados sobre el cielo...

Entonces olvidaran su odio y te miraran con ojos maravillados de niño. Habrán descubierto lo esencial.

Sus almas se habrán alzado hasta cimas que jamas se hubieran atrevido a aceptar como meta, si las hubieran visto. Pero se lo impedía tu espalda, la espalda que ellos golpeaban.

Entonces la victoria será tuya... Podrás, después de haber dado hasta tu ultimo esfuerzo, caer, con los brazos en cruz, desde la gran cima, y rodar, con los guijarros, hasta el fondo lejano del abismo.

Todo habrá terminado. La victoria será tuya. Volver a bajar ya no tendrá importancia; habrás dejado la vida con el ultimo esfuerzo, pero los otros estarán allí, al borde de las inmensidades, virginales, de su redención......

Sabes que ahí esta la única, la verdadera felicidad.

¡Canta! ¡Que tu voz resuene en los valles profundos!

No te arrepientas de tus lagrimas.

Lo mas duro esta ya hecho. ¡Ahora, resiste y resiste! ¡Aprieta los dientes y pon una mordaza a tu corazón! ¡Y sube!

martes, 19 de mayo de 2009

Virtud



¿Por qué unes cosas disímiles y hasta opuestas? La virtud es algo elevado, excelso, real, inexpugnable e infatigable; el placer es algo bajo, servil, débil y perecedero cuya morada y refugio son el prostíbulo y la taberna. A la virtud la hallarás en el templo, en el foro, en el senado. La hallarás haciendo guardia ante los muros de la ciudad, polvorienta, cansada y con callos en las manos. Al placer la mayoría de las veces lo hallarás escondiéndose de la vista y buscando la oscuridad; alrededor de los baños públicos, en los baños de vapor y en los lugares en dónde se teme a la policía; blando, debilitado, apestando a vino y a perfume, pálido, o bien pintado y realzado con cosméticos como un cadáver.

Tratados Morales

Lucio Anneo Seneca

domingo, 17 de mayo de 2009

sábado, 16 de mayo de 2009

Italia da el primer paso para que la inmigración ilegal sea delito


La petición del voto de confianza es habitual en la política italiana y se usa normalmente para agilizar la tramitación de una ley, eliminando los debates. La aprobación final del texto por parte de la Cámara de los Diputados está prevista para este jueves, y después será llevada al Senado, donde en el caso de ser aprobada se convertirá en ley. La tipificación como delito de la inmigración ilegal, no conllevará penas de cárcel, pero los inmigrantes podrán ser multados con cantidades que oscilarán entre los 5.000 y los 10.000 euros.

La norma establece además que sea obligatorio denunciar a los inmigrantes ilegales que se encuentren en Italia. Tan sólo los médicos que atiendan a estos inmigrantes y los directores de centros educativos quedarán exentos de esta obligación. En materia de inmigración se prevén, además, penas de cárcel para los que alquilen una casa a un inmigrante sin papeles y la introducción de una tasa que oscilará entre los 80 y los 200 euros para los inmigrantes que soliciten o tengan que renovar su permiso de trabajo.

En este ámbito también se contemplan otras medidas como una pena de entre seis meses y un año de cárcel para aquellos inmigrantes, que tras haber recibido la notificación de expulsión de Italia, permanezcan en el país. Por otro lado, la enmienda que contiene las normas sobre la criminalidad comprende una serie de medidas encaminadas a la lucha contra la mafia, con el endurecimiento de penas y la introducción de la obligación de denunciar el pago del "pizzo" o impuesto mafioso.

En materia de seguridad ciudadana, se introducen las llamadas "rondas" de ciudadanos, que podrán señalar a las fuerzas del orden situaciones que denoten un riesgo.

Cope.es

viernes, 15 de mayo de 2009

España - Jorge Luis Borges



Más allá de los símbolos,
más allá de la pompa y la ceniza de los aniversarios,
más allá de la aberración del gramático
que ve en la historia del hidalgo
que soñaba ser don Quijote y al fin lo fue,
no una amistad y una alegría
sino un herbario de arcaísmos y un refranero,
estás, España silenciosa, en nosotros.
España del bisonte, que moriría
por el hierro o el rifle,
en las praderas del ocaso, en Montana,
España donde Ulises descendió a la Casa de Hades,
España del íbero, del celta, del cartaginés, y de Roma,
España de los duros visigodos,
de estirpe escandinava,
que deletrearon y olvidaron la escritura de Ulfilas,
pastor de pueblos,
España del Islam, de la cábala
y de la Noche Oscura del Alma,
España de los inquisidores,
que padecieron el destino de ser verdugos
y hubieran podido ser mártires,
España de la larga aventura
que descifró los mares y redujo crueles imperios
y que prosigue aquí, en Buenos Aires,
en este atardecer del mes de julio de 1964,
España de la otra guitarra, la desgarrada,
no la humilde, la nuestra,
España de los patios,
España de la piedra piadosa de catedrales y santuarios,
España de la hombría de bien y de la caudalosa amistad,
España del inútil coraje,
podemos profesar otros amores,
podemos olvidarte
como olvidamos nuestro propio pasado,
porque inseparablemente estás en nosotros,
en los íntimos hábitos de la sangre,
en los Acevedo y los Suárez de mi linaje,
España,
madre de ríos y de espadas y de multiplicadas generaciones,
incesante y fatal

Corazon Negro

jueves, 14 de mayo de 2009

La España de ZP



Oda a España

Escucha, España, - la voz de un hijo
que te habla en lengua - no castellana:
hablo en la lengua - que me ha dado
la tierra áspera:
en esta lengua - pocos te han hablado;
en la otra, demasiado.

Te han hablado demasiado - de los saguntinos
y de los que por la patria mueren:
tus glorias - y tus recuerdos,
recuerdos y glorias - sólo de muertos:
has vivido triste.

Yo quiero hablarte - de forma muy distinta.
Por qué verter la sangre inútilmente?
En las venas - vida és la sangre,
vida para los de ahora - i para los que vendrán:
vertida está muerta.

Demasiado pensabas - en tu honor
y demasiado poco en tu vivir:
trágica llevabas - a la muerte a tus hijos,
te satisfacías - de honras mortales,
y eran tus fiestas - los funerales,
¡oh triste España!

Yo he visto los barcos - partir llenos
de los hijos que llevabas - a que muriesen:
sonrientes marchaban - hacia el azar;
y tú cantabas - cerca del mar
como una loca.

Dónde están los barcos, - Dónde los hijos?
Pregúntaselo al Poniente y a la ola brava:
todo lo perdiste, - no tienes a nadie.
España, España, - vuelve en ti,
arranca el lloro de madre!

Sálvate, oh!, sálvate - de tanto daño;
que el llanto te vuelva fecunda, alegre y viva;
piensa en la vida que tienes en derredor:
levanta la frente,
sonríe a los siete colores que hay en las nubes.

¿Dónde estás, España? - no te veo en ninguna parte.
¿No oyes mi voz atronadora?
¿No entiendes esta lengua que te habla entre peligros?
¿Has desaprendido a entender a tus hijos?
¡Adiós, España!


VERSION EN CASTELLANO DEL POEMA DE JOAN MARAGALL -1898-

Caminos de Europa- Pamplona- Plaza del Castillo


"Había conocido en la Edad Media el piropo de los juglares –“tierra de puentes y fuentes, zamarras y campanas”, decían los de la poesía andante- y siendo nada más que un prado para las ceremonias del monasterio de los Frailes Mendicantes, “Prado de la Procesión de los Padres Predicadores” se llamaba entonces la plaza, Cortes y pueblo de Navarra votaron la independencia del reino con respecto a Francia, allá en la primavera de 1328."
“Dio vueltas por Pamplona y aquel laberinto de amor le llevaba siempre a la plaza del Castillo; era como una gota de sangre que recorriese implacablemente su itinerario, del corazón al corazón pasando por donde fuese, por todas partes”...
“Por la cabeza foral, por el vientre del mercado, por las largas piernas de las avenidas, por los fuertes brazos armados que se apoyan en la muralla –hacia el monte y el río-, por el nervio eclesiástico, militar y artesano, por los anchos pulmones de la Taconera, por el sólido hueso de las viejas calles, por la piel nueva y fresca de los barrios modernos.” ...“Era, de verdad, la plaza de todo un pueblo, su patio de armas y leyes”...“España es, y perdonadme, la plaza del Castillo: hay una brecha brutal entre lo antiguo y lo moderno, una detonante avenida que no se sabe para qué va a servir”... “Otra vez, la plaza del Castillo era plaza de armas...”.

Plaza del Castillo

Los enanitos fachosos

martes, 12 de mayo de 2009

resentimiento democratico


La época en que la democracia era un sentimiento saludable y de impulso ascendente, pasó. Lo que hoy se llama democracia es una degeneración de los corazones.

A Nietzsche debemos el descubrimiento del mecanismo que funciona en la conciencia pública degenerada: le llamó ressentiment. Cuando un hombre se siente a sí mismo inferior por carecer de ciertas calidades —inteligencia o valor o elegancia— procura indirectamente afirmarse ante su propia vista negando la excelencia de esas cualidades. Como ha indicado finalmente un glosador de Nietzsche, no se trata del caso de la zorra y las uvas. La zorra sigue estimando como lo mejor la madurez en el fruto, y se contenta con negar esa estimable condición a las uvas demasiado altas. El "resentido" va más allá: odia la madurez y prefiere lo agraz. Es la total inversión de los valores: lo superior, precisamente por serlo, padece una capitis diminutio, y en su lugar triunfa lo inferior.

El hombre del pueblo suele o solía tener una sana capacidad admirativa. Cuando veía pasar una duquesa, en su carroza se extasiaba, y le era grato cavar la tierra de un planeta donde se ven, por veces, tan lindos espectáculos transeúntes. Admira y goza el lujo, la prestancia, la belleza, como admiramos los oros y los rubíes con que solemniza su ocaso el Sol moribundo. ¿Quién es capaz de envidiar el áureo lujo del atardecer? El hombre del pueblo no se despreciaba a sí mismo: se sabía distinto y menor que la clase noble; pero no mordía su pecho el venenoso "resentimiento". En los comienzos de la Revolución francesa una carbonera decía a una marquesa: "Señora, ahora las cosas van a andar al revés: yo iré en silla de manos y la señora llevará al carbón." Un abogadete "resentido" de los que hostigaban al pueblo hacia la revolución, hubiera corregido: "No, ciudadana: ahora vamos a ser todos carboneros."

Vivimos rodeados de gentes que no se estiman a sí mismas, y casi siempre con razón. Quisieran los tales que a toda prisa fuese decretada la igualdad entre los hombres; la igualdad ante la ley no les basta: ambicionan la declaración de que todos los hombres somos iguales en talento, sensibilidad, delicadeza y altura cordial. Cada día que tarde en realizarse esta irrealizable nivelación es una cruel jornada para esas criaturas "resentidas", que se saben fatalmente condenadas a formar la plebe moral e intelectual de nuestra especie. Cuando se quedan solas les llegan del propio corazón bocanadas de desdén para sí mismas. Es inútil que por medio de astucias inferiores consigan hacer papeles vistosos en la sociedad. El aparente triunfo social envenena más su interior, revelándoles el desequilibrio inestable de su vida, a toda hora amenazada de un justiciero derrumbamiento. Aparecen ante sus propios ojos como falsificadores de sí mismos, como monederos falsos de trágica especie, donde la moneda defraudada es la persona misma defraudadora.

Este estado de espíritu, empapado de ácidos corrosivos, se manifiesta tanto más en aquellos oficios donde la ficción de las cualidades ausentes es menos posible. ¿Hay nada tan triste como un escritor, un profesor o un político sin talento, sin finura sensitiva, mordidos por el íntimo fracaso, a cuanto cruza ante ellos irradiando perfección y sana estima de sí mismo?

Periodistas, profesores y políticos sin talento componen, por tal razón, el Estado Mayor de la envidia, que, como dice Quevedo, va tan flaca y amarilla porque muerde y no come. Lo que hoy llamamos "opinión pública" y "democracia" no es en grande parte sino la purulenta secreción de esas almas rencorosas.

José Ortega y Gasset

domingo, 10 de mayo de 2009


Todo el equívoco en el que caen los exaltadores del “progreso” y de la “marcha hacia adelante” de la humanidad se basa en la confusión de la “cultura” (civiltá) con la “civilización”. Del incremento de la civilización con todas las conquistas y los espejismos de grandeza y de potencia, de mejoramiento social y técnico que le resultan propios, se infiere de ello un incremento de “cultura”. Parece en cambio que existe un destino por el cual los dos términos resultan antitéticos: todo progreso en lo material de “civilización” es pagado con una regresión –muchas veces imperceptible para la mirada superficial, pero no por esto menos real y fatal- en materia de “cultura” (civiltá). Parece que en cambio hay que elegir: entre un sistema que materialmente y socialmente presenta inevitables imperfecciones y disfunciones, y un sistema que en tal dominio puede alcanzar un incomparable grado de perfección, manteniendo sin embargo en lo interior un vacuum, una carencia sustancial del sentido de la vida, carencia mal compensada o mitigada por formas múltiples y exasperadas de distracciones o de exaltación colectiva y delirios ilusorios: en el momento actual cine, televisión, deporte, partidos, sexo.

sábado, 9 de mayo de 2009

Si yo tuviera una escoba

VAS SPIRITUALE




La diestra espiritual sobre un salterio,
solemne y taciturna,
una mujer vigila en el misterio
de la hora nocturna.

Un gran bosque de símbolos circunda,
a esa mujer. Sobre su frente pía
que ultraterrena claridad inunda,
tiende su red la gótica arquería
de vasto templo. Aladas potestades
pueblan las anchas naves penumbrosas
y sobre el mármol blanco de las losas
tumulares, reposan indolentes
las estatuas yacentes
entre guirnaldas de eternales rosas.

Cabe las puertas de bruñido cedro
que guardan el letárgico reposo
del santuario, y en frisos y molduras
se mezclan en hieráticas posturas
los monstruos de un bestiario fabuloso.

Ella, bajo la albura de la estola
medita blanca, sola
y solemne. Parece que concreta
en sí las tres Virtudes Teologales;
en círculo, los signos zodiacales
la nimban los cabellos de violeta.

Plumas y gemas de irisados brillos
constelan su pesado vestimento;
su diestra espiritual, llena de anillos
áureos, reposa sobre el instrumento
y al pie de ella un pontífice latino
mueve en un ritmo acompasado y lento
un frágil incensario de oro fino.

viernes, 8 de mayo de 2009

Cultura de derechas


En una cultura de Derecha no puede no existir una crítica de la ciencia y del cientificismo, respecto de lo cual son notorios los embates en contra del marxismo. La desmitificación de la ciencia es aquí una tarea fundamental y en una perspectiva más vasta sería necesario sopesar por un lado el aporte positivo de la ciencia en el campo material y por el otro la contraparte consistente en las devastaciones espirituales derivadas de la visión científica del mundo.

Un campo más importante de trabajo para una cultura de Derecha es el de la historiografía. Es un hecho irrebatible que la historiografía de nuestra patria ha sido escrita casi sin excepción en clave anti-tradicional, masónico-liberal y en gran medida 'progresista'. La así llamada 'historia patria' y no tan sólo la más estereotipada, está caracterizada por poner de relieve y glorificar como 'nuestra' historia todo lo que ha tenido un carácter prevalecientemente anti-tradicional: todo esto partiendo de la rebelión de las Comunas en contra de la autoridad imperial hasta aquellos aspectos del Resurgimiento que tuvieron una innegable relación con las ideas del 89', hasta la intervención en la primera guerra mundial. Algo de tal tipo se podría decir no tan sólo en relación a la 'historia patria', sino también respecto de toda la historia en general.


Para una consideración de Derecha de la historia, aparte de ciertos esbozos presentes en Burke, en Tocqueville, en De Maistre, en Burckhardt, la única contribución válida reciente que nosotros conocemos es el libro La Guerra Oculta de L. Poncins y E. Malinski (2). El mismo es sumamente ilustrativo respecto de los procesos, muchas veces desarrollados por detrás de los bastidores de la historia conocida, que han llevado a la disgregación de la civilización tradicional europea. Lamentablemente la exposición se detiene tan sólo con el advenimiento del bolchevismo. Queda por lo tanto, para llegar hasta nuestros días, un período sumamente vasto, denso como nunca de acontecimientos, en el cual el análisis debería ser continuado.

También la sociología ofrece al pensamiento de Derecha un importante campo de trabajo. En efecto, tal disciplina, cuando es desarrollada en clave abiertamente marxista, tiene siempre un componente pervertidor, de reducción de lo superior en lo inferior y las corrientes de la sociología norteamericana nos han dado un claro ejemplo de todo esto. En fin, también la antropología, en el sentido de teoría general del ser humano, debería valer como un objeto importante. Por ejemplo se debería estudiar aquí y rechazar la orientación, lamentablemente tan difundida y aceptada, que opera como premisa del psicoanálisis, en sus diferentes variedades, para señalar y rechazar la concepción mutilada y distorsionada del hombre que constituye su fundamento principal.

jueves, 7 de mayo de 2009

miércoles, 6 de mayo de 2009

martes, 5 de mayo de 2009

En ruta por Bizancio



La última misa en Santa Sofía:

Los sitiados no necesitaron recibir ningún mensaje para enterarse de lo que va a acontecer. Saben muy bien que el ataque está ordenado y presienten la gran prueba y el terrible peligro que se cierne sobre ellos como nube anunciadora de una borrasca. La población, que antes estaba desunida y en lucha religiosa, se une ahora en estas últimas horas; la extrema necesidad es siempre la que depara el incomparable espectáculo de la unidad en esta tierra. A fin de que todos estén dispuestos a defender lo que les obligan la fe, el glorioso pasado, la cultura común, dispone el Basileus que se celebre una conmovedora ceremonia religiosa. Por orden suya se congregan católicos y ortodoxos, sacerdotes y seglares, niños y ancianos, en una única procesión. Nadie debe ni quiere quedarse en casa. Ricos y pobres, cantando el Kyrie Eleison, forman el solemne cortejo, que recorre primero el recinto interior de la ciudad y luego efectúa también el circuito de las murallas exteriores. Se sacan de las iglesias las sagradas imágenes y reliquias para encabezar el desfile. En las brechas que el enemigo ha abierto en la muralla se cuelgan cuadros de santos, con la esperanza de que logren, mejor que cualquier arma terrenal, que fracase el esperado asalto de los infieles. Al mismo tiempo reúne el emperador Constantino a los senadores, nobles y oficiales de elevada jerarquía, para alentarles con una última alocución.

Claro está que no puede, como hozo Mohamed, prometerles un ilimitado botín. Pero sí glosa el honor que les corresponderá a ellos, a toda la cristiandad y al mundo occidental si logran resistir este ataque decisivo y el peligro que supone si sucumben ante los asesinos e incendiarios. Ambos, Mohamed y Constantino, saben que este día decidirá la historia de los siglos futuros. Empieza entonces la última escena, una de las más conmovedoras de Europa, un inolvidable éxtasis del ocaso. En Santa Sofía, que es aun entonces, la más soberbia de las catedrales del mundo, y que desde el día en que tuvo lugar la unión de ambas Iglesias se ha visto abandonada por los seguidores de una y otra creencia, se reúnen ahora los que parecen destinados a morir. Rodean al emperador toda la Corte, la nobleza, el clero griego y romano, soldados y marinos genoveses y venecianos vestidos y armados para el combate; tras ellos se arrodillan en reverente silencio miles y miles de devotos, sombras que murmuran sus oraciones: es el doblegado y maltrecho pueblo, presa del miedo y la preocupación. Las luces de los cirios, que luchan por rasgar las densas tinieblas de las bajas arcadas, iluminan aquella masa de fieles postrados en oración como un solo cuerpo. Es el alma de Bizancio la que eleva allí sus preces a Dios. El patriarca levanta la voz, solemne e impresionante. Cantando, le contesta el coro. Una vez más resuena la sagrada y eterna voz del Occidente, su mística música, en la grandiosa nave. Luego, uno tras otro, yendo en cabeza el emperador, van acercándose al altar para recibir la Sagrada Eucaristía, el consuelo de la fe, mientras llenan los ámbitos del templo el emocionado rumoreo de las plegarias. Ha empezado la última misa, más bien el funeral del Imperio Romano de Oriente, pues por última vez se celebran los ritos cristianos en la catedral de Justiniano. Después de esta conmovedora ceremonia regresa por breve tiempo el emperador a su palacio, con el propósito de pedir perdóna a sus súbditos y servidores por todas las injusticias que contra ellos hubiera cometido. Luego monta a caballo y cabalga, como hace a la misma hora Mohamed, su gran adversario, de un extremo a otro de las murallas, para arengar a los soldados.

La noche está muy avanzada. No se oye voz alguna ni se percibe el chocar de las armas. Con el alma en tensión esperan los millares de sitiados en las murallas a que llegue el día y con él la muerte. (Stefan Zweig)

domingo, 3 de mayo de 2009

sábado, 2 de mayo de 2009

viernes, 1 de mayo de 2009

1 de Mayo







El secretario general de UGT, en una entrevista concedida al diario "Expansión", ha lanzado sus propuestas para los tiempos de crisis: la semana laboral de cuatro días.

La propuesta estrella de UGT para superar el paro y aumentar la productividad es reducir la semana laboral a cuatro días.


Durante la entrevista, el secretario general de UGT, Cándido Méndez se ha pronunciado sobre la problemática del empleo. Méndez vuelve a rechazar la convocatoria de una huelga general por la recesión. Según sus declaraciones, este tipo de movilizaciones sólo las convocan cuando se producen "agresiones concretas a los derechos de los trabajadores". No explica, sin embargo, si perder el trabajo es considerado por UGT una agresión al derecho de los trabajadores.

Además, dice que los mismos sectores que reclaman a los sindicatos la convocatoria de movilizaciones "son los que defienden choques económicos traumáticos contra los derechos de los trabajadores, como la rebaja del despido".

Su principal reivindicación, además de la reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales, será la conciliación de la vida familiar y laboral. Otra de sus reivindicaciones estrella será implantar "una jornada laboral semanal de cuatro días". "Es el objetivo que perseguimos" y que "está dentro de la estrategia de la reducción de la jornada laboral y de avanzar en la conciliación".

En su opinión, es necesario hablar del "presentismo laboral" en lugar del absentismo, ya que, dice, España tiene la jornada laboral más larga y es el país más improductivo. Por eso ve necesario esta reducción de jornada.

En cuanto a las protestas de los autónomos del pasado jueves, Méndez dice respetar, pero no compartir la convocatoria. Según dice, el Parlamento ya ha aprobado medidas para paliar la situación de este colectivo. Estima que es razón suficiente como para no concentrarse.

LA NUEVA TIRANIA: EL SENTIDO COMUN FRENTE AL MATRIX PROGRE