jueves, 30 de abril de 2009

Sam


...Y de haber sabido más antes departir, no estaríamos ahora aquí seguramente. Aunque me imagino que así ocurre a menudo. Las hazañas de que hablan las antiguas leyendas y canciones, señor Frodo: las aventuras, como yo las llamaba.

Yo pensaba que los personajes maravillosos de las leyendas salían en busca de aventuras porque querían tenerlas, y les parecían excitantes, y en cambio la vida era un tanto aburrida: una especie de juego, por así decir. Pero con las historias que importaban de veras, o con esas que uno guarda en la memoria, no ocurría lo mismo. Se diría que los protagonistas se encontraban de pronto en medio de una aventura, y que casi siempre ya tenían los caminos trazados, como dice usted. Supongo que también ellos, como nosotros, tuvieron muchas veces la posibilidad de volverse atrás, sólo que no la aprovecharon. Quizá, pues, si la aprovecharan tampoco lo sabríamos, porque nadie se acordaría de ellos. Porque sólo se habla de los que continuaron hasta el fin... y no siempre terminan bien, observe usted; al menos no de ese modo que la gente de la historia, y no la gente de fuera, llama terminar bien. Usted sabe qué quiero decir, volver a casa, y encontrar todo en orden, aunque no exactamente igual que antes... como el viejo señor Bilbo. Pero no son ésas las historias que uno prefiere escuchar, ¡aunque sean las que uno prefiere vivir! Me gustaría saber en qué clase de historia habremos caído.

miércoles, 29 de abril de 2009

Segio Ramelli o la verdadera cara de la izquierda



34 años de silencio para una víctima del terrorismo.

Sergio Ramelli nació en Milán el 8 de julio de 1956 y fue asesinado el 29 de abril de 1975 en la misma ciudad.

Fue agredido por 8 estudiantes comunistas de Medicina. Usaron llaves inglesas. Su culpa: ser de derechas y haber escrito una redacción contra las Brigadas Rojas. Tras una larga agonía murió el 29 de abril. Sólo hoy un Gobierno lo recuerda. Laus Deo.

lansquenets

martes, 28 de abril de 2009

ZP-montañismo

SENECA



Deja que la virtud vaya al frente; deja que porte el estandarte. Tendremos el placer de todos modos, pero seremos sus amos y lo controlaremos; a veces cederemos a sus insinuaciones, nunca a sus imposiciones. Pero quienes le ceden el liderazgo al placer pierden a ambos; porque pierden la virtud y sin embargo no poseen el placer sino que resultan poseídos por él; terminan, ya sea torturados por su carencia o estrangulados por su exceso – miserables si los abandona, más miserables aun si los abruma – son como marineros que han sido atrapados por las aguas alrededor de Sirte y que a veces quedan en la playa seca y otras veces son sacudidos por las espumantes olas.

Pero esto resulta de una completa falta de autocontrol y de un amor ciego por un objeto. Cuando alguien busca males en lugar de bienes el éxito se vuelve peligroso. Así como la caza de bestias salvajes está llena de esfuerzos y peligros, e incluso las que resultan capturadas constituyen una posesión riesgosa – porque muchas veces desgarran a sus amos – lo mismo sucede con los placeres; porque resultan ser grandes desgracias y los placeres capturados se convierten en captores. Mientras más numerosos y más intensos sean los placeres, más inferior será el hombre a quien la muchedumbre considera feliz y más amos tendrá para servir.

lunes, 27 de abril de 2009

Fiesta Scooter















Ruinas


"Las ruinas son lo más viviente de la historia; pues sólo vive históricamente lo que ha sobrevivido a su destrucción; lo que ha quedado en ruinas

viernes, 24 de abril de 2009

Mazantini


SALUTACIÓN DEL OPTIMISTA




Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda,
espíritus fratemos, luminosas almas, ¡salve!
Porque llega el momento en que habrán de cantar nuevos himnos
lenguas de gloria. Un vasto rumor llena los ámbitos;
mágicas ondas de vida van renaciendo de pronto;
retrocede el olvido, retrocede engañada la muerte;
se anuncia un reino nuevo, feliz sibila sueña
y en la caja pandórica, de que tantas desgracias surgieron
encontramos de súbito, talismánica, pura, rïente,
cual pudiera decirla en su verso Virgilio divino,
la divina reina de luz, ¡la celeste Esperanza!

Pálidas indolencias, desconfianzas fatales que a tumba
o a perpetuo presidio condenasteis al noble entusiasmo,
ya veréis al salir del sol en un triunfo de liras,
mientras dos continentes, abonados de huesos gloriosos,
del Hércules antiguo la gran sombra soberbia evocando,
digan al orbe: la alta virtud resucita
que a la hispana progenie hizo dueña de siglos.

Abominad la boca que predice desgracias eternas,
abominad los ojos que ven sólo zodíacos funestos,
abominad las manos que apedrean las ruinas ilustres,
o que la tea empuñan o la daga suicida.
Siéntense sordos ímpetus en las entrañas del mundo,
la inminencia de algo fatal hoy conmueve la Tierra;
fuertes colosos caen, se desbandan bicéfalas águilas,
y algo se inicia como vasto social cataclismo
sobre la faz del orbe. ¿Quién dirá que las savias dormidas
no despiertan entonces en el tronco del roble gigante
bajo el cual se exprimió la ubre de la loba romana?
¿Quién será el pusilánime que al vigor español niegue músculos
y que el alma española juzgase áptera y ciega y tullida?
No es Babilonia ni Nínive enterrada en olvido y en polvo,
ni entre momias y piedras reina que habita el sepulcro,
la nación generosa, coronada de orgullo inmarchito,
que hacia el lado del alba fija las miradas ansiosas,
ni la que tras los mares en que yace sepultada la Atlántida,
tiene su coro de vástagos altos, robustos y fuertes.

Únanse, brillen, secúndense tantos vigores dispersos;
formen todos un solo haz de energía ecuménica.
Sangre de Hispania fecunda, sólidas, ínclitas razas,
muestren los dones pretéritos que fueron antaño su triunfo.
Vuelva el antiguo entusiasmo, vuelva el espíritu ardiente
que regará lenguas de fuego en esa epifanía.
Juntas las testas ancianas ceñidas de líricos lauros
y las cabezas jóvenes que la alta Minerva decora,
así los manes heroicos de los primitivos abuelos,
de los egregios padres que abrieron el surco pristino,
sientan los soplos agrarios de primaverales retornos
y el amor de espigas que inició la labor triptolémica.

Un continente y otro renovando las viejas prosapias,
en espíritu unidos, en espíritu y ansias y lengua,
ven llegar el momento en que habrán de cantar nuevos himnos.

La latina estirpe verá la gran alba futura:
en un trueno de música gloriosa, millones de labios
saludarán la espléndida luz que vendrá del Oriente,
Oriente augusto, en donde todo lo cambia y renueva
la eternidad de Dios, la actividad infinita.
Y así sea Esperanza la visión permanente en nosotros.
¡Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda!

Belleza

24-4-1903


"Queremos ver una España entera, armoniosa,
fuerte, profunda y libre: libre como Patria.. y libre para cada uno de sus hombres, porque no se es libre por tener la libertad de morirse de hambre formando colas a las puertas de una fábrica o formando cola a la puerta de un colegio electoral, sino que se es libre cuando se recobra la unidad entera: el individuo,como portador de un alma, como titular de un patrimonio; la familia, como célula social; el municipio,como unidad de vida, restaurado otra vez en su riqueza comunal y en su tradición; los Sindicatos, como unidad de la existencia profesional y depositarios de la autoridad económica que se necesita para cada una de las ramas de la producción. Cuando tengamos todo esto..sí podremos decir que somos hombres libres"

Sevilla,22 de diciembre de 1935

jueves, 23 de abril de 2009


“Este desprecio del pensamiento, que reina hoy en todas las clases, constituye un grave peligro social. Un país, todavía más que un individuo, necesita de un cerebro sano y bien equilibrado. La atropellada marcha del dinero, la orientación de todas las fuerzas de un país hacia la producción industrial y comercial, la preocupación exclusiva del desarrollo económico, conducen siempre a catástrofes. Las grandes épocas de nuestra historia han sido aquellas en que el pensamiento era franco, poderoso, honrado, soberano”.

miércoles, 22 de abril de 2009



"Una comunidad es una persona nueva que une a las personas por el corazón. No es una multitud. Cada cual conserva su originalidad irreductible y el conjunto es como una orquesta. No se une a las personas ni por sus intereses, ni por sus impulsos, emociones, envidias y prejuicios, ni por sus servidumbres. No se les une más que por sus vidas interiores, que van desde ellas mismas a la comunidad"

Emmanuel Mounier

martes, 21 de abril de 2009

Nacimiento de Roma XXI Abril. Hispano




Posiblemente ningún país del mundo tenga una historia tan entreverada con la de Roma como España. Recordar, al inicio del tercer milenio, cuanto de España queda en la Urbe por antonomasia, cuyo pasado, desde su mítica fundación en 754 a.C., acumula tres milenios de vida y de cruce de culturas, es un ejercicio de memoria histórica que conduce necesariamente a los albores de la propia España.

La huella de España en Roma


«A las pocas horas de caer en Roma... ¿qué cosa me pasó? No sé. Sólo recuerdo que girovagué alucinado por las calles, y jardines, y cielos, y árboles, y palacios, y acentos de aquella vida. Y que de pronto me encontré abrazado a Roma con un ansia incontenible y desarticulada de balbucear tenuemente: madre.

Roma, a los pocos días, ya fue todo para mí.

Roma era el Madrid cesáreo e imperial que Madrid no sería nunca.

Roma era ese firmamento cálido, azul, de un azul sexual, embriagador, azul y dorado que yo no había visto en parte alguna de España –y que era España, sin embargo– y que me protegía como una mano regia.

Era la matriz de una Castilla mía, depurada, antigua, eterna, celeste, inajenable. Roma era –¡qué impresión descubrir eso, sencillamente!– mi lengua, el manantial de mi habla, espuma y cristal, originario en el que yo ahora zahondaba mi espíritu como un Jordán beatífico, saturándome de santidad, de periodo de orígenes, de filialidad, de ternura agradecida.

Roma era lo que yo nunca supuse que podría pervivir: aquella iglesia de mi infancia, y aquel sonar de campanas de mi colegio de monjas y aquel olor de agua bendita-incienso, y aquella visión negra de sotanas y roja de sobrepellices, y era la procesión de ese día y de ese pueblo, y de esa tarde castellana, y de esa noche madrileña y de ese alba en el mar.

Y era Roma el capitel y la columna y el portal del palacio en la ciudad vieja, y el cuadro y el púlpito, y el sentido melancólico, adusto y altiplánico de la llanura y la sierra de mi naturaleza.

Encontraba en Roma el olor a madre que nunca había olido en mi cultura, que es peor que el olor a hembra, porque enloquece de modo más terrible.

Olor a mundo antiguo, medieval y nuevo. ¡Qué era eso al lado de la bastardía arribista de las otras culturas europeas, que se me disputaban el favor!»

Ernesto Gimenez Caballero


"Dentro de tres semanas yo estaré recogiendo mis cosechas. Imaginad donde querréis estar y se hará realidad. Manteneos firmes, no os separéis de mí. Si os veis cabalgando solos por verdes prados, el rostro bañado por el sol, que no os cause temor. Estaréis en el Elíseo y ya habréis muerto. ¡Hermanos! Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad." Máximo Décimo Meridio

lunes, 20 de abril de 2009

Scooter




"Local Social Tierra Heredada" & "Scooter Club Ciudad Real"

SÁBADO 25
A partir de las 11.00h ruta scooterista.
A las 14.30 aprox. barbacoa.
A continuación y hasta que el cuerpo aguante "Fiesta Scootering Sounds": Northern Soul, Mod Revival, Sixties... Música a cargo de Frascuelo dj.

Che

Capitan Alatriste


«Ya estamos muy abatidos, porque los que nos han de honrar
nos desfavorecen. El solo nombre de español, que en
otro tiempo peleaba y con la reputación temblaba de él
todo el mundo, ya por nuestros pecados lo tenemos casi perdido...»

Cerré el libro y miré a donde todos miraban. Después de varias horas de encalmada, el Jesús Nazareno se adentraba en la bahía, impulsado por el viento de poniente que ahora henchía entre crujidos la lona del palo mayor. Agrupados en la borda del galeón, bajo la sombra de las grandes velas, soldados y marineros señalaban los cadáveres de los ingleses, muy lindamente colgados bajo los muros del castillo de Santa Catalina, o en horcas levantadas a lo largo de la orilla, en la linde de los viñedos que se asomaban al océano. Parecían racimos de uvas esperando la vendimia, con la diferencia de que a ellos los habían vendimiado ya.
-Perros -dijo Curro Garrote, escupiendo al mar.

El Oro del Rey -Arturo Perez Reverte

domingo, 19 de abril de 2009

sábado, 18 de abril de 2009

Patriotismo


Un coche frenó y pudo escuchar el chirrido de las ruedas patinando sobre la nieve apilada en los bordes de la calle. La bocina repercutió en las paredes cercanas. Al percibir esos ruidos, Shinji pensó que aquella casa se levantaba como una isla solitaria en el océano de una sociedad ocupada incansablemente en los mismos asuntos de siempre. A su alrededor se extendía desordenadamente el país por el cual estaba sufriendo y a punto de dar la vida. No sabía ni le importaba si aquella gran nación reconocería su sacrificio. En su campo de batalla no existía la gloria. Era la trinchera del espíritu.

Patriotismo

viernes, 17 de abril de 2009

jueves, 16 de abril de 2009

Giano Accame (Stuttgart, 30 de julio de 1928 - Roma, 15 de abril de 2009)

"Pensadores incómodos, pensadores inquietantes, pensadores de difícil ubicación, atravesaron como sombras el curso del siglo que apenas ha transcurrido. Un siglo donde la masa se ha hecho protagonista y el conformismo, el automatismo mental, la inercia y el entumecimiento se han convertido en conducta común, en norma de comportamiento. El siglo de los grandes totalitarismos también es seguramente el siglo del adoctrinamiento de las masas aunque, paradójicamente, sea también el siglo de los antagonismos, de las rebeliones, el siglo donde los escritores y pensadores, frecuentemente en soledad, marginados, a veces derrotados por la Historia, condujeron "experimentos temerarios"o simplemente llevaron el peso de una "inteligencia incómoda"refractaria de todo conformismo. Es el caso por ejemplo del escritor alemán Ernst Jünger,una de las grandes inteligencias del siglo XX. Con una edad más que madura, al inicio de los años cincuenta, Jünger teoriza el comportamiento del rebelde al cual"para saber qué es justo,no le sirven las teorias o las leyes elaboradas por cualquier jurista de partido". El rebelde "extrae de la fuente de la moralidad,todavía no dispersa por los canales de las instituciones". El rebelde rehuye de cualquier orden constituido, no pertenece mucho a nada, ya ha cruzado los meridianos de todas las opiniones comunes. Pensador incómodo es pues Jünger, como por otra parte también lo ha sido el escritor Louis Ferdinand Celine, definido como "testigo del ocaso de Occidente". Poeta incómodo fue Ezra Pound, una de las voces más altas de la poesia del siglo XX y uno de los críticos más feroces de la vida degradada,medida desde el dinero y el crédito. Y escritor incómodo fue Yukio Mishima, cuya "inteligencia incómoda" se expresa a través de la búsqueda de la belleza y en la fidelidad a la propia tradición"

“Hay que marchar como dicta la conciencia. Esto es lo que he predicado toda mi vida. No puedo desmentirme ahora, cuando estoy para terminar mi camino; rehusarse habría sido suprema cobardía y demolición de toda una vida”

(Castelvetrano, 30 de mayo de 1875 — Florencia, 15 de abril de 1944)

Para los calvos malignos

miércoles, 15 de abril de 2009

40 años con Ezra Pound



CENTENARIO DEL AUTOR DE "CANTOS"
40 años con Ezra Pound
Olga Rudge habita aún en Venecia la casita en la que convivió con el poeta norteamericano

JUAN ARIAS- El Pais - Roma - 06/11/1985


La cita era a las cuatro de la tarde del 30 de noviembre en la casa en que Ezra Pound vivió en Venecia, la ciudad que más amó este monstruo de la poesía, a quien Eliot consideraba como el "mejor artista" del verso en el siglo XX.El encuentro era con la anciana Oiga Rudge, que ha cumplido 90 años y seis meses. Con ella el poeta norteamericano vivió los últimos 40 años de su vida, los más densos de historia y más dramáticos, y también los famosos años del silencio. A ella le tocó vivir el momento del abandono de esta tierra en el hospital civil de Venecia hace ahora 13 años.Y a esta ex violinista, apellidada la dulce, aunque nació bajo el signo del Aries y es aún hoy entera, lúcida y firme, dentro y fuera, como una vieja encina, le ha tocado también el privilegio de vivir el centenario del nacimiento del que ella llama sencillamente el poeta o bien Ezra, sin más.


Con ella, considerada su "ciudad histórica", el autor de Cantos compartió siempre su tiempo y su amor aún en vida de su esposa oficial, Dorothy Shakespeare, fallecida. Y fue Oiga quien dio a Ezra Pound la única hija de su vida, Mary, que vive hoy en el Tirol.

Fue esta hija, junto con la madre, el cobijo de Pound en los años más negros de su vida, cuando se le acusaba de traición política y de locura incurable.

Y hoy, ambas son el único punto de referencia histórica y oficial para los amigos y enamorados de uno de los personajes más atormentados, discutidos y fascinadores de la literatura poética de este siglo, el gran descubridor y animador de talentos desde Eliot y Hemingway a Joyce.

Llegar hasta la casa dé Oiga Rudge en Venecia no es fácil. Ella vive allí en el silencio, en pobreza digna envuelta en sus recuerdos, y los venecianos casi ni lo saben. Si les preguntas por Ezra Pound les parece, si es que saben siquiera quien fue, que se trata de un personaje ya tragado por la historia. Y no te saben decir cuál era su casa, y si vive aún y dónde la compañera de su vida.La dirección era sólo Dorso Duoro, 252; quien conoce Venecia sabe muy bien que se trata de todo un barrio, y nadie sabe decirte, ni aproximadamente, por dónde cae. Y hay que preguntar mil veces y poco a poco, paso a paso, de revuelta en revuelta; por calles y campos llegamos, la fotógrafa y yo, después de haber atravesado el puente de la academia y recorrido Le Zattere hasta más allá de la iglesia de los Gesuati, a Fondamenta delle Fornaci, uno de los rincones más sugestivos de la embrujada Venecia, enfrente de la mítica Giudecca.

Como entonces

Allí, a unos 100 metros, a la derecha, en la calle Querini, una callejuela sin salida y casi sin luz, está aún como entonces la casita donde se escribieron los mejores versos de este siglo, adonde entraron las más grandes personalidades del arte y de las letras para recoger una palabra o un silencio del famoso poeta.

En la vieja casa, en unos bajos, no hay escrito ningún nombre. En el centro de la puerta hay sólo un gran buzón que la atraviesa casi de parte a parte. Uno lo toca con sus manos y siente la impresión de privilegio de haber acariciado las cartas y misivas a Pound de los más famosos poetas de la tierra que se colaban por aquella hendidura para comunicar con él desde lejos. Suena el timbre y responde sólo el silencio.La espera se hace temor porque el día anterior Oiga Rudge no había querido recibir ni al enviado del diario de la ciudad Il Gazzenino di Veneziáni consentir que entrara en su casa un fotógrafo. Les concedió sólo una respuesta por teléfono a dos preguntas hechas desde la redacción.

Se entreabren unos postigos y se recorta en la pequeña ventana el rostro de la anciana, que mira y vuelve a cerrar deprisa. Temo que la haya asustado la presencia del fotógrafo. Otro largo silencio sin osar volver a usar el timbre. Pero esta vez lo que se abre es la puerta. La anciana sonríe y nos introduce en su pobreza palpable pero limpia y ordenada; la ayudamos a atizar el fuego en la vieja chimenea recién encendida y ya casi apagada.

Allí, en aquel mismo lugar, una pequeña, habitación adornada sólo de libros y de fotografías y bustos de yeso de su Ezra es donde ella y el poeta habían pasado una vida y recibido a la flor y nata de la literatura y del periodismo italiano y extranjero. Sobre la mesa están desparramados recortes de periódicos de medio mundo con los últimos, artículos conmemorativos del centenario y las últimas publicaciones de las obras de Pound.

Se sienta al lado del fuego. Está tranquila, aunque se la nota la pena de que Italia, y sobre todo su Venecia, es la que menos ha vibrado ante este centenario del nacimiento del gran poeta norteamericano.

"Yo he celebrado", dice, "el centenario con una ceremonia sencilla y privada con un puñado de amigos en el cementerio de San Michele ante el pastor luterano de Venecia".

Se encierra en un mutismo no agresivo pero inamovible cuando se intenta hurgar en su vida sentimental con Ezra.

"Son cosas mías personales", dice, "que no sirven a los demás". Explica sólo que conoció al poeta en París cuando ella era una violinista. "Nunca he conocido en mi vida", subraya, "a otro hombre más inteligente que él. Ni más interesante. No era nunca aburrido. Era un hombre serio pero no pesado. Amaba a Venecia con locura".

"La primera vez que la pisó tenía sólo 12 años. Vino con una tía suya y, desde entonces, esta ciudad fue como su sueño secreto". Le pregunto si Ezra solía enfadar se en la intimidad ya que a muchos les imponía un respeto rayano en el temor. "No se enfadaba. No era nunca violento. Al revés, los hombres violentos, los enfadados, se calmaban ante su presencia. Durante los años duros de la guerra nunca vi a nadie que se atreviera a faltarle al respeto".

"Fue siempre lúcido"

Oiga, dulce, tiene sólo un momento de irritación cuando se toca el tema del manicomio. "Esa cosa estúpida de que estuvo loco. No, no, jamás Ezra estuvo perturbado mentalmente; fue siempre lúcido y serenísimo, aunque lo hicieron sufrir atrozmente. Lea los versos que escribió después de su encerrona, cuando dice: 'Nadie que ha estado en la celda de la muerte puede creer a las jaulas de los animales'. Yo creo que la culpa del manicomio fue del abogado, que se buscó aquella excusa de que estaba loco para evitarle un proceso. Sin embargo, hubiese sido mucho mejor el proceso porque si lo hubieran condenado a muerte la gente se habría sublevado, habiéndose podido reconocer públicamente su inocencia y su salud mental. El abogado no tuteló sus derechos".

Y tras decir esto se queda en silencio un largo rato.

Otro tema delicado es el de las acusaciones de atracción por Mussolini, que en Italia le valieron la acusación de colaboracionismo con el régimen fascista. También aquí Olga reacciona con firmeza. "Ezra no se interesaba por la polí tica. A él le gustaba la economía. Era un hombre justo y austero. Odiaba la usura, combatió el imperialismo económico de Estados Unidos, la política de los bancos. Es como cuando dicen que era antisemita. Es todo falso. Él nunca perdió a sus amigos judíos".

"En 1961, después de la guerra, Ezra conservó a todos sus amigos judíos. Lo que no soportaba era el interés mezquino. Era un hombre recto. Durante la guerra yo tuve que irme a vivir al campo porque me habían secuestrado esta casa, que era de mi padre desde 1921. A él le hubiese bastado una palabra, un gesto a alguno de los personajes importantes de entonces, para que nos devolvieran la casa, pero no lo hizo. No quería nunca pedir privilegios. Y en cuanto a Mussolini, lo que le gustaba a Ezra es que todos decían que en Italia las cosas funcionaban, que había limpieza y orden. De hecho, los más enamorados del Duce eran, entonces, los extranjeros. Quien sí estaba enamorado de Mussolini era el embajador norteamericano de entonces, Richard Washburn, hasta el punto de que convenció al fundador del fascismo para que escribiera su autobiografía".

"Mussolini no quería porque decía que no tenía tiempo. Pero el embajador le convenció diciéndole que la iba a traducir al inglés. Y le hizo él mismo el prólogo. Pero cuando Ezra fue a Estado s Unidos acusado de traición, el embajador enamorado de Mussolini no le de fendió ni por un minuto. ¿Cómo explica usted esto?"

Historia de Pasolini

Y la anciana compañera de Ezra cuenta, con cierta amargura, una anécdota con Pier Paolo Pasolini a propósito del problema del Pound fascista. Cuenta Oiga que un día estaba un equipo de cine haciendo un reportaje que el poeta había permitido. Eran los años del silencio, cuando a los periodistas les era difícil acercarse a Ezra y menos arrancarle una palabra. Pasolini debió saber que aquel día estaban los operadores de cine en su casa y se presentó allí sin avisar: "La puerta estaba abierta porque los electricistas tenían que tomar la luz de un enchufe de la calle, ya que la de la casa era muy baja. Yo estaba en la puerta para que no se colara nadie. Pero Pasolini llegó con ímpetu y, sin pedir permiso, se escurrió dentro y, subiendo las escaleras, llegó hasta el despacho de Pound. Se sentó enfrente de él en su. mesa y le preguntó a bocajarro: '¿Usted hablaría aún hoy por Radio Roma?', recordándole los tiempos de Mussolini. Ezra se limitó a responder una frase que nunca he olvidado: 'Cuando hasta los amigos se odian entre sí, ¿cómo puede haber paz en el mundo?. Y no volvió a abrir la boca. Quería decirle que entre poetas, entre amigos, había que comprenderse y ayudarse, y no avivar las heridas".

Le pregunto cuál fue la reacción de Pasolini.

"Debió quedarse muy impresionado, porque ni se enfadó ni se fue. Se puso en un rincón de la habitación, sentado en el suelo, para hacerle un esbozo a lápiz a Ezra, que no volvió a hablarle". ¿Es verdad, le pregunto, que en los últimos 10 años de su vida Ezra se encerró en un mutismo total y que no hablaba con nadie?"Ezra nunca fue un gran conversador. Era un hombre reflexivo. Le gustaba más bien leer versos en voz alta, suyos o de otros poetas. Y lo hacía muy bien, tenía una voz estupenda. Pero no es cierto que no hablara. No le gustaba hablar en público o en reuniones, pero en privado sí hablaba. A propósito de reuniones, recuerdo que alguna vez me acompañaba a la casa de algún amigo con motivo de alguna fiesta. Todos esperaban con curiosidad al poeta y escritor. Pero Ezra no abría la boca. Si había un gato jugaba con él en silencio. Después de la fiesta me telefoneaban mis amigos y me decían: '¡Pero qué amigo tan curioso tienes, que prefiere estar con los animales antes que con las personas y que no abre la boca!'. Me ocurrió, por ejemplo, con Giorgio Levi, el pianista amigo de D'Annunzio, a quien nombra en sus Notturni. Ni a él ni a su mujer, una pintora famosa, les dijo una sola palabra en toda la tarde".

Hablar con los gondoleros

¿Por qué lo hacía?

"No sentía la necesidad de hablar. No le gustaban las cosas formales, los salones de sociedad. Prefería hablar con los gondoleros, que le querían mucho. O con los animales. Le gustaban sobre todo los gatos. Pero no los quiso nunca dentro de casa. Salía él a la calle a darles de comer. Lo que más le gustaba era pasear o ir al cine. Salir de noche, no. No era un Hemingway".

En un rincón de la habitación está apoyado sobre la pared un ramo grande de rosas rojas aún dentro de su celofán.

"Es para llevárselas mañana al cementerio en el 13º aniversario de su muerte. Ezra falleció entre el Día de los Santos y el de los Difuntos. Murió sereno. De vejez. Tenía 87 años. Pero cuando salió de esta casa para ir al hospital no quiso ser llevado en una camilla preparada. Quiso bajar estas escaleras solo y a pie se fue a tomar la barca. Fue siempre un hombre sin vicios, que vivió pobre y muy entero".

¿Qué verso es el que más le gusta, de su poeta?

"Yo no soy una mujer de literatura. Sus versos, todos y cada uno, los descubro aún hoy cada día como recién escritos".

Al día siguiente, aniversario de la muerte de Ezra Pound, su fiel compañera de 40 años de vida salió a las nueve de la mañana de su casa sola. En una mano tenía el ramo de rosas rojas; en la otra, el paraguas donde se apoyaba. Y un gorro de lana en la cabeza.

Venecia había amanecido con la primera gran niebla del invierno. Parecía todavía más misteriosa y embrujada que nunca. La Giudecca apenas si se entreveía como un fantasma salido de la noche. Olga camina mirando al suelo, absorta. Va a pie hasta Le Zattere. Y allí, el contratiempo: no salen los traghetti para el cementerio a causa de la niebla. Se le nota la contrariedad en la cara.

Espera de pie, sin hablar con nadie, un cuarto de hora. Está ya dispuesta a ir andando, unos 40 minutos, a Fondamenta Nuova, desde donde salen los vaporetti, cuando anuncian que empiezan a funcionar los de Le Zattere. Acepta que le dé el brazo para subir porque el agua es alta y agita el puente. Se sienta, alguien la reconoce y bisbisean en voz bajá. Ella no habla. Quiere sólo leer un artículo del periódico de aquella mañana en el que se anuncia que 30 poetas españoles llegarán a Venecia para celebrar el centenario de su Ezra.

Sonríe y comenta: "Son diplomáticos estos españoles". Hace las cuentas y dice: "Espero estar aún aquí, porque me tengo que ir a Belfast, donde estoy invitada para una celebración en la universidad". Le pregunto si ha estado en otros lugares: "Sí. La semana pasada he vuelto de Estados Unidos, donde tanto en Hailey, la ciudad natal de Ezra, como en San Francisco y en Nueva York le prepararon al poeta manifestaciones conmovedoras. Sobre todo en Nueva York, la exposición de documentos y manuscritos organizada por Donald Gallup, de la Yale University, ha tenido un gran éxito. Me pagan siempre los viajes porque yo no tengo dinero".

El barco, envuelto en una niebla que sigue condensándose, pasa por delante del cementerio civil, donde murió el poeta. Y Olga, que ahora estaba en silencio, me toca en el brazo y, señalándome el hospital con el dedo, me dice con mucha dulzura: "Desde allí se fue". A la entrada del cementerio, atravesando el maravilloso claustro, hay una pequeña flecha que indica la dirección de tres tumbas: Ezra Pound, Diaghilev, Igor Stravinski. La seguimos a ella.

A unos 20 metros se para y señalando unas tumbas cubiertas de crisantemos blanquísimos dice: "Son todos niños". Se detiene unos segundos en silencio y sigue con paso rápido. La tumba de Ezra está en el pequeño cementerio evangélico; la de Stravinski, en el ortodoxo. La del poeta no parece una tumba. Es un trozo de jardín ovalado, un pedazo de prado inglés. Sin cruz. Su nombre está escrito sobre un cuadrilátero de mármol apoyado sobre la hierba. Sin fecha. ¿Cuándo mueren los poetas? Han plantado en su tumba hasta un laurel. Olga tuvo que recortarlo porque protestaron los propietarios de las tumbas de atrás. Pero un amigo había llevado aquella mañana para compensarlo otra planta de laurel.

Se inclina para apoyar el ramo de rosas rojas. Arranca una hoja seca de una planta de crisantemos con la delicadeza de quien cura una herida a un niño recién nacido.

Ante la tumba-jardín acotada por la niebla se paran muchos jóvenes. Algunos llevan y leen el libro de los Cantos. En silencio. Una pareja de alemanes va depositando en algunas tumbas una rosa. Empiezan por la de Ezra Pound. Parecen dos actores. Se llaman él, Hames Vially; ella, Annischla Birkmaier, de origen ruso: "Venimos desde hace mucho tiempo cada año en estas fechas a Venecia, esta ciudad única en el mundo", me explica ella, "a visitar y agradecer a nuestros amigos la felicidad que dan a nuestra inteligencia nutriéndola, por ejemplo, con sus versos, como Ezra, o con su música, como Stravinski".

Preguntan en voz baja si la señora anciana es Olga Rudge y piden permiso para poder estrecharle la mano. Estamos ahora ante la tumba del gran compositor ruso Igor Stravinski, la número 36, al lado de la de su mujer, la 37, las dos en la tierra. También sin fecha. ¿Cuándo mueren los artistas?

martes, 14 de abril de 2009

Facebook entierra muertos, ayuda a vivos y descubre a políticos
















Facebook entierra muertos, ayuda a vivos y descubre a políticos


UNA SOCIEDAD MUY VIVA

La noticia en España ha sido la torpeza de Berlusconi y la ayuda pedida a Zapatero. Pero el terremoto italiano confirma la popularidad de aquel Gobierno y la fuerza arrolladora de la red. Facebook y los políticos más presentes en las redes sociales, como el primer ministro, el senador Marcello De Angelis o el alcalde de Roma Gianni Alemanno, han prestado una contribución inesperada frente a la emergencia.


Italia ha sufrido el terremoto más terrible de los últimos años. Pese a la opinión de Giampaolo Giuliani, los científicos italianos y los extranjeros coinciden en señalar que los seísmos son, salvo matices, imprevisibles. Las autoridades italianas han hecho frente a tres centenares de muertos, a decenas de miles de refugiados y a la destrucción completa de una parte de la región de los Abruzos con medios limitados y con episodios de desorden, pero sin tener la culpa de lo que allí sucedía.

Cierto es que la Protección Civil Italiana, dirigida por Guido Bertolaso, ha tenido un funcionamiento mejorable pese a los enormes méritos personales de sus componentes. Una vez más han sido los Ejércitos, en este caso dirigidos por el ministro de Defensa Ignazio La Russa, los que más ayuda material y moral han aportado. La novedad está en la sociedad civil: los voluntarios han sido más numerosos que nunca, y las redes sociales de Internet han aportado una ayuda que ha hecho más fácil el trabajo de las autoridades y más compartido el dolor de los damnificados.

Cuando Internet va más allá de las ciber-relaciones

200 millones de personas tienen ya un perfil en Facebook, la más popular de las redes sociales en Italia y la segunda en España después de Tuenti. Mark Zuckerberg Ha insistido en la vocación universal de Facebook, hablando de un "servicio que todo el mundo, en cualquier lugar, pueda usar, ya sean personas, compañías, presidentes o una organización que busque cambiar las cosas". Una universalidad que vaya más allá de las ciber relaciones, es decir que construya relaciones humanas reales y que cambie vidas a mejor.

Todos hemos sido en mayor o menor medidas escépticos al leer reiteradas declaraciones en este sentido del creador de Facebook. Al fin y al cabo se trata de un buen negocio y de una declaración de intenciones sin mayor compromiso aparente. Ya hemos escuchado muchas bonitas palabras así antes. Pero el caso es que Facebook ha servido de cauce, ante el terremoto italiano, para que el voluntariado haya escrito la que quizás sea su mejor página en lo que llevamos de siglo.

Desde la misma noche del seísmo todas las redes sociales de la derecha italiana se movilizaron, informando de los acontecimientos y reuniendo peticiones y ofrecimientos concretos de ayuda material y personal. Nucleo Talenti, Azione Giovani, Alleanza Cattolica, Casaggì Firenze, Casa Pound Italia, Mosaico Romano, Soccorso Sociale, Foro 753, Sala Macchine Teseo Tesei y Area entre otros grupos presentes en Facebook han participado en un movimiento popular excepcional. Los ecologistas de Fare Verde han abierto un centro de recogida de ayuda y han coordinado y enviado voluntarios. El ministerio de la juventud de Giorgia Meloni ha estado en primera línea de esta movilización, que efectivamente ha llevado a los jóvenes voluntarios a los lugares de mayor necesidad de una manera organizada, y que ha reunido la ayuda más urgente, desde agua potable hasta sangre.

La Protección Civil ha contado con la ayuda, esperada, de las Fuerzas Armadas, incluyendo los veteranos, los reservistas y el Cuerpo Forestal del Estado, la vieja milicia forestal; y con la colaboración, inesperada, de una parte importante de la juventud italiana que no habría tenido la oportunidad de ser útil de no ser por Internet. No es tampoco malo señalar que han sido las organizaciones juveniles del centroderecha las que más y mejor han participado en este movimiento, ya que la izquierda en la red es en Italia notablemente más débil y se ha dedicado, fundamentalmente, a criticar al Gobierno. Facebook no ha hecho que haya más voluntarios, sino que ha encauzado y ordenado energías, y ha permitido por ejemplo que el senador Marcello De Angelis –voluntario de Cruz Roja en medio de las ruinas y sin publireportajes de político profesional- explique en su perfil qué está funcionando y qué funciona mal, qué políticos y qué periodistas cumplen con su deber y quienes se limitan a buscar carroña. A cada cual lo suyo.

Ahora les toca a los políticos

Silvio Berlusconi no ha sido especialmente afortunado con sus declaraciones, pero sí lo ha sido su Ejecutivo con los hechos. Suele pasarle. Su equipo será acusado de keynesiano y de intervencionista, pero la verdad es que el terremoto no ha dañado sino acrecentado la popularidad del Gobierno, y el mensaje solidario de "reconstruyamos L´Aquila: una nación, un pueblo" ha demostrado que la sociedad –lo que de manera forzada llamamos la sociedad civil, el pueblo en suma- está muy viva. Y esa sociedad, que puede expresarse y unirse como nunca en la red, pide más y sobre todo mejor Estado, no menos.

La ministra Meloni, el senador De Angelis y el alcalde de Roma Gianni Alemanno han liderado esta envidiable reacción frente a la catástrofe. ¿Envidia? Sinceramente, sí, y se lo dice uno que fue voluntario en tiempos del Prestige. Es cierto, dos generaciones de políticos y de constructores deberán responder ahora por lo sucedido en los Abruzos. Tendríamos que ver cómo están las cosas por aquí. De momento Italia está en pie pese al dolor de los muertos, y a quien le toca responder –no en Facebook sino en directo- es a Zapatero, considerando la secular relación con España de la zona afectada. Berlusconi ha pedido a nuestro Gobierno una ayuda simbólica que puede darse. Quizás colaborando podamos aprender lo que representa este nuevo recurso frente a las catástrofes.

Pascual Tamburri
El Semanal Digital


L'AQUILA

Aquila (L’), ciudad de la regiòn de Abruzzo, es capital de la provincia y de la regiòn. Surge a los piès del Gran Sasso sobre una altura (714 m) que domina todo el valle del Aterno.

La ciudad, que habìa sido ideada por Federico II de Svevia, fue construida en el 1254, encima de los restos del anterior lugar romano de Amiternum. Resurgiò en el 1266 como “libero Comune” (libre Municipio) despuès de la destrucciòn por obra del rey Manfredi (1259), contava 99 plazas, 99 fuentes y 99 “castelli” (castillos) cada uno de los cuales elegìa su proprio alcalde. La uniòn de los alcaldes constituìa la “camera” de la ciudad, su jefe era el camerlengo.
Gracias a la autonomia politica y administrativa, el desarrollo economico y territorial fue rapido. L’Aquila pudo acuñar su propia moneda, un verdadero privilegio de la epoca medieval, y dar impulso a algunas actividades especìficas, como la industria de la seda, de la lana y de los encajes, y la cocciòn del azafràn, actividades que le hicieron asumir el papel, segunda solo a Nàpoles, de centro màs importante del Reino Angioino. Resistiò victoriosamente a Braccio da Montone que el 2 de Junio 1424 la atacò, pero fue arrollado por las milicias de Giovanna II a los ordenes de Giacomo Caldora; apoyò la casa de Anjou en contra de Alfonso de Aragon, y en la segunda mitad del 1400 llegò al apogeo de su potencia.

Se remonta a este perìodo la creaciòn de un “Studio generale” (una antigua universidad) y la apertura de una de las primeras tipografìas italianas por obra de Adamo di Rottwill, directo discìpulo de Gutenberg.Su declino empezò en vez en los ultimos años del siglo XV y en los primeros del XVI, cuando l’Aquila se hallò implicada en las guerras entre Francia y España, apoyandose primero a Carlo VII y despuès al emperador Carlo V. Ocupada en el 1529 por el vicerey Filiberto de Chalon, principe de Orange, fue saqueada y en parte destruida, sufriendo tambièn grandes pèrdidas territoriales y graves imposiciones fiscales por parte del governo imperial. Perdida su autonomìa y azotada ademàs por una serie de terremotos y epidemias, fue escenario de continuas rebeliones internas hasta el siglo XVIII, cuando Carlo III de los Borbones de España ascendiò al trono de Nàpoles y tratò de sanear las condiciones economico-sociales. Con los acontecimientos del 1799, L’Aquila tuvo que sufrir un nuevo saqueo por parte francès, y durante el reino de Murat fue privada de considerables tesoros artisticos. Durante el periodo del Risorgimento, despuès de la restauraciòn borbonica, participò a los movimentos de rebeliòn del 1821, del 1831 y del 1848, y declarò su anexiòn al reino de Italia el 8 de Septiembre de 1860, inmediatamente despuès de la entrada de las tropas de Garibaldi en Nàpoles.

lunes, 13 de abril de 2009



«Nada, pues, más vano que la gloria más allá de la tumba, a menos que haya dado vida a la amistad, que haya sido útil para la virtud, compasiva para la desgracia y que nos sea dado disfrutar en el cielo de una idea consoladora, generosa, liberadora, dejada por nosotros en la tierra»

domingo, 12 de abril de 2009

Tragedia de L'Aquila. Sera solidario ZP tratandose de Europa?




"Sería bonito si Zapatero restaurase la Fortaleza Española de L'Aquila"

La "Fortaleza Española" es uno de los monumentos -junto a la Puerta de Nápoles, dedicada al emperador Carlos I de España- que recuerdan la dominación española sobre la ciudad de L'Aquila, que formó parte del Reino de Nápoles desde 1527 a 1738.

lunes, 6 de abril de 2009

Despedida momentanea




A grandes empresas vas
y no hay peligro más cierto
que éste de que, arrebatado
por el afán del suceso,
se te derrame por fuera
lo que debes guardar dentro.
La vida interior importa
más que los actos externos;
no hay obra que valga nada
si no es del amor reflejo.
..
Pídele a Dios cada día
oprobios y menosprecios,
que a la gloria, aun siendo gloria
por Cristo, le tengo miedo.
No te acuestes una noche
sin tener algún momento
meditación de la muerte
y el juicio, que a lo que entiendo,
dormir sobre la aspereza
de estos hondos pensamientos,
importa más que tener
por almohada, piedra o leño.

domingo, 5 de abril de 2009

La pasion de Cristo Mel Gibson

EL TAMBOR DEL BRUCH- extraido de la rosa de los vientos.


# Situación en Cataluña en Mayo/Junio de 1808:

La insurrección en Cataluña tuvo fuerza desde el principio, pero con la desventaja de que Barcelona se encontraba ocupada por Duhesme y su “Cuerpo de Observación de los Pirineos Orientales”, que constaba de dos divisiones de infantería, la 1ª (Gral Chabrán) entre Badalona y Mataró, y la 2ª (Gral Lechi), italiana, en Barcelona, una brigada de caballería francesa en Barcelona, una brigada de caballería italiana en Hospitalet y Sans, y un batallón suelto de infantería guarneciendo el castillo de Figueras.

Por este motivo, el alzamiento catalán se inició en Lérida y Tortosa, y solo pudo contar con unas pocas tropas regulares: Regimiento de Extremadura, el regimiento de Ultonia (irlandés), el regimiento suizo de Wimpfen (muy repartido) y una compañía de artillería. Pero eso sí, contó a cambio desde su comienzo con el gran apoyo popular de los somatenes, muy entusiastas pero poco armados y entrenados.

Lo cierto es que Duhesme, a pesar de controlar Barcelona, no estaba seguro pues disponía solo de unos 12.000 hombres en total, que no bastaban para controlar a una población de 100.000 habitantes, guarnecer los fuertes de Montjuich, Hostalrich, Gerona, Figueras y Rosas, mantener el camino abierto con la frontera francesa y colaborar con el resto de Cuerpos franceses en sofocar la rebelión.

# Ordenes confusas:

Las órdenes que recibió Duhesme como prioritarias eran las de apoyar al Mariscal Moncey en su intento de llegar a Valencia desde Madrid, así que debía presionar hacia Castellón, llegando por lo menos hasta Tortosa para atraer allí a los españoles y estar en situación de acudir en apoyo de Moncey si este no conseguía llegar a Valencia..
Duhesme interpretó estas órdenes a su manera, y decidió aprovechar el movimiento para castigar a las ciudades rebeldes de Manresa, Igualada y Lérida, así que formó dos columnas, una al mando de Chabrán, con 5 batallones de su división más el 3er regimiento de coraceros, tomaría el camino de Tarragona, mientras que otra más pequeña, al mando de Schwartz, con dos batallones de la div Chabrán (3º inf de línea y 2º suizo), otros dos batallones napolitanos y dos escuadrones de cazadores napolitanos a caballo, se dirigiría a Manresa.

# La Columna Schwartz:

Las instrucciones de Schwartz con su pequeña columna (no más de 3.800 hombres) eran dirigirse por Molins de Rey y Martorell hacia Manresa, exigir allí una contribución de 750.000 francos y castigar a los cabecillas de la rebelión, destruir los molinos de pólvora que allí hay y después dirigirse por Cervera hacia Lérida, tomarla si se pudiese y cobrar una contribución allí de 600.000 francos, después de esto debería acudir hacia Zaragoza para encontrarse con Lefevbre y entregarle esos dineros para pagar a las tropas.

La verdad es que todo esto era demasiado para una columna tan pequeña como la de Schwartz, y además era iniciativa propia de Duhesme, ya que Napo nada dijo de todo esto. A pesar de lo cual, los franceses salieron de Barcelona el 4 de Junio dispuestos a cumplir con sus órdenes.

# Los españoles:

Parece ser que alguien se enteró o sospechó la dirección que tomaban los gabachos, porque el mismo día 4 por la tarde se tocó “a somatén” en Igualada y Manresa, y enviaron dos comisionados a Villafranca del Penedés, a pedir armas al gobernador de allí, don Juan de Toda.

Este se negó a armar a los paisanos, y entonces un grupo de somatenes armados con hachas y escopetas que había salido de Igualada, proclamó a uno de los comisionados (don Antonio Franch) como su jefe, y optó por dirigirse a las alturas del Bruch, donde mejor podrían aguantar al enemigo.

Entretanto, otro grupo se había formado por unos cuantos Guardias Valones huidos de Barcelona, al mando del sargento mayor Justo de Bérriz y el capitán Carlos Vicente, además de un destacamento del regimiento suizo de Wimpfen (teniente Francisco Krutter) que estaba en Manresa.

# El Bruch:

Schwartz llegó a Martorell con bastante lluvia, lo que le retrasó en su avance, así que pernoctó allí y al día siguiente se dirigió a los altos del Bruch, llegando cerca del mediodía al Bruch de Arriba, avanzaba descuidado y con solo una pequeña vanguardia de caballería de cazadores napolitanos.

Al llegar a la primera revuelta del camino que conduce a Igualada, los somatenes que habían cortado el camino con troncos y habían hecho algún parapeto precario, comenzaron a disparar desde un bosque de pinos cercano.

Schwartz consiguió desplegar uno de sus batallones para desbordar la posición y expulsó del bosquecillo a los somatenes, persiguiéndoles hasta Casa-Masana, donde se encontraron con que allí acudían todos los somatenes de la comarca, así como los destacamentos de Wimpfen y de Guardias Valones. El batallón francés se vió sorprendido y se retiró en desorden hacia el Bruch, donde se encontraba el resto de sus fuerzas, que pensando que el peligro había pasado estaban dedicándose a almorzar el rancho, así que el caos que se montó entre los franceses fue en aumento.

Schwartz intentó formar un gran cuadro con todas las tropas que pudo juntar y contraatacar a los catalanes, pero dicen que el sonido de los tambores que resonaban por todo el valle haciendo ecos en las montañas le hicieron pensar que tropas regulares acudían al combate, así que decidió retirarse lo mejor que pudo.

# El Timbaler:

No se sabe a ciencia cierta si fue el ruido del tambor o el de las campanas de los pueblos tocando a rebato lo que más miedo causó en el franchute, lo cierto es que los somatenes de Sanpedro traían un tamborcillo de 14 años llamado Isidro Llusá, junto con otro de Igualada llamado Benito Malvehí, así como un vecino de Piera, Miguel Rigol, que había sido trompeta de caballería, y que estuvieron tocando durante casi toda la acción, animando a los suyos, aunque se cuenta que a Isidro Llusá lo capturaron los gabachos y le quitaron el tambor, aunque después escapó.

# La retirada:

Al principio las tropas de Schwartz se retiraron con cierto orden, perseguido de cerca por los somatenes, pero al llegar a Esparraguera encontró el camino cortado y a los lugareños atrincherados, así que tuvo que dividirse campo a través, perdió una pieza de artillería y se desordenó según caía la noche, regresando a Barcelona en la madrugada del día 7 en estado lastimoso.

Esta fue la 1ª acción del Bruch, luego hubo una segunda cuando Duhesme juntó más tropas, y lo intentó con una división entera (la de Lechi), pero otra vez se encontró con la resistencia de los valerosos somatenes y de los guardias valones y los suizos, que para esta ocasión cambiaron sus uniformes por trajes de payés con barretina y todo y además habían recibido algún viejo cañón, que junto con el capturado a Schwartz en la anterior ocasión colocaron muy bien cerrando el paso a las columnas francesas.

Duhesme también se echó atrás esta segunda ocasión y esto sirvió para que toda Cataluña se levantara en armas enardecida por estas dos acciones victoriosas.






Luego se irían los franceses hasta la frontera y llegaría Napo “in person” con su vieja guardia y 150.000 hombres más y cambiarían las tornas, pero la moral de resistirse ya no decayó en España ni en Cataluña hasta el fin de la guerra.

sábado, 4 de abril de 2009

Venganza

El silmarillon

memoria historica politicamente incorrecta





Franco tuvo mucho más olfato político que el fascismo español
Pascual Tamburri Bariain

Una investigadora de la Universidad de Navarra publica su análisis del fracaso de la Falange. El dictador fue más realista que los fascistas, y España lo agradeció.

Los historiadores dedicados a la España contemporánea han consagrado mucho tiempo y muchas páginas durante décadas a lo que nunca dejó de ser un pequeño partido fascista en medio de una Europa fascista o fascistizada con mucho mayor éxito. Con un limitado acceso a fuentes y testimonios primarios y sobre todo con un gran trabajo de biblioteca Merdeces Peñalba nos ofrece ahora, en la serie histórica editada por la Universidad a la que pertenece, un balance historiográfico, un punto de partida y una síntesis interesante para el lector no especialista.

No entraré a discutir si el trabajo de Peñalba es o no propiamente de investigación. La autora en realidad aún no es doctora, y esta apretada monografía debe mucho a las inexorables necesidades de la vida universitaria actual: una persona que prepara su tesis sobre la Secretaría general del Movimiento en época de Francisco Franco necesita conocer bien a los protagonistas de su verdadero trabajo, no puede ignorar el contexto y los precedentes con los que tuvo que contar la Falange de Franco y, además, probablemente necesite publicar desde estos inicios de su vida universitaria. Nada más lógico que cimentar su primera composición de lugar sobre lo que muchos otros han escrito y dicho antes de 2009. Lejos de ser un reproche es un trabajo útil para ella que además ofrece generosamente a quienes podemos disfrutarlo.

¿Qué fue Falange Española? Peñalba no se deja enredar en discusiones bizantinas y asume lo evidente, lo que dijo ya Stanley G. Payne desde su primer trabajo y con mayor razón en muchos de los sucesivos: la Falange fundada en 1933 no fue sino la manifestación política más cumplida del fascismo español, es decir la participación española en un complejo fenómeno político y cultural de la Europa de entreguerras. Fue el fascismo una realidad moderna, con sólidas raíces en el pasado pero inmune a toda nostalgia de éste, creada en, por y para sociedades avanzadas o en trance de avance, sintético, ambiguo, contradictorio y sorprendente; y por supuesto muerto en 1945 tras haber asombrado al mundo en sólo dos décadas.

Peñalba acierta plenamente al señalar las contradicciones de este fascismo español, recubierto sí de voluntad modernizadora y renovadora, pero surgido en una sociedad atrasada en la que se estaban debatiendo cuestiones que sólo superficialmente afectaban a lo que en todos los demás países de Europa se dirimía al mismo tiempo. Leyendo a Peñalba se entiende cómo y por qué –aunque dejando amplio campo a otras interpretaciones- la Falange de José Antonio Primo de Rivera fue un fracaso, no tanto por no conquistar el poder como Benito Mussolini o Adolf Hitler cuanto por no llegar ni lejanamente a la capacidad de movilización popular, de reclutamiento de líderes y de maduración intelectual que alcanzaron Corneliu Codreanu en Rumanía, sir Oswald Mosley en el Reino Unido o Léon Degrelle en Bélgica, por poner sólo tres ejemplos de fascismos a su modo exitosos pese a no conquistar el Estado respectivo.

El fracaso de la Falange inicial fue paralelo a la fascistización sólo tópica de la derecha española, casi sin excepciones pero también casi sin hondura apreciable. El triste destino de la Segunda República terminó enfrentando a una derecha autoritaria –en la que hasta los centristas y democristianos participaron, salvo excepciones y arrepentimientos tardíos- con una izquierda totalitaria; y si en la primavera de 1936 los verdaderos demócratas brillaban en España por su ausencia del mismo modo escaseaban los verdaderos fascistas, reducido a la impotencia, la prisión o la muerte el exiguo grupo de dirigentes formados de los que disponía la Falange antes del 18 de julio.

El fracasado del golpe de Estado, el inicio de la guerra civil y el inicio del caudillaje de Franco quedaron revestidos con el nombre y la apariencia de la Falange. Pero esa "segunda Falange", de verdadera importancia política, tenía con la primera en común poco más que el nombre, los símbolos y la vinculación más personal que militante de algunos de sus dirigentes con el Ausente. El nombre más significativo de esa Falange con aspiraciones totalitarias y con centenares de miles de hombres y de mujeres encuadrados en todo tipo de organizaciones incluyendo las milicias combatientes fue Ramón Serrano Súñer, amigo personal del fundador, cuñado de Franco, diputado derechista, constante partidario desde comienzos de los años 20 de la modernización y europeización de España.

Como ha demostrado Adriano Gómez Molina, Serrano diseñó desde 1937 y con un equipo de jóvenes colaboradores de altísimo nivel intelectual una Falange a tono con los tiempos que parecían vivirse: una Falange fascista con vocación de gestionar el Estado y al servicio de Franco en la medida en que Franco se asimilase a la modernidad fascista . Peñalba recorre con interés los nombres y los hombres que protagonizaron aquel proyecto regenerador único en nuestra historia, que caducó con la postergación de Serrano y con la progresiva debilidad militar de los fascismos.

Esa "segunda Falange", fruto de la unificación en una sola etiqueta de todas las fuerzas políticas alzadas contra el Frente Popular, no murió con la derrota del Eje. Franco quiso contar siempre con representantes de todas las fuerzas sobre las que se había creado su poder, y si bien no quiso nunca anular a todas en beneficio de una sola nunca prescindió de ninguna. La Falange de José Luis de Arrese, de José Antonio Girón de Velasco y del siempre presente Raimundo Fernández Cuesta ya no pudo ni quiso ser totalitaria desde 1942 ó 1942, pero siguió presente en la vida de aquel régimen por autoritario y tradicional, amén de antimoderno, que pareciese a los falangistas de Serrano. Peñalba constata cómo también esa "segunda Falange" fracasó en su tarea pero prestó servicios al franquismo hasta la muerte del general. Para entonces tanto la mínima y confusa Falange juvenil de anteguerra como el embrión de Falange totalitaria de la inmediata posguerra eran meros recuerdos: pero España sigue marcada por su existencia, y más aún por las confusiones sobre su contenido y las disputas entre sus protagonistas. Algo que Peñalba nos cuenta razonablemente, aunque con inmensas posibilidades de matización y ampliación, y que hace desear una pronta ampliación y culminación de un trabajo meritorio dadas las circunstancias. Su lectura aprovecha a quien quiera saber cómo se investiga hoy nuestro siglo XX y conviene a quien desee una visión más de uno de los grandes desconocidos de nuestro pasado reciente.

http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idarticulo=93988

viernes, 3 de abril de 2009

Mito


"Toda cultura, si le falta el mito, pierde su fuerza natural sana y creadora. El enorme apetito histórico de la insatisfecha cultura moderna, el coleccionar a nuestro alrededor innumerables culturas distintas, el voraz deseo de conocer, ¿a que apunta todo esto sino a la perdida del mito, a la perdida de la patria mítica, del seno materno mítico?

Parece que apenas es posible trasplantar con éxito durable un mito extranjero sin producir con ese trasplante un daño incurable al árbol."

Solo se vive una vez!!

jueves, 2 de abril de 2009

Corriendo a la derecha del camino


AC/DC - Rock 'N Roll Train
http://www.youtube.com/watch?v=z1k-qDH6Xoo

Rienzi


"¡Como! ¿Llorais la pérdida de nuestros amigos muertos en los combates? Su noble sangre es rocío que baña ardiente suelo, y Roma surge fertilizada del fecundante bautismo. ¡Cuantos héroes entre nuestros padres, no sucumbieron en estériles guerras! Pero, otros, afortunados en vuestros esfuerzos, lograsteis ser libres, grandes, fuertes, victoriosos; no me deis a pensar que sois capaces de maldecir un día de gloria. Ahuyéntese la tristeza, y ocupad vuestros puestos junto a mí. Dios, que protege mi raza, y lee en mi corazón, guiará mi brazo vencedor."