martes, 31 de marzo de 2009

Bancos





"La Bolsa de Nueva York es la mejor herramienta revolucionaria que existe" (Trotsky).

"Permitidme fabricar y controlar el dinero de una nación, y ya no me importa quienes sean sus gobernantes" (Meyer Amschel Rothschild).

"Me temo que al hombre de la calle no le gustará saber que los bancos pueden crear y de hecho crean dinero. El volumen de dinero en existencia varía solamente con la acción de los bancos aumentando y reduciendo sus préstamos. Cada préstamo o cuenta en descubierto crea dinero. Y los que controlan el crédito de una nación dirigen la política de su gobierno y tienen en sus manos el destino del pueblo" (Reginald McKenna, miembro de la Cámara de los Comunes; discurso en el Midland Bank, enero 1924).

"Poder inmenso y despótica dominación económica están concentrados en manos de unos pocos. Este poder deviene particularmente irresistible cuando es ejercido por los que, controlando el dinero, gobiernan el crédito y determinan su concesión. Ellos suministran, por así decirlo, la sangre de todo el cuerpo económico y la retiran cuando les conviene: como si estuviera en sus manos el alma de la producción de manera que nadie ose respirar contra su voluntad" (S.S. Pío XI, "Quadragesimo Anno").

lunes, 30 de marzo de 2009

Excalibur


"Lejos del hedor de lo moderno
más allá de las chusmas
el iniciado sigue la ruta de los dioses.
Allí la noche aún posee
muy escondido en su soledad
el reflejo de la espada.
Cada camino es una prueba
cada paso es un peligro,
pero nada puede detener
a los amantes de la luz.
La espada es la guía
en ella quedan
susurros de vida
perdidos en el viento,
en ella está
la secreta armonía
que ha soñado el infinito,
en ella está
grabada para siempre
la palabra del origen.
Sólo la luz del ser
es capaz de abrir el entusiasmo.
He visto la espada azul
en la cima de la montaña,
he entrado en la noche de los dioses
después de muchos caminos.
Pero las sombras me devuelven
a la ciudad donde falta la palabra."

Eugenio Gil-Los hijos del viento

domingo, 29 de marzo de 2009

sábado, 28 de marzo de 2009

Leonardo Castellani


Ya que los cuerdos no hablan,
hablará el loco.

Yo, un loco que ha amado su locura,
sí, más que los cuerdos sus libros
sus bolsas y sus hogares tranquilos
o su fama en boca de los hombres.

Un loco que en todos sus días
nunca ha hecho una cosa prudente.
Nunca ha calculado el costo
ni contado lo que otra cosechaba
el fruto de su ingente siembra
contento con desparramar la semilla.

Un loco que es impenitente
y que pronto al final de todo
reirá en su corazón solitario
cuando el grano maduro caiga en los graneros,
y los pobres sean llenos que andaban vacíos,
aunque él ande hambriento...

El Sargento de Hierro dirigida por Clint Eastwood

viernes, 27 de marzo de 2009

"Batman. El Caballero Negro" de Christopher Nolan

Un alcalde en el Everest

Comandante Massoud



Ahmed Shah Massoud (Persa: احمد شاه مسعود Ahmad Shāh Mas'ūd) (2 de septiembre de 1953 - 9 de septiembre de 2001) fue un estudiante de ingeniería en la Universidad de Kabul que se convirtió en líder militar afgano y desempeñó un importante papel en la expulsión del Ejército de la Unión Soviética que había invadido el país en 1979, ganándose el sobrenombre de "El león de Panjshir".

Biografía

Hijo de un funcionario de la monarquía afgana, nació en la aldea de Jangalak, en el Valle de Panjshir. Del nombre de este valle, que en persa significa "cinco leones", deriva su apodo "Shir-e Panjshir", es decir "el León de Cinco Leones", o "el León de Panjshir", siendo esta última la variante más usada en la prensa mundial.

Estudió en el Liceo Francés Isteqlal de Kabul y luego ingresó en la Escuela Politécnica de Kabul para estudiar ingeniería.


Apasionado por la independencia de su país, se unió a la resistencia clandestina luego del golpe de estado fomentado por el príncipe Daud. Durante cinco años integró una milicia compuesta por una centena de hombres armados con antiguos fusiles. Más tarde fue uno de los adalides de la lucha contra la ocupación soviética. En 1984 creó y encabezó el Consejo de Supervisión, que se convirtió rápidamente en el centro político de todo el norte afgano extendiendo su influencia sobre 15 de las 29 provincias del país. Como comandante de la Jam'iat-e Islami (Agrupación Islámica) combatió sin tregua contra el Ejército Rojo, convirtiendo al Valle de Panjshir en el escenario de las operaciones más importante de la resistencia. En los años noventa, tras la caída del régimen pro soviético, fue ministro de defensa del tumultuoso gobierno integrado por las diversas facciones rivales presidido por Burhanuddin Rabbani en un marco de guerra civil. Tras la caída del gobierno de Rabbani y el ascenso de los talibanes al poder, Massoud se convirtió en el líder militar de la Alianza del Norte, una coalición de varios grupos de oposición afganos durante la larga guerra civil. Mientras los talibanes controlaban la mayor parte del país, las fuerzas de Massoud fueron obligadas a retirarse al norte de Afganistán. Controlaban aproximadamente el 10% del territorio y acaso un 30% de su población.

Massoud fue víctima de un atentado suicida perpetrado por Al-Qaeda en Khvajeh Ba Odin el 9 de septiembre de 2001, dos días antes de los Atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos.

En septiembre de 2003, el correo oficial francés emitió un sello postal con su efigie, en conmemoración del segundo aniversario de su muerte.

En 2004, su hermano Ahmed Zia Massoud fue designado vicepresidente de Afganistán.

jueves, 26 de marzo de 2009

29-M: La Marcha por la Vida se propone


29-M: La Marcha por la Vida se propone “rescatar para la sociedad civil el debate del aborto”

* aborto
* derecho a vivir
* derechos humanos
* Hay Alternativas
* Marcha por la Vida
* Nueva ley del aborto



100 mil personas participarán en los actos del 29-M, que se han presentado esta mañana.

REDACCION HO.- El respaldo de más de cien entidades cívicas, profesionales, culturales y estudiantiles convertirá el 29 de marzo en la primera "celebración cívica contra la ley de plazos del aborto".

La Marcha por la Vida del próximo 29-M será una fiesta llena de color, música y alegría, porque "el movimiento por el derecho a vivir es una corriente ciudadana de alegría, frente a la minoría que propaga la muerte, que son unos tristes", dijo este miércoles la doctora Gádor Joya, durante la presentación en conferencia de prensa de la Marcha por la Vida.

Junto a la doctora Joya, participaron en la presentación el profesor Nicolás Jouve de La Barreda, catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, impulsor de la Declaración de Madrid sobre el aborto y miembro del Comité de Expertos de Derecho a Vivir; Jesús Poveda, psiquiatra y presidente de Provida Madrid; Raúl Mayoral, de la Fundación San Pablo-CEU; y por el portavoz de Universitarios por la Conciencia Social (UCS), José Miguel García.

Para el psiquiatra y presidente de Provida Madrid, Jesús Poveda, la marcha pretende "rescatar a la sociedad civil para el debate del aborto", que consideró "muy ideologizado":

"La sociedad no demanda la ley del aborto en los términos en los que se plantea y llevaremos este mensaje al Gobierno".

Gádor Joya remarcó el carácter festivo de la convocatoria:

"Vamos a celebrar que somos más, que tenemos la razón, la verdad, la belleza y el bien de nuestro lado, y que ninguna ley podrá imponer la muerte frente a la marea de la vida. Hay mucho que celebrar, porque vamos a parar la ley de plazos, vamos a salvar vidas humanas que no pueden defenderse por sí mismas".

José Miguel García, de Universitarios por la Conciencia Social, afirmó que la ley que propone el Gobierno "va contra las personas con discapacidad y contra los hombres". Criticó a los políticos por su "actitud electoral" en este asunto, que calificó de "el mayor acto de pedofilia política". "El aborto es la mayor violencia de género contra la mujer",concluyó.

La manifestación llega en plena eclosión de organizaciones cívicas, think tanks, asociaciones juveniles y de estudiantes, fundaciones y plataformas pro-derechos civiles que han sintonizado espontáneamente en la promoción del valor absoluto de la vida y el apoyo a la mujer embarazada. La manifestación empezó siendo convocada por Derecho a Vivir (DAV), HazteOir.org, Médicos por la Vida y ProVida Madrid, y ya hay más de cien entidades que se han adherido.

Medios de comunicación extranjeros

Medios de comunicación italianos y franceses han enviado reporteros para seguir decerca la respuesta del amplio y heterogéneo movimiento español pro-derechos civiles a la iniciativa del Gobierno de establecer el aborto libre en un régimen de plazos y facultar a las niñas de 16 para abortar sin permiso ni información paternos.

La Manifestación tendrá un marcado carácter festivo. Un autobús de dos pisos irá en el centro y desde el mismo se repartirán globos y folletos DAV.

La música será otro elemento destacado. Un DJ interpretará una sesión especial con canciones pro-vida. Dos pantallas gigantes, instaladas en la Plaza de las Cortes, emitirán clips musicales y testimonios pro-vida.

Condena de la violencia contra la mujer

La Marcha por la Vida saldrá a las 12.00 horas del domingo 29 de marzo de las inmediaciones del Ministerio de Igualdad,en la calle Alcalá, atravesará la calle de Cedaceros y llegará hasta la Plaza de Las Cortes, donde varios científicos y activistas leerán breves alocuciones a favor del derecho a vivir, el apoyo a la mujer frente a la violencia abortista y contra la ley de plazos.

El color rojo de Derecho a Vivir (DAV) impregnará los símbolos y distintivos de la Marcha por la Vida. Se repartirán más de 10 mil gorras, camisetas y banderolas DAV.

En la cabecera de la manifestación circulará una pancarta con el lema Derecho a Vivir (DAV) y en el centro, otra gigante, visible desde el aire por los helicópteros que puedan estar grabando el recorrido de la Marcha por la Vida.

A la misma hora, en las principales ciudades de toda España se celebrarán concentraciones ante los ayuntamientos, en las que se leerá el Manifiesto de la Semana por la Vida.

Respuesta ciudadana

Todo indica que el Gobierno no contaba con esta creciente respuesta de los ciudadanos, lo cual explicaría que la ministra de Igualdad haya rectificado ostensiblemente en los últimos días su política de exclusión de los expertos más cualificados y prestigiosos de la Comunidad científica, y vaya a recibir elpróximo 2 de abril a representantes de la Declaración de Madrid y del Comité Asesor de Derecho a Vivir (DAV), una delegación que estará encabezada por el doctor Jouve y la doctora Joya, e incluirá al profesor César Nombela, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense, y al doctor Luis Chiva, miembro del Comité DAV y portavoz de Ginecólogos por el Derecho a Vivir (DAV).



Hombre mortal mis padres me engendraron,
aire común y luz de los cielos dieron,
y mi primera voz lágrimas fueron,
que así los reyes en el mundo entraron.

La tierra y la miseria me abrazaron,
paños, no piel o pluma, me envolvieron,
por huésped de la vida me escribieron,
y las horas y pasos me contaron.

Así voy prosiguiendo la jornada
a la inmortalidad el alma asida,
que el cuerpo es nada, y no pretende nada.

Un principio y un fin tiene la vida,
porque de todos es igual la entrada,
y conforme a la entrada la salida.

Lope de Vega

Sin cambiar de bandera


"Resulta difícil olvidar que a muchos de nosotros nos sorprendió una lluvia de descalificaciones sin medida. Desde publicaciones religiosas o desde la atalaya de la prensa más conservadora, se nos llamó marxistas. Se nos acuso de demagogia. Se nos negó sistematicamente el derecho a reivindicar para una España distinta y nueva la exigencia de una profunda renovación social, como base imprescindible para el logro de una comunidad nacional modernamente reajustada. Sabíamos que aquella empresa no era amable y tranquilizadora porque intentábamos proclamar un cambio en las estructuras políticas y sociales, adecuándolas a la realidad. Nosotros estábamos en contra de una política paternalista y mediocre, de frenos, censuras y coacciones. Nosotros estábamos en la modernidad, mientras que los que hoy se proclaman progresistas ejercían la intolerancia como medio defensivo de intereses inconfesables.

En el Frente de Juventudes se vivió el rango ético de la obediencia, pero también se alento el sentido de una justa rebeldia. En sus filas se asentó la más pura y verdadera espuela crítica del régimen. Desde él partió la denuncia de muchas cosas que no respondían al ideal servido y que no tenian nada que ver con la exigencia de un cambio sinceramente revolucionario"

miércoles, 25 de marzo de 2009


Porque caminaba solo,
bajo las silenciosas estrellas, y en ese momento
percibí lo que de poderoso tiene el sonido...
Y me quedé
en la noche ennegrecida por la tormenta inminente,
bajo una roca, escuchando notas que son
el fantasmal idioma de la antigua tierra
o que tienen su penumbrosa morada en los vientos distantes.

Y allí bebí el poder de la visión.

William Wordsworth.

Tengo la camisa negra

Derecha italiana






"La política es una actividad inmanente el espíritu humano. Por lo tanto quien, sinceramente y conociendo el significado de la palabra, se propusiera de apartarse de toda política, debería renunciar a vivir".

Giovanni Gentile

Salve Bandera


La leyenda atribuye el color rojo a la sangre vasca derramada en unión con Castilla

Se nos enseña tan poco sobre la Patria que cabe preguntarse si mucha gente conoce la leyenda que da origen al color rojo de la bandera nacional.

Refleja la sangre de un soldado vasco muerto en defensa de la bandera blanca de Castilla. Conocí por primera vez esta leyenda en Nueva York, a través de un ensayo escrito por un periodista vizcaíno y que fue editado en Bilbao el año 1953. Como el libro está dedicado a la memoria de Enrique, su hermano, sospecho que fue regalo del embajador José Félix de Lequerica (1).

Nos recuerda este ensayo el amor histórico existente entre Vasconia y Castilla, amor entreverado de no pocas reservas por parte de la primera, siempre celosa de sus libertades y fueros. Fueros y libertades que en realidad no estaban en peligro por la simple razón de que era mas fuerte el peso de Vasconia sobre Castilla que viceversa. Ya dice don Claudio Sánchez Albornoz que Castilla es un reflejo de Vasconia.

A través de ese flujo histórico de atracción y rechazo se forja la leyenda que da origen a la bandera de España.

Todos sabemos que en principio no podía existir la tal bandera porque no existía tampoco España como nación. El fondo del pendón de Castilla era blanco hasta que lo tiñó de sangre un alférez de Baquio apellidado Olea. La leyenda de la muerte del caballero Olea fue recogida por Navarro Villoslada en su novela histórica "Doña Urraca de Castilla". También la recoge el historiador Layburo en su "Historia del Señorío de Vizcaya". Ocurrió en tiempos de la extravagante reina doña Urraca -tan familiar para nosotros los gallegos, tan ligada a la historia compostelana-. Tras pelearse a muerte con su marido Alfonso I, Urraca llevó a las huestes de Castilla a pelear contra las aragonesas y navarras que mandaba Alfonso. Con los castellanos iban también muchos vascos y la batalla de Camp de Espina tuvo lugar el año 1111 cerca de Sepúlveda.

El caballero Olea, un vizcaíno portaba la bandera blanca de Castilla. Cercado por los enemigos que se la querían arrebatar, al alférez le segaron de un tajo la mano derecha, que sostenía el estandarte. Lo pasó entonces a la mano izquierda, se la segaron también. Con los muñones cruzados como garfios de hierro mantuvo enhiesta la bandera. Le segaron el brazo derecho. Con los dientes y el muñón que le quedaba aún la sostuvo, hasta que perdió también el brazo izquierdo. Cayó entonces, y con su cuerpo protegió la bandera y mientras le remataban aún se le oía gritar: "Castilla y Olea".

También el pendón real era de color carmesí recamado en oro, el cual, con las armas tradicionales de Castilla y León, fue el distintivo de los ejércitos desde el Medievo. Así era el estandarte que llevó Fernando III a la conquista de Sevilla. Los Reyes Católicos le agregaron las armas de Aragón y de Sicilia.

Así se fueron forjando los colores nacionales al paso que se forjaba España. Los soldados de Carlos V llevaban calzas y gorra roja acuchillada de amarillo. Los de Felipe II, uniformes amarillos acuchillados de rojo. La decoración adamascada del buque real era carmesí recamada de oro.

Cuando vinieron los Borbones a España trajeron su propia bandera blanca con sus propios símbolos. En cierta manera los antiguos colores de Castilla fueron cayendo en el olvido hasta el día en que, tras apercibirse que la bandera blanca de sus buques se confundía con las similares utilizadas por las otras naciones que como Francia, Náopoles, Toscana y Palma también estaban regidas por la Casa de Borbón, Carlos III le encargó a su ministro de Marina que se estudiase un posible cambio de bandera.

Los expertos a los que el ministro encargó del tema tuvieron en cuenta los colores tradicionales de la dinastía de los Austrias. El ministro le presentó al rey doce modelos distintos de bandera y en once predominaba el color rojo. Tras elegir la bandera actual, Carlos III la convirtió en oficial para todos los los buques del Reino a través del real decreto del 28 de mayo de 1785. Sólo en tiempos, de Isabel II la bandera bicolor se convierte (real orden del 20 de diciembre de 1843) en la oficial de todos los Ejércitos.

Este es el origen y el simbolismo de la bandera, cuyo color predominante refleja la legendaria unión entre Vasconia y Castilla.

También resulta interesante conocer el simbolismo y el origen de la bandera republicana tricolor.

Es sabido que el color morado pretende ser el reflejo del pendón de las Comunidades de Castilla. Pretensión que ha dado lugar a grandes controversias históricas no enteramente resueltas.

La opinión de historiadores como Lafuente o Fernández Duro, a los que apoyaba Cánovas, es que, siendo aquel movimiento comunero por su propia esencia aristocrático, nunca se supo que hicieran uso del tal pendón morado; antes parece probado que utilizaban tanto el pendón como el sello real.

Lo que sí parece probado es que la bandera, o pendón morado con un castillo de plata en el centro, era el distintivo de "Los Comuneros", logia masónica que desarrolló una gran influencia hacia el año 1820.

En 1869, los concejales republicanos de Madrid, al filo de la revolución septembrina, adoptaron unas fajas tricolores morado, amarillo y rojo, una clara imitación de las fajas azules blanco y rojas que estilaron los revolucionarios franceses, cocarda republicana que simbolizaba el tríptico jacobino "libertad, igualdad, fraternidad", que posteriormente pasó a convertirse en bandera de Francia.

Ángel Fernández de los Ríos presentó un informe al Congreso documentando al color morado como fondo del pendón de Castilla, y dijo también que el desdichado Juan de Padilla lo llevaba como enseña. Era, pues, símbolo de la resistencia comunera. Ello fascinó a los septembrinos, que intentaron, como luego se insistiría en la Primera República, cambiar la bicolor por la tricolor. No lo consiguieron. El historiador Lafuente consideró que lo del Pendón morado comunero era una patraña. Establecida de nuevo la Monarquía, Alfonso XII adoptó como guión real el supuesto pendón morado de Castilla.

Con la Segunda República cundió la especie de que la bandera roja y gualda servía a modo de distintivo personal de la dinastía destronada. Había que desterrarla también, sustituyéndola por la de los comuneros. Se trataba de una estupidez; pero ya ha prevenido don Manuel Azaña de los peligros de dejarlas sueltas por Madrid, dado que arraigan mejor que las acacias.

Haciendo gala de una brutal ignorancia, se arrojó de los edificios oficiales a la bandera tradicional de España, la que simbolizaba la unión de Vasconia y Castilla, la unidad de la Patria y las glorias y las penas del Imperio español. La Constitución de 1931 estableció que la bandera de la República, sería roja, amarilla y morada. Venía la República con una explosión del triste color morado.

Fue restablecida la antigua bandera el año 1936, y una vez más, en nuestra dramática historia, teñida por mucha sangre.

Ahora, cuando mirando hacia las Vascongadas, estamos viendo lo que vemos, produce como una sensación de angustia recordar la vieja leyenda y a la vez repetir las palabras con que fue apostillada por el historiador Layburo:

"Así defendieron siempre, y así defenderemos hoy los hijos de Vizcaya la bandera nacional, que si en el siglo XII era solo de Castilla, hoy es de España".



(1) E. Calle Iturrino. "Origen y simbolismo de la bandera nacional, Bilbao, 1953.

martes, 24 de marzo de 2009


“Hay épocas de decadencia en las que se desvanece la forma de vida profunda que en cada uno de nosotros está dibujada de antemano. Cuando perdemos sus huellas, vacilamos y nos tambaleamos como seres a quienes falta el sentido del equilibrio. Entonces pasamos de las oscuras alegrías a los oscuros dolores. Y la conciencia de una infinita pérdida hace que el pasado y el porvenir se nos aparezcan llenos de atractivos, y mientras el instante huye para no volver más, nos balanceamos en épocas remotas o en fantásticas utopías”.

Ernst Jünger

Diario de una Bandera


El dolor nubla nuestros ojos, pero hay que reír, que cantar las canciones brotan y entre vivas a España el pueblo aplaude loco, frenético, nuestra entrada.

Jamás impresión más intensa embargó nuestros corazones; a la emoción dolorosa del desastre se une la impresión de la emoción del pueblo traducida en vítores y aplausos. El corazón sangra, pero los legionarios cantan y en el pueblo renace la esperanza muerta.

El Teniente Coronel, subido en la borda del barco, saluda al pueblo de Melilla y le dice con palabras vibrantes y entusiastas que les llevamos la tranquilidad perdida, que allí está el heroico Sanjurjo que es la mejor garantía de éxito de la empresa, y sus palabras se acogen con clamorosas ovaciones, los vivas se suceden y el pueblo se desborda en entusiasmo.

En el mayor silencio desembarcan los legionarios, y con la música y Banderas en cabeza, desfilan los peludos de Beni Aros y en columna concentrada recorren el pueblo entre los vítores de la muchedumbre. Los balcones se llenan, los aplausos se repiten y las mujeres lloran abrazando a los legionarios.

Al paso de las Banderas se escuchan mil comentarios: Ahí va Millán Astray, miradlo qué joven. Estos son soldados; qué negros y qué peludos vienen. Mirad a los oficiales, qué descuidados, con sus trajes descoloridos; huelen a guerra. ¡Estos nos vengarán!

Nuevos tiempos, tiempos salvajes





La Vanguardia
30 de octubre de 1964


Ayer vivió nuestra ciudad una horas de sincera emoción y auténtica solemnidad durante la celebración de la ceremonia inaugural del monumento a José Antonio. El pueblo de Barcelona se sumó a esta efemérides, con la que nace el homenaje permanente a este español excepcional que legó a las generaciones de hoy una de las más altas lecciones de nobleza y de sacrificio que registra la historia contemporánea de España. Como decías en nuestra editorial de ayer: "José Antonio quiso ante todo y sobre todo, y por esa causa murió en olor de heroísmo a los treinta y tres años de edad, la conciliación de España, la reconciliación de los españoles, empobrecidos y trágicamente desangrados en la fanática pugna de las discordias civiles, en la tenaz e irracional entrega a la causa de las mutuas intolerancias. Que nadie olvide que la única forma viva y actual de fidelidad al gran ejemplo de su vida y de su muerte, es la de recordar que, por encima de todo lo pasajero, circunstancial y anecdótico, que en la política es siempre mucho, lo que define esta personalidad impar en esa su profunda y nobilísima voluntad conciliadora.

Se ha recordado en estos días, por ilustres oradores que fueron sus amigos y sus compañeros en la ambición y en la empresa de salvar a España, el profundo y clarividente amor de José Antonio Primo de Rivera a Cataluña. Es demasiado conocida, sincera y verdadera, tal predilección, para que necesite nuevas puntualizaciones. Es, por otra parte, la actitud lógica y natural de un español de una sola pieza, de un español inteligente y sensibilísimo como él era. Pues amor con amor se paga. Y el testimonio perpetuo, para siempre, de esa gratitud, es el monumento a su memoria que ha erigido y hoy inaugura Barcelona. Que tal monumento sea el primero con tal rango y dimensión se alza sobre las tierras de España es, para satisfacción de todos, orgullo de tal ciudad y honor de Cataluña.

Berlin

lunes, 23 de marzo de 2009

Fiesta de San Patricio





Vida feliz


En el debate sobre la vida feliz, es inútil que me respondas, como si fuese una cuestión de votos: «Esto parece contar con la aprobación de la mayoría.» Porque precisamente por eso es que será la peor opción. Los asuntos humanos no están dispuestos de tal modo que la mayoría prefiere las mejores cosas; todo lo contrario: la prueba de la peor elección es la muchedumbre. Por consiguiente busquemos qué es lo mejor para hacer y no qué es lo que con mayor frecuencia se hace. Eso establecerá nuestro objetivo para el logro de una felicidad duradera; y no lo que cuenta con el favor de la chusma, que constituye la peor exponente posible de la verdad.

domingo, 22 de marzo de 2009

Caminos de Europa. Kosovo es Serbia


“Hay un éxtasis que señala la cúspide de la vida, más allá de la cual la vida no puede elevarse. Pero la paradoja de la vida es tal que ese éxtasis se presenta cuando uno está vivo, y se presenta como un olvido total de que se está vivo. Ese éxtasis, ese olvido de la existencia, alcanza al artista, convirtiéndolo en una llama de pasión. Alcanza al soldado, que en el ardor de la batalla ni pide ni da tregua, y alcanzó a Buck, que corría al frente de la jauría lanzando el atávico grito de los lobos y pugnando por atrapar la presa que huía a la luz de la luna. Estaba surcando los abismos de su especie y de las generaciones más remotas, estaba retornando al seno del Tiempo. Estaba dominado por el puro éxtasis de la vida, por la oleada de la existencia, por el goce perfecto de cada músculo, de cada articulación, de cada nervio, y todo era alborozo y delirio, expresión en sí misma del movimiento que lo hacía correr triunfante bajo la luz de las estrellas y sobre la materia inerte y helada”.

sábado, 21 de marzo de 2009


“El mundo moderno es un desplome colectivo, una despersonalización masiva (…). En este mundo inerte, indiferente, inquebrantable, la santidad es en lo sucesivo la única política válida, y la inteligencia, para acompañarla, debe conservar la pureza del relámpago”.

“Nunca se denunciará lo bastante la mentira democrática en régimen capitalista. La libertad capitalista ha entregado la democracia liberal, utilizando sus fórmulas mismas y las armas que ella le daba, a la oligarquía de los ricos (oligarquía de poder y de clase); después, en la última etapa, a un estatismo controlado por la gran banca y la gran industria, que se han apoderado, no solamente de los mandos ocultos del organismo político, sino de la prensa, de la opinión, de la cultura, a veces hasta de los representantes de lo espiritual, para dictar las voluntades de una clase y modelar incluso las aspiraciones de las masas a imagen de las suyas, al mismo tiempo que les negaban los medios para realizarlas (…). No quitemos importancia al problema: se trata del dominio, sobre una estructura democrática desfalleciente, de una estructura capitalista inaceptable. Así pues, no se trata de purificar, sino de rehacer, desde las raíces, valerosamente, todas las estructuras sociales (y por añadidura, el corazón del hombre, pero esto es cosa aparte)”.

Análisis histórico y enseñanzas políticas de los nacionalismos separatistas en España


V. Consideraciones finales

- El nacionalismo vasco como enemigo de España

Tiene algunos puntos fuertes: la falta de un proyecto nacional alternativo en España, los múltiples intereses coindicentes en anular este gran Estado nacional, y su propio vigor interno como movimiento.

Tiene también algunos puntos débiles: la incoherencia interna, sus incoherencias prácticas y su difícil papelón ante la globalización.

Querría centrarme en este punto. La oposición a la uniformización viene de la defensa de la etnia, o del Estado, o de la nación, o del propio pasado entendido como realidad todavía actuante, o de los grandes ámbitos de civilización. No es el momento de desaprovechar ninguno de estos espacios de resistencia, y de lo que se trata es de articularlos. Pero no busquemos naciones donde no las hay, y no neguemos realidades étnico-culturales que sí están vivas, aunque descabalen ligeramente nuestras ideas previas. No sólo en la defensa de nuestra especificidad (a lo que se limitarían los, por lo demás respetables, regionalismos y nacionalismos), sino también en la de los demás.

Lo que existe ahora en estos territorios no es nacionalismo, es un simple instrumento de homogeneización dentro del Sistema, tanto en la versión capitalista como en la marxista del mismo. Si se llega a la autodeterminación no será por un choque entre nacionalismos, sino por el enfrentamiento directo entre una nación con Estado pero sin un movimiento populista activo, gobernada por políticos profesionales, y un nacionalismo totalitario, carente de cimientos objetivos allí donde los buscado, pero extremadamente eficaz en el control y movilización duradera de una sociedad. Autodeterminación e independencia son un camino irreversible: de poco servirá entonces recordar, como es cierto, que el nacionalismo vasco carece de bases reales en la historia, la etnia, la cultura ... semejante discurso académico carece de utilidad frente a un movimiento social totalitario y frente a una nilitancia impregnada de mitos, no por falsos menos efectivos.


Es más, hay unas enseñanzas válidas que podemos sacar del MLNV

- No es vana la posibilidad de un populismo en el siglo de la globalización

- Virtudes de la voluntad frente a la razón

- Virtudes de un movimiento popular.

- Variado y omnicomprensivo

- Polifacético e inaprensible.

- Apela a aspectos de la naturaleza humana que el mundialismo olvida.

¿Qué salida?

No hacen falta demasiados argumentos para demostrar que esos separatismos son falaces; niegan lo evidente, la existencia de España, y afirman, con insostenibles argumentos históricos, étnicos, culturales y económicos, la existencia de identidades no españolas en aquellas regiones. Sin embargo, la cuestión es más compleja, porque esos nacionalismos a pesar de todo están ahí, y son fuerzas importantes o mayoritarias en ciertos sectores del pueblo español. En España hoy no se puede fingir que el problema no existe, ni suponer que la represión policial y la benevolencia económica, unidos a las prebendas autonómicas, solucionarán el tema. No lo han hecho en veinte años y no van a hacerlo ahora.

Por ello, y porque el Estado de las Autonomías no fue pensado para buscar elementos diferenciales que dividan y enfrenten a las regiones españolas sino como instrumento idóneo para construir una Administración más cercana y eficaz, el llamado “proceso autonómico” no puede estar siempre abierto, si se quiere que resulte verdaderamente eficaz, sino que hay que completarlo para servir de cauce a las voluntades plurales de la España que enfrenta el futuro. Hay que explorar ese futuro con esperanza e imaginación, pero sin perder de vista lo esencial, que es la unidad y el bienestar del pueblo español.

Un problema se ha sumado a éste en los últimos tiempos: la izquierda española no es enteramente leal a la realidad nacional española, mientras que el “centro reformista” quiere hacerse perdonar el pasado franquista y busca complicidades en el entorno nacionalista de derechas. Así, lo que podía ser un punto de consenso nacional, se convierte en nueva ocasión de lucha banderiza entre los españoles. Políticamente, la introducción de un sistema de descentralización territorial se justificó en 1978 con dos argumentos: había que dar acomodo a los nacionalistas en el nuevo régimen, que nacía con la vocación de integrar a todos los españoles sin exclusiones ideológicas de ningún tipo, y había que corregir los desequilibrios territoriales que el tradicional régimen centralizado no había sido capaz de superar. Pues bien, veinte años después es patente el absoluto fracaso del sistema autonómico en la consecución de ambos objetivos. Los nacionalistas, en vez de recibir la autonomía como una muestra de generosidad colectiva del resto del pueblo español, la han tomado como una muestra de debilidad del Estado y se han lanzado a una espiral inacabable de exigencias crecientes, chantajes y extorsiones; hoy confiesan sin ambages que el sistema autonómico no les llega y que quieren aún más; pero ese "aún más" es ya la destrucción de la Nación y del Estado. La conclusión es que se ha hecho un esfuerzo inútil, porque los nacionalistas, por la propia naturaleza de su ideología, no son integrables en ningún régimen político que presuponga la existencia de la Nación española y de un Estado español, sea cual sea su forma de organización territorial. En cuanto a la corrección de los desequilibrios territoriales, también aquí es innegable el fracaso del sistema autonómico: no sólo no se han paliado, sino que a los desequilibrios de tipo económico y social ya existentes se han sumado los de tipo jurídico-político, derivados de la desigualdad entre el régimen de unas Comunidades autónomas y otras.

Ha llegado quizá la hora, si se quieren evitar riesgos, de completar la cuestión autonómica tal como está prevista en la Constitución: sin crear nuevos sentimientos nacionalistas donde sólo existe el español, y dejando claro lo que es transferible, lo que es sólo competencia del Estado y lo que puede ser delegado. Así cada cual sabrá a qué atenerse y nadie pedirá más de lo que le corresponde por razones de gestión de sus propios intereses, sin menoscabo del interés general de España. Siendo muy conscientes de que cuando termine el camino de las transferencias lo que queda no es ni la independencia, ni la soberanía, ni la autodeterminación, sino la más o menos eficaz gestión de las competencias asumidas. Competencias entre las que, por cierto. sería legítimo eliminar los privilegios competenciales y fiscales que tienen algunas Comunidades Autónomas sin ninguna justificación objetiva que resulte aceptable. No hay unas regiones españolas más "históricas" que otras y, por tanto, todas tienen que ser tratadas en un plano de igualdad, porque todos los españoles son iguales en dignidad, aunque la E.T.A. no quiera.

Esta tarea es empresa de al menos una generación, y no puede hacerse desde la política alicorta al uso: bien está la presión policial y política que el Partido Popular predica (aunque luego no la ejerza consecuentemente); pero además habremos de ofrecer una patria atractiva a esa masa de españoles que ahora no quieren serlo, y esto exige un proyecto que apele a los intereses, a la educación y sobre todo al sentimiento y la voluntad colectiva de esa parte de España que está incómoda en la España que nos ha tocado vivir.

El separatismo vasco, ese falso nacionalismo, no sólo es un enemigo actual, estudiable y batible, sino una señal de alarma y en ciertos aspectos un estímulo, para quienes queremos que España, una España mejor y distinta, siga existiendo en el tercer milenio como algo más que una expresión geográfica.




Bibliografía



M. ALMAGRO GORBEA, Diversidad y unidad en la España antigua, “Razón Española”, 102, Madrid, 2000, p. 7 y ss..

G. AUGÉ, J.P. BRANCOURT, T. BOURON, A NÉRY, C. POLIN y C. ROUSSEAU, La nation (1997).

A. DE BLAS, dir., Enciclopedia del nacionalismo (1997).

E. BENITO RUANO, De la alteridad en la historia, (RAH, 1988).

J. DEL BURGO, Historia de Navarra.

G. DELANNOI y P.A. TAGUIEFF, dirs., Teorías del nacionalismo (1993).

A. ELORZA, Ideología del nacionalismo vasco (1978).

L. GARCÍA DE VALDEAVELLANO, Historia de España.

M. GARCÍA VENERO, Historia del nacionalismo vasco.

J. JUARISTI, El linaje de Aitor. La invención de la tradición vasca (1987); Vestigios de Babel. Para una arqueología de los nacionalismos españoles (1992); El bucle melancólico (1997); Sacra Némesis (1999); El bosque originario (2000).

J.M. LACARRA, Historia de Navarra.

A. MINC, La venganza de las naciones (1995).

L. POLIAKOV, Le Mythe Aryen (1970).

P.W. SILVER, Nacionalismo y transición. Euskadi, Catalunya, España (1988).

C. SÁNCHEZ ALBORNOZ, España, un enigma histórico (1962).

J.A. VACA DE OSMA, Los vascos en la Historia de España.

J. DE VIGUERIE, Les deux patries (1998).

viernes, 20 de marzo de 2009

Guarro!!

Cuentos desde el Reino Peligroso


España paga su deuda con Tolkien publicando un libro imprescindible

Tolkien se hizo universal con la difusión de "El Señor de los Anillos" y con su llegada al cine. Ahora Minotauro publica cinco obras dispersas del autor, una de ellas inédita en España.

Hay que recordar siempre que para J.R.R. Tolkien la palabra era esencial.

J. R. R. Tolkien, Cuentos desde el Reino Peligroso. Introducción de Tom Shippey. Ilustraciones y epílogo de Alan Lee. Traducción de Julio César Santoyo, José M. Santamaría, Ramón Ibero, Luis Doménech, Eduardo Segura, Estela Gutiérrez y la lista Tolkien. Minotauro, Barcelona, 2009. 326 pp. 21,50 €


Toda una generación ya ha conocido a Tolkien y El Señor de los Anillos antes en las pantallas que en los libros. El primer año de vida de El Semanal Digital coincidió con la presentación de la primera parte de la trilogía de Peter Jackson; hoy muchos jóvenes adultos tienen del "mundo secundario" del profesor Tolkien sólo la percepción cinematográfica, e incluso cuando acceden a los libros lo hacen condicionados por las imágenes. Hay que recordar siempre que para J.R.R. Tolkien la palabra era esencial, y sin la palabra será difícil entender el significado último de la creación del oxoniense.

Por eso es benemérita la obra de Minotauro en España, a lo largo ya de más de treinta años, traduciendo y publicando la obra íntegra de Tolkien. En esta ocasión los relatos reunidos no están aparententemente relacionados con la Tierra Media, pero ayudarán a quien los lea –y serán muchos, cada vez más, porque la avalancha prosigue- a acceder plenamente a las esferas de Arda.

Un sentido para "Fantasía"

"Ancho, alto y profundo es el Reino Peligroso, y lleno todo él de cosas diversas: hay allí toda suerte de bestias y pájaros; mares sin riberas e incontables estrellas; belleza que embelesa y un peligro siempre presente; la alegría, lo mismo que la tristeza, son afiladas como espadas". Tolkien aprovechó una conferencia en 1939, que se incluye en esta adición en un texto posteriormente corregido por el mismo autor, para dar a conocer algunas de sus ideas sobre la creación literaria fantástica y sobre los "mundos secundarios", es decir el producto de esa creación. Es preciso entender el estilo y los ritmos del trabajo intelectual de Tolkien, un viejo maestro universitario a la antigua usanza anglosajona, que fue también la continental antes de la revolución napoleónica y de los caprichos eruditos alemanes del siglo XIX.

Tolkien, que jamás presentó tesis doctoral, creaba e investigaba conversando con colegas y discípulos, intercambiando ideas y textos, y quien espere encontrar en este texto o en cualquiera de los suyos una tipología perfecta o cerrada. De hecho, Tolkien entiende que nada de lo que los hombres creamos o pensamos es nunca completamente perfecto ni está nunca completamente acabado, y toda su obra está impregnada de la idea agridulce de haber creado o recreado nuevos mundos, reales en sí mismos a través de la palabra, y de saber que esa obra no sólo no estaba acabada sino que jamás lo estaría.

Tolkien no cree que las historias fantásticas sean para niños; son una forma de transmisión del saber, de tradición, abierta a todas las edades, y por tanto en ellas no debe haber adaptaciones ñoñas. Los niños, como los adultos, serán más o menos capaces de recorrer los mundos de Fantasía, pero no son necesariamente pequeños necios a los que haya que contar las cosas como no son. Hay en Tolkien toda una crítica a la costumbre burguesa e ilustrada de desdeñar la fantasía como algo propio de pueblos primitivos o de niños inmaduros, cuando es precisamente todo lo contrario. Esa rebelión del saber tradicional es, junto a su omnipresente cosmovisión católica, una constante de toda la vida y la obra de Tolkien. ¿Hay fronteras entre una y otra? En este libro podrá comprobar que no incluso el más joven admirador de Frodo y de Aragorn.

Cinco historias para seguir creciendo

Cada una de las historias reunidas por Minotauro nace de una experiencia vital de Tolkien, y sólo por casualidad algunas encontraron su hueco en la Tierra Media y otras no. Bien pudo suceder que sí, porque Tolkien no quiso nunca escribir El Señor de los Anillos, sino que más bien dejó que la historian fluyese y a la vez integró en ella retazos e historias breves que habían tenido su propio origen independiente. La primera de nuestras historias, "Roverandom", fue escrita para uno de los hijos de Tolkien, desconsolado de niño por haber perdido un juguete. Tolkien da explicación y vida a esa pérdida, y Roverandom es en su pluma un perro con vida propia que encuentra extrañas y fantásticas criaturas.

"Egidio, el granjero de Ham" es la historia de un antihéroe, o más bien de un héroe escéptico. Egidio sirve a Tolkien para hacer ironía sobre sí mismo como creador de la epopeya del Anillo, para recordar el sentido común hobbit y, en no pequeña medida, para ridiculizar las manías y los prejuicios de la investigación histórica y filológica. Mucho más que una parodia es un texto maduro de un hombre terriblemente consciente de las limitaciones de lo humano, pero también de la alegría de vivir y de la maravilla de conocer el mundo de Fantasía. "El herrero de Wootton Mayor" es en cambio un relato de Tolkien ya anciano, con una evidente reflexión sobre el sentido de la vida, sobre las fases de ésta y sobre la necesidad de aceptar los cambios que nos son dados sin recelos ni rebelión. En la misma línea, con un toque totalmente personal y a modo de Purgatorio "Hoja de Niggle" es una metáfora sobre la pequeñez de nuestra comprensión de la vida y sobre el sentido completo que solo desde lo Alto puede percibirse. Es una obra de arte de un apologeta católico y, también, una pequeña joya que explica mucho de la manera de escribir del profesor Tolkien, que debe ser leída y entendida antes de dar un juicio sobre el cúmulo de materiales que constituyen El Señor de los Anillos. Niggle es, sin duda, Tolkien, y Minotauro ha acertado al reeditar ahora este relato, válido para jóvenes y mayores, que ya se tradujo hace veinte años.

Dejo conscientemente para el final "Las aventuras de Tom Bombadil", el único de estos cinco relatos que no había sido publicado debidamente en España y el único que se integra en el mundo de Ilúvatar. Jackson no encontró tiempo en su primera película para incluir el paso de los cuatro hobbits por el Bosque Viejo, pero Bombadil –otro reflejo del mismo autor- canta canciones compuestas por Tolkien, algunas de las cuales aparecen también en distintas partes del El Hobbit y de El Señor de los Anillos, y que son creaciones personales de Tolkien ante diferentes momentos de su vida; de algunas de ellas hay incluso grabaciones de la voz del profesor. En este punto hay que mencionar la calidad y la dificultad de la traducción de esta obra, que el equipo, o más bien la acumulación de equipos, ha resuelto con brillantez.

Tolkien no defrauda y esta colección de relatos aporta al lector español nuevos elemntos para entender la importancia de su figura en la cultura europea de nuestro tiempo y también, por supuesto, para sonreír y disfrutar de la vida. Y es que ambas cosas, en Tolkien, van necesariamente unidas, y es el secreto de su perduración en medio de la actual maraña de imitadores medieval-fantásticos. ¿Tienen los imitadores de Tolkien lo mismo que él? Probablemente sí, salvo su visión del mundo, que es la que aquí encontramos y la razón por la que cada vez más europeos nos consideramos ciudadanos de las Tierras del Oeste. Para leer, conservar, releer, recomendar y regalar: sin duda.

http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idarticulo=94055

jueves, 19 de marzo de 2009



"... En realidad, la adhesión íntima, libre y efectiva de toda una vida humana a las normas tradicionales, incluso en la ausencia de una plena comprensión de su dimensión interna susceptible de justificarla, actuaba de tal forma que esta vida adquiría objetivamente un sentido superior: a través de la obediencia y la fidelidad, a través de la acción conforme a los principios y a los límites tradicionales, una fuerza invisible la modelaba y la situaba sobre la misma dirección que la de este eje sobrenatural, que en los demás ‑el pequeño número en la cúspide‑ vivía en el estado de verdad, de realización, de luz. Así se formaba un organismo estable y animado, constantemente orientado hacia el supramundo, santificado en potencia y en acto según sus grados jerárquicos y en todos los dominios del pensamiento, del sentimiento, de la acción y de la lucha. Era en este clima que vivía el mundo de la Tradición. "Toda la vida exterior era un rito, es decir, un movimiento de aproximación, más o menos eficaz según los individuos y los grupos, hacia una verdad que la vida exterior, en sí, no puede dar pero permite, si es vivida santamente, realizarla parcial o íntegramente. Estos pueblos vivían la misma vida que habían vivido durante siglos; se servían de este mundo como de una escala para llegar a liberarse del mundo. Estos pueblos pensaban santamente, actuaban santamente, amaban santamente, odiaban santamente, se mataban santamente, habían esculpido un templo único en un bosque de templos, a través del cual rugía el torrente de las aguas, y este templo era el lecho de un arroyo, la verdad tradicional, la sílaba santa en el corazón purificado"
"Vida y muerte de las civilizaciones"

Papini



" Recordaba también la casa en que viví durante los años de mi aprendizaje científico. Mis ventanas no se abrían sobre la plaza sino sobre un gran jardín, cerrado entre las casas, donde había, en un rincón, un estanque circuido por rocas artificiales. A nadie le importaba el jardín: el viejo señor había muerto y la hija, aburrida y devota, consideraba a los árboles como herejes y a las flores como vanidosas. También el estanque había muerto por su culpa. Ningún chorro brotaba ya de su seno. El agua parecía tan cansada e inmóvil como si fuese la misma desde hacía una cantidad enorme de años. Por lo demás, las hojas de los árboles la cubrían casi enteramente e incluso las hojas parecían haber caído allí en otoños míticamente lejanos. Este jardín fue el sitio de mis alegrías mientras viví en la pequeña capital. Tenía la libertad de poder visitarlo cada hora y cuando los maestros no me llamaban me sentaba con algún libro junto al estanque, y cuando estaba cansado de leer o la luz menguaba, intentaba mirar mis ojos reflejados en el agua o contaba las viejas hojas y seguía con estática ansiedad sus lentos viajes bajo el hálito desigual del viento. Alguna vez las hojas se apartaban o se reunían todas en el fondo y entonces veía en el agua mi rostro y lo contemplaba tan largamente que me parecía no existir más por mí mismo, con mi cuerpo, sino ser solamente una imagen fijada en el estanque por la eternidad. "

"Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que jamás se haya escrito."

Análisis histórico y enseñanzas políticas de los nacionalismos separatistas en España



IV. Las respuestas posibles

- La respuesta concreta a la violencia terrorista y al avance nacionalista como peligro inminente. Evidentemente, el Estado tiene la obligación de proteger los intereses nacionales y la vida y la dignidad de la gente. Pero contener los efectos sangrientos del nacionalismo no es solucionar el problema, sino sólo alejarse del núcleo de la cuestión.

- La respuesta intelectual a la falsedad histórica y cultural. Es muy cierto cuanto ha dicho la Academia de la Historia, e incluso otras cosas que ha callado. Es necesario denunciar las falsedades que los nacionalistas divulgan, y es esencial privarles del acceso a la educación con estos planteamientos. Pero recordemos la naturaleza irracional, mítica, del asunto: si una comunidad basa su vida y su porvenir en unos mitos, de nada sirve demostrar que éstos son insulsos, es necesario algo más.

- Dos providencialismos totalitarios mal entendidos (y fallidos): el Estado democrático y la Unión Europea, en nombre del individuo y de la libertad, contra la realidad y las libertades. No todos los antinacionalistas están en sintonía con el pueblo español. De hecho, algunos de ellos son más peligrosos incluso que los propios etarras, por sorprendente que resulte.

Fernando García de Cortazar dijo en Castro Urdiales: "Los nacionalismos y su pretensión de homogeneidad lingüística y étnica son fruto de un miedo defensivo a la sociedad multicultural que es la principal característica de una Europa en proceso de unificación. Este miedo produce racismo y, para luchar contra él, hay que dar la bienvenida al mestizaje". Y añadi, «los nacionalismos han venido a suplantar a las creencias, convirtiéndose en la auténtica religión secular que borra las diferencias, aplasta las discrepancias e impide el desarrollo de las libertades y derechos individuales». «Cuando ninguna cultura se ha enriquecido sin el contacto e intercambio con otras culturas, los nacionalismos pretenden borrar las diferencias, aplastar las discrepancias e impedir el desarrollo de las personalidades, las libertades y los derechos individuales a costa de la idea de patria». Según el jesuita, «Cuando se acude tanto a la exaltación de la etnia, la geografía, el idioma, la cultura, en definitiva de las raíces, se consigue fomentar la intolerancia, que no la moralidad». Para concluir, el conferenciante aseguró que «los depositarios de los derechos son las personas, no las geografías ni los idiomas impuestos».

Este es uno de los más duros enemigos del nacionalismo, un historiador que ha denunciado su absurdo, y lo falaz de sus postulados. Como él, muchos otros ilustres escritores (Vidal Quadras, Juaristi, Alonso de los Ríos) han analizado y denunciado, a veces con gran precisión, aspectos efectivamente denunciables. Pero el gran drama es que lo han hecho desde la premisa materilista del mundialismo, es decir, asumiento esta nueva cultura dogmáticamente materialista e individualista que nada entiende de voluntades e identidades colectivas; la lucha contra el separatismo vasco y catalán más extendida, es una excusa para colar la sociedad multicultural de la globalización. Euskadi, Togo, España, Alemania y Mongolia son denunciadas por igual como construcciones artificiosas enemigas de las diosa Libertad (y del dios Dinero), sin importar que nada tenga ver un caso con otro. Para ellos, el nacionalismo vasco no es malo por ser una entelequia, sino por defender torpemente una latente realidad comunitaria. Es el mismo discurso, avasallador y profundamente falso, que toma su fuerza de la inexistencia de oponentes. Es el límite de las paradojas, donde el nacionalismo (vasco, en este caso), termina siendo el mejor ariete del multiculturalismo contra identidades reales, milenarias y gloriosas como la de España.

- La gran cuestión: un Estado liberal en defensa de una nación en la que no cree, frente a un movimiento popular de largo ciclo

En España, contra lo que se ha dicho, no es inviable un proyecto estatal-nacional renovado hoy en día. Aceptar la variedad y la europeidad de España sin negar su unidad no es una novedad, es la realidad de nuestro pueblo desde siempre.

A nivel teórico se plantean dos problemas fundamentales: cómo abrir el proyecto nacional "hacia arriba" y cómo abrirlo "hacia abajo". Quien afirme la realidad nacional de España, ha de negar que el hecho diferencial vasco, gallego o catalán sea un hecho nacional, y ha de rechazar que España sea únicamente una parte de una Nación mayor (Europa). Para esto hemos de armarnos de una definición amplia e irrefutable de Nación, una definición sensata y no exclusivista que permita la diversidad y la universalidad. Como hemos recordado, la nación es un hecho exclusivamente europeo, mientras que los pueblos sí son una realidad universal. Nación equivale a una comunidad muy peculiar, surgida en el pasado y con vocación de futuro, de geografía, etnias, historia, cultura y proyección exterior. Desde esta panoplia de elementos, un nuevo populismo habría de poner en armonía todos los elementos constituyentes de lo español en 2000.

A nivel práctico, sería preciso exponer esta idea de modo diferente a los diferentes públicos. A los españolistas, de convencerles, también desde la historia, de la necesidad de "abrir" el proyecto de Nación española hacia sus más profundas raíces; a los separatistas, de atraerles con la proyección española y europea de sus realidades particulares; para los europeístas, conviene recordar que Europa carecería de identidad si negamos la de las naciones que la integran.

Lo vasco, para un verdadero patriota español, será siempre mucho más que una parte sin matices de lo español. Todas las peculiaridades, todas, son parte de España, y España sería distinta si ellas no existiesen; mejor dicho, no sería España. Una nueva Derecha española deberá fomentar el orgullo de ser vasco, y de ser navarro, castellano, gallego o andaluz. Es fundamental para el éxito que los difusores de este nacionalismo, sobre todo en la "periferia", sean grandes defensores de las especificidades, y que se evite en lo sucesivo, por ejemplo, el triste espectáculo de nacionalistas españoles que insulten colectivamente a Cataluña, o al País Vasco. Fue el centralismo borbónico y no un inexistente nacionalismo el que causó y permitió el surgimiento de los separatismos en España. Pronto podremos ver si el daño ha sido irreparable.

miércoles, 18 de marzo de 2009

La verdad de lo que ha dicho el Papa en Africa



"Pienso que la realidad más eficiente, más presente en el frente de la lucha contra el SIDA , es precisamente la Iglesia Católica, son sus movimientos y diversas realidades. Pienso en la Comunidad de San Egidio que hace tanto, que se ve y que no se ve, en la lucha contra el SIDA, pienso en los Camilos, en todas las monjas que está a disposición de los enfermos… Yo diría que no se puede superar este problema del SIDA sólo con eslóganes publicitarios. Si no está el alma, si los africanos no se ayudan, no se puede resolver el problema con la distribución de preservativos: al contrario, el riesgo es que el problema aumente.
La solución puede encontrarse sólo en un doble empeño: el primero una humanización de la sexualidad, esto es una renovación espiritual y humana que lleve a un nuevo modo de comportarse unos con otros, y segundo, una verdadera amistad sobre todo para las personas que sufren, la disponibilidad, también con sacrificios y con renuncias personales, a estar con los que sufren.
Estos son los factores que ayudan y que traen progresos visibles. Por esto diría que esta doble fuerza de renovar al hombre interiormente, de dar fuerza interior y humana para un comportamiento justo en relación con el propio cuerpo y el del otro, y esta capacidad de sufrir con los que sufren, de permanecer presentes en las situaciones de prueba. Me parece que esta es la respuesta justa, y es lo que hace la Iglesia, ofreciendo así una contribución grandísima e importante. Damos gracias a todos aquellos que lo hacen".

No al aborto

Sobreviviremos

La aventura de la familia




En este sentido, la aventura suprema no es enamorarse. La aventura suprema es nacer. Allí nos encontramos de repente en una trampa espléndida y estremecedora. Ahí vemos de verdad algo que jamás habíamos soñado antes. Nuestro padre y nuestra madre están al acecho, esperándonos, y saltan sobre nosotros como si fueran bandoleros detrás de un matorral. Nuestro tío es una sorpresa. Nuestra tía es como un relámpago en un cielo azul. Al entrar en la familia por el nacimiento entramos de verdad en un mundo incalculable, en un mundo que tiene sus leyes propias y extrañas, en un mundo que podría muy bien continuar su curso sin nosotros, en un mundo que no hemos fabricado nosotros. En otras palabras, cuando entramos en la familia entramos en un cuento de hadas.

La aventura de la familia . Por G. K. Chesterton

martes, 17 de marzo de 2009

Fiesta Irlandesa. San Patricio









Miercoles 18
22:00

Local Social

La maliciosa







Mientras el hombre nota que su voluntad es buena, no se debe asustar grandemente de nada, ni ha de afligirse si no es capaz de aplicarla en las obras; por otra parte, si descubre en su fuero íntimo una genuina buena voluntad, no se debe considerar ajeno a las virtudes, pues la virtud y todo lo bueno residen en la buena voluntad. Si tienes una voluntad honesta y recta nada te puede faltar, ni [el] amor ni [la] humildad ni ninguna virtud. Antes bien, aquello que quieres poderosamente y con entera voluntad [ya] lo tienes, y Dios y todas las criaturas no te lo pueden quitar con tal de que la voluntad sea íntegra y verdaderamente divina y [cifrada] en el presente. No debe ser: «Quisiera próximamente», esto sería sólo en el futuro, sino: «¡Quiero que sea así, ahora mismo!» ¡Escucha pues! Si algo se halla a una distancia de mil millas y yo quiero tenerlo, lo tengo con más propiedad que aquello que tengo en mi seno y no quiero tenerlo.

lunes, 16 de marzo de 2009

Análisis histórico y enseñanzas políticas de los nacionalismos separatistas en España


III. Forma y contenido del nacionalismo sabiniano

Génesis y desarrollo de un movimiento popular. Guste o no guste, el nacionalismo vasco, el más vigoroso y problemático de los proyectos antiespañoles, es hoy, a pesar de su nacimiento espúreo, un a realidad consolidada y amenazadora. Estudiarlo implica no sólo un análisis racional y realista de sus postulados y su acción social, sino también una comprensión de cómo ha llegado a ser, sin oposición viable, un movimiento popular totalitario que determina la vida de unas provincias españolas. La soberan`ía nacional y la autoridad del Estado no existan allí donde este movimiento ha arraigado.

Contenido doctrinal: hay elementos objetivos y subjetivos, variables en envergadura y en debilidad, que definen un sujeto colectivo. Los nacionalistas afirman que sus respectivas regiones poseen estos atributos; los liberales niegan importancia a estos hechos; se trata de encontrar una recta vía, que reconozca la importancia de los hechos pero que los sitúe en su lugar.

Elementos objetivos son la raza, la lengua, la cultura, la religión y la historia; elementos subjetivos son la voluntad popular, o mejor dicho la voluntad mayoritaria, y los intereses reales o supuestos de grupos e individuos.

- Las vías sin salida: la raza, la religión, la economía, la democracia, la cultura, la violencia.

- Origen y raza: Diferencia radical frente a lo español. Pero de hecho: Variedad relativa, unidad étnica de España. Los vascos, los mediterráneos más evidentes.

- Voluntad popular: Si es separatista, define una nueva nación. Pero de hecho: se manipula y no puede cambiar los hechos objetivos. Además, en cualquier ámbito de decisión imaginable, la autodeterminación difícilmente llevaría a la independencia

- Intereses económicos: Llevarían a la independencia. Pero de hecho: no deben influir, son planos diferentes de la realidad (y en todo casono llevan a la independencia)

- Los caminos posibles: la lengua y los “derechos históricos”

Lengua/cultura: Signo exclusivo de identidad. Pero de hecho: La lengua es vehículo de comunicación, y Navarra y el país vasco son bilingües desde hace milenios. El vasco es un idioma español. En todo caso, es diferente

Historia: Comunidades siempre separadas, lo que justifica la escisión

En realidad, la Unidad, independencia y variedad de España son un hecho y un posible proyecto.

La batalla decisiva es en definitiva la de la historia. Sin un mito histórico no podría haber nacido y haberse consolidado el nacionalismo. Sin ese mito no existiría la bandera de los derechos históricos, camino cierto hacia la autodeterminación. La historia, como sabemos una ciencia; científicamente es insostenible lo que el nacionalismo vasco cree del pasado y defiende para el futuro. Pero la historia es además, conviene recordarlo a la Academia, una percepción colectiva, que no tiene por qué ser racional, sino que precisamente actúa mejor en el pueblo como mito. El nacionalismo sabe que en el mito histórico radican sus esperanzas de victoria y su misma fuerza actual. Renunciarán a todo antes que a su discurso histórico y a la difusión del mismo en las escuelas.

El sofisma de la paz: el terrorismo, la llamada “violencia”, es en teoría un camino hacia la independencia.

La clave intelectual del problema vasco: la nueva historia nacionalista, eje de la intrahistoria del nacionalismo.

La identidad nacional es débil y no defendida con seriedad en la política. Faltan defensores de una versión moderna de la Hispanidad.

Los vascones. Origen, celtización y romanización. Origen desconocido de su lengua. Su raza y el resto de su cultura son sin duda europeos y en concreto mediterráneos.

Roma: Unidad cultural y lingüística, unidad política, homogeneización política. Augusto unifica España antes del año 1. Caracalla hace a todos los hispanos ciudadanos romanos en 212. Roma introduce el cristianismo. Cristianización lenta pero total. Los vascones, fieles aliados de Roma desde el principio, romanizados después. Aliados de Escipión contra Numancia en el s. II. Aliados de Pompeyo contra Sertorio en el s. I (guerra civil romana).

Vascos y vascones. Los vascones son los antepasados de los navarros. El País Vasco actual no era vascón, fue vasconizado por los navarros entre los siglos III y VI. Vascones y visigodos. Los vascones son un pueblo más de España. Participan en las luchas internas de los godos, pero no muestran deseos de independencia. La cultura vasca prospera en estos siglos, se extiende por el N de España.

Los vascones, perfectamente integrados en España, participan en su vida con total normalidad, mantienen su lengua porque aceptan la integración, y gracias a esa posición privilegiada se extienden más. Son defensores de la unidad creada por Roma, y de la independencia creda por los visigodos.

Tras la invasión musulmana, los caudillos vascones pamploneses - navarros en los siglos VIII y IX, emparentados con los Banu Qasi convertidos al Islam, participan indirectamente en la turbulenta vida interna de al-Andalus, y aunque no abandonan el cristianismo permanecen al margen de la Reconquista. Por el contrario, en el reino de Asturias y León, se formaron en esa época los condados de Castilla y de Álava, que incluían el actual País Vasco y que hicieron de la lucha por la fe y del proyecto hispano el fundamento de su propia identidad.

Las tres provincias vascas y Navarra sólo estuvieron unidas políticamente en la Edad Media entre 1029 (cuando Sancho el Mayor de Pamplona pasó a ser también conde de Castilla) y 1076 (al repartirse el reino navarro Castilla y Aragón). En el momento del reparto, las poblaciones de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya no se opusieron a su vinculación con Castilla, tradicional, conveniente para sus intereses y deseada por sus minorías dirigentes. Aún más significativo es que, aunque Sancho el Sabio de Navarra recuperó en el siglo XII la mayor parte del País Vasco, éste acogió triunfalmente a Alfonso VIII de Castilla en 1199. En ambos casos, los vascos se unen a Castilla separándose de Navarra, en definitiva no por conquista sino por propia voluntad, lo que es la mejor prueba de que Navarra nunca fue el “Estado vasco”, ni tuvieron vascos y navarros un proyecto propio distinto del común a todos los reinos de España, más eficazmente representado por Castilla y por Aragón.

Edad Moderna. Las provincias privilegiadas suministran la mayor parte de la burocracia de los Habsburgo y gobiernan de hecho, en buena parte, España. En 1640, cuando la crisis de la monarquía española provoca conspiraciones separatistas en Portugal, Cataluña, Nápoles, Andalucía y Aragón, precisamente es en el País Vasco cuando de ésto no hay ni rumores, sino que precisamente en la Guerra de los Treinta Años se produce la mayor contribución de los vascos y navarros a las cargas militares, incluso más allá de lo aconsejado por el Fuero.

Edad Contemporánea. Inmediatamente antes del "estallido" nacionalista, en la Guerra de la Independencia, los guerrilleros vascos combaten por España, su rey y su religión, a pesar de que los franceses utilizaron el vasco en su propaganda y ofrecían sutilmente cierto cauce autonomista, incluso con el proyecto de la frontera en el Ebro. Los Fueros no son en cambio tema de movilización popular hasta mucho después.


La clave práctica: no está en la “violencia”, sino en los llamados derechos históricos, empleados con una estrategia movimentista desde el poder y largos plazos.

Los particularismos locales y regionales viven en todo el mundo un momento de especial florecimiento. Justificados unos en la historia, otros en la lengua, muchos en cuestiones económicas y casi todos respaldados por la violencia, sirven objetivamente a la globalización económica y cultural: la disgregación de los viejos Estados y de las viejas Naciones impide que haya resistencias contra la imposición monocorde de la uniformidad. No hay que descartar que los separatistas encuentren por esta vía simpatías y apoyos exteriores. Dentro de España, sostienen que la soberanía de Euskadi (incluyendo Navarra) estaba consagrada en los Fueros históricos, injustamente suprimidos en los dos últimos siglos o reducidos sólo a meras reliquias. La igualdad de los españoles ante la ley, expresada en las leyes de modificación o supresión de Fueros de 1839, 1841, 1876 y 1937, debería someterse a una revisión sincera, que repare por fin “la injusticia del contrafuero y se reconozca y ampare los derechos del pueblo vasco”. El mecanismo propuesto desde ámbitos cercanos al PNV está muy claro: la autodeterminación, eje de la “construcción nacional”, no sería una concesión de España, sino el reconocimiento de un derecho largo tiempo conculcado y susceptible de regulación por arbitraje internacional. La sibilina lectura de la disposición constitucional sobre este asunto permite afirmaciones como la que sigue: “En cuanto a reformar la Constitución, ya hemos dicho que no es necesario; basta con llevar a cabo los trámites que hemos apuntado. Añadimos a lo dicho otra razón, y es que no se trata de algo que afecta a la soberanía del pueblo español, sino de devolver lo que pertenece a otro”.

Para los fueristas separatistas, el problema vasco es “una asignatura pendiente que tienen los españoles, y es una gran responsabilidad de quienes depende la tarea de educar, de hacer opinión pública y de formar actitudes éticas y las conciencias en el Estado español”. Terriblemente certera es la conclusión del libro, certera no por correcta sino por apuntar directamente a lo más débil de la argumentación del PP y del PSOE en la materia: “Ya se están dando pasos en este sentido. Estamos en una democracia. Aunque tenga sus deficiencias, tenemos abiertos todos los medios y foros -los parlamentos incluidos- para exponer la verdad. Es un hecho que la verdad del contrafuero cometido con los vascos se va abriendo camino. Cuando los vascos hablan de sus derechos, se oye su voz dentro del estado español y fuera. A las personas demócratas de corazón, la verdad es algo que les mueve a actuar en consecuencia. Hay una relación entre la verdad expuesta con claridad y la justicia y la paz”. No hay manera más clara de expresar el chantaje en sus términos esenciales: úsese la argumentación foral para hacer concesiones de fondo sin consultar al pueblo español. Que el argumento sea falaz importa poco, ya que siglo y medio de propaganda y veinticinco años de control de los medios de comunicación por el PNV hacen las cosas mucho más llevaderas. El combate por la historia es hoy el combate por España y por la verdad, sobre todo para los que creemos posible solucionar el problema y no simplemente conllevarlo o incluso medrar a su sombra.

Sulle scogliere di marmo

domingo, 15 de marzo de 2009



“toda casa levantada contra sí misma, perecerá”

Jesucristo