sábado, 28 de febrero de 2009

El gusto por los dilatados vientos


"Nos encariñamos unos con otros por la visión de los espacios abiertos, el gusto por los dilatados vientos, la luz del sol y las esperanzas que nos alentaban. La lozanía matinal del mundo futuro nos embriagaba. Estábamos impelidos por ideas inexpresables y pavorosas, pero por las cuales podía lucharse. Vivimos muchas vidas en aquellas campañas vertiginosas, sin escatimarnos en lo mas mínimo, mas cuando terminamos y amaneció el mundo nuevo, los hombre viejos volvieron a surgir y nos arrebataron nuestra victoria para rehacer el mundo según el modelo del que ya conocían. La juventud pudo ganar, pero no había aprendido a conservar, y era lastimosamente débil contra la vejez. Balbucimos que habíamos trabajado para un nuevo cielo y una nueva tierra; ellos nos lo agradecieron amablemente e hicieron su paz.

Todos los hombres sueñan, pero no del mismo modo. Los que sueñan de noche en los polvorientos recovecos de su espíritu se despiertan al día siguiente para encontrar que todo era vanidad. Mas los soñadores diurnos son peligrosos, porque pueden vivir su sueño con los ojos abiertos a fin de hacerlo posible."

Lawrence de Arabia

No al aborto

viernes, 27 de febrero de 2009

intentamos remontar la pendiente


“La prosperidad permite el juego y enmascara la injusticia. La miseria estrecha al hombre contra sus problemas esenciales y descubre por largos estratos los pecados de un régimen. La experiencia o la proximidad de la miseria: he ahí nuestro bautismo de fuego. El cuerpo enteramente herido del proletariado, como un Cristo en cruz, los fariseos alrededor, y la alegría de los mercaderes, y los apóstoles que han huido, y nuestra indiferencia como la noche abandonada sobre el Calvario. Nosotros mismos, que intentamos remontar la pendiente, llevando encima nuestra miseria: estar todavía protegidos y consentir en estarlo; así cada campanario, para la humildad de cada iglesia, yergue hacia el cielo el gallo de la negación.”

Emmanuel Mounier

El ministro Caamaño



El ministro Caamaño, con la Gran Logia de España

El nuevo ministro de Justicia Francisco Caamaño asistió el 4 de julio de 2007 a la entrega de los Premios Gran Logia de España en un Parador Nacional español

"como guardiana de los principios del Ministro y la Revolución Francesa, sus doctrinas constituyen una especie de religión laica de la democracia moderna, donde se ejerce y continua ejerciéndose, su acción militante, sea confesada o semi-secreto" Evola

"Pensamos que por masonería debemos entender dos cosas: en primer lugar un principio que es el que se refiere al accionar oculto de cierta o ciertas organizaciones poderosas que poseen la capacidad de actuar por detrás de los bastidores de la historia y de determinar de alguna manera los acontecimientos. Y luego también una forma organizativa, la que no tiene porque ser la masonería del mandil y de la escuadra, tal como la conocemos históricamente pero que ha tomado del principio de la masonería su carácter secreto y oculto, la que tiene la capacidad de actuar siempre a través de otros y su medio principal de acción es, como el de toda masonería, la sugestión. Y en tal caso la sugestión es la capacidad de actuar sobre las conciencias de las personas dirigiendo su accionar hacia determinados fines. En pocas palabras se trata de un mecanismo sofisticado y aceitado que hoy podría calificarse como de guerra oculta. Y entendemos por tal a la guerra secreta que se dirige en contra de la sociedad tradicional en sus distintas manifestaciones históricas, sea orientales como occidentales, en contra de sus valores arraigados, en aras de la constitución de un organismo denominado mundo moderno el cual en su última etapa se expresaría a través del fenómeno de la globalización o mundo uno, o como se lo quiera denominar. Es pues el instrumento o modalidad en que se conduce hoy en día esa forma religiosa que quiere reducir al hombre a la condición de producto de un todo que lo trasciende y por lo tanto, ya en su faz más decadente, constituir un mundo de masas y de máquinas... Es meta de esta institución, a la cual es hasta factible atribuirle incluso caracteres no humanos, en tanto niegan la esencia última y superior del hombre, la de constituir pues un mundo materialista en el sentido cuantitativo del término, en donde todos los hombres sean productos y partes de una realidad que totalitariamente dirige nuestros gustos y acciones a través de una organización social ficticia la que, fingiendo a los hombres libres, en la práctica los convierte en esclavos. Este poder oculto, esta masonería en el sentido que hemos hablado, tiene la capacidad esencial de actuar a través de otros en la consecución de sus fines, aunque en determinadas circunstancias muy precisas y excepcionales, casi como para dar un rumbo esencial mágico y evocativo a los acontecimientos, es posible que actúe de manera directa."

El tio de

jueves, 26 de febrero de 2009

castellano viejo



" Yo soy un castellano viejo y como castellano viejo estoy ligeramente tocado de estoicismo y como hombre ligeramente tocado de estoicismo considero que las glorias varias del mundo son vanidad de vanidades. Así pues, mi triunfo me interesa poco. Mi realización, como persona dentro de mí mismo, me interesa mucho. Me interesa poder morir con la conciencia a punto. Con la evidencia de haber obrado con sinceridad, con honradez y con solidaridad. Y si me da Vd. a elegir entre el destino de un poeta cuyos versos serán repetidos dentro de cinco siglos y el de un ciudadano que haya ayudado a que sus vecinos vivan un poco mejor, elijo, aunque parezca mentira, esta última aspiración."

Un Franco, 14 pesetas; de Carlos Iglesias

miércoles, 25 de febrero de 2009

UN ROBO DE 1000 MILLONES (PARA EMPEZAR)


Y ahora, ¿qué pasa?, pues que para mantener el tinglado en manos socialistas, el partido está estudiando la absorción de estos irresponsables por la malagueña Unicaja, una fusión interregional que no se había hecho hasta ahora, y así no serán solo los castellano-manchegos, sino también los malagueños, quienes al final paguen el pato, porque lo que haya debajo de la alfombra, solo Dios y Moltó lo saben. De todas maneras, Unicaja ya ha puesto su condición, que el Banco de España asuma el agujero presente y futuro antes de fusionarse, pues tampoco Unicaja está para tirar cohetes. Esto es economía socialista en acción, y como ven, así se consigue construir el sistema financiero más solvente del mundo, donde las cajas gobernadas por políticos y caciques locales que las manejan como si fuera un cortijo, representan el 54% del total.

http://robertocenteno.wordpress.com/2009/02/19/la-herencia-socialista/

Caminos de Europa- San Juan de Acre

el joven blasé, el niño de papá con la spider y el retrato del Che sobre su mesita de noche


“El hecho es que el partido comunista ha comprendido desde hace años una verdad que en nuestro entorno no ha entrado todavía en la cabeza a nadie, es decir que un partido extremista, en un momento no revolucionario, con una situación internacional estática y un ciertamente soñoliento bienestar en su interior, puede llevar a cabo una ofensiva ideológica, apoyada en minorías, centrada en un cierto mito de la vida y que llevan adelante para conseguir ciertos efectos psicológicos.”

Romualdi y el 68

«Poder estudiantil» es una grosera fórmula demagógica con la que los comunistas intentan especular sobre las graves descompensaciones que afligen las universidades italianas. Quieren el «poder estudiantil» o sea la dictadura de aquella minoritaria franja de estudiantes roída por el marxismo que introduce en las universidades la demagogia permanente e impide aquella selección de los cuadros, aquel ahondamiento de los estudios, que son garantía de mayor seriedad en la vida pública y de una mayor eficacia nacional. (…). «Poder estudiantil» es una fórmula mítica que se introduce en un cierto mito general de la vida, un mito del que forman parte, el «poder negro», el LSD, Fidel Castro, Che Guevara, Marcuse y la melena".

"Los ocupantes pretenden luchar contra la sociedad, pero sus mitos, sus costumbres y su conformismo son precisamente aquellos de esta sociedad contra la que dicen luchar. Dicen estar contra el Estado, la televisión estatal, la adulación y el cariño, dicen estar contra el gobierno, y los socialistas en el gobierno les protegen, dicen constituir una alternativa en el tiempo, pero sus cabelleras, sus hábitos, sus gestos, y su música, sus mujercitas beat, están más conformes con el espíritu de los tiempos de lo que se pueda imaginar. Se pretenden «anti-norteamericanos», pero están podridos de americanismo hasta la médula: sus chaquetas, sus pantalones, sus gorros, son aquellos de los beatniks de San Francisco, su profeta es Allen Ginsberg, su bandera el LSD, su canciones folcklóricas son las de los de los negros del Mississipi, su patria espiritual el Greewich-Village. Son marxistas, pero no a la manera bárbara de los rusos o de los chinos, sino en esa particular manera en la que es marxista un cierto tipo de joven americano manido de civilización. Proclaman el «enlace con la clase obrera», la «articulación entre la semántica de la reivindicación estudiantil y la dialéctica del mundo obrero» pero su esnobismo es totalmente lejano al ánimo de los verdaderos obreros y campesinos, nadie más que estos polluelos salidos del huevo de una burguesía podrida están tan lejos de la mentalidad de quien tiene que luchar con las más elementales exigencias. Su problema es la droga; el de los obreros, el pan".

“Es la revuelta de una minoría de burgueses comunistas criada tradicionalmente en los invernaderos calientes de algunas facultades rojas como Letras, Físicas o Arquitectura. Es la revuelta de los melenudos, de los bolcheviques de cuarto de estar, de una juventud que, más que quemada, se podría llamar desparramada. He aquí que al obrero, integrado en la sociedad burguesa e indisponible para las orgías marxistas, es sustituido por el joven blasé, el niño de papá con la spider y el retrato del Che sobre su mesita de noche".

“Ésta revuelta que polemiza con la civilización de los consumos, es una típica expresión del «consumo cultural», de un estampido librero instalado sobre el sexo y sobre el marxismo, sobre la droga y Ché Guevara, sobre Fidel Castro y sobre las mujeres desnudas. Desde el punto de vista del mercado, el militante del «movimiento estudiantil» es el típico consumidor medio de la cultura de protesta, que traga cada día su ración de literatura marxista, sexual y necrófila, que las grandes editoriales arrojan sobre el mercado en cantidad cada vez mayor. El consumidor cultural es progresista, pro-chino, antirracista, por el mismo motivo por el que viste los tejanos y bebe Coca-cola, consume el romance sucio o el diario de Ché como se «consume» una caja de judías o un rollo de papel higiénico, consumen la revuelta juvenil que ya se fabrica y se vende como una mercancía cualquiera".

"El problema al llegar a este punto es ¿por qué una «revolución» tan descaradamente inauténtica ha logrado imponerse a la juventud, y no sólo a aquel más conformista, sino también a aquel más enérgico y fantasioso? La respuesta es simple: porque de la otra parte no existe nada. Enterrada bajo un cúmulo de qualunquismo burgués y patriotero bajo la respetabilidad imbécil de la garantía «indudablemente nacional indudablemente católica, indudablemente antimarxista» la Derecha no tuvo un lema que dar a la juventud. En una época de creciente excitación de los jóvenes, les dijo «sed buenos»; en una época de ofensivas y comparaciones ideológicas, ella durmió tranquila porque los porcentajes del FUAN en los «parlamentillos» universitarios estaban estacionarios. Se fosilizaba en las trincheras de retaguardia del patriotismo burgués, incapaz de agitar al adulto, les dijo «sed buenos». Se fosilizaba en las trincheras de retaguardia del patriotismo burgués, incapaz de agitar en el futuro el gran mito de Europa, las organizaciones juveniles oficiales vegetaron sin contacto alguno con el mundo de las ideas, de la cultura, de la historia. Ha bastado un soplo de viento para barrer este inmovilismo que quiso ser socarrón, pero fue solamente imbécil. Bastaron las primeras ocupaciones para comprender que de la otra parte -la de la Derecha (MSI)- no había nada. La así llamada clase juvenil se dejó sumergir en pocos días, sin fantasías y sin gloria. Cuando las banderas rojas agitaron en aquellas universidades que constituyeron hasta pocos años antes las fortalezas de la Derecha nacional, muchos miraron a la Derecha, esperando una señal. Pero la señal no llegó: faltaron, el ánimo y la iniciativa juvenil y las ideas estuvieron listas. Madurada en los pasillos de partido, en un clima socarrón, la así llamada clase dirigente juvenil ya disminuida a tres o a cuatro nombres no tuvo absolutamente nada decir frente a la formidable ofensiva ideológica de las izquierdas. Fue sencillamente barrido. Logró hacerse encerrar en el gueto de la banalidad más retrógrada".

"El PCI ha cultivado conscientemente toda una mitología a través de asociaciones culturales, políticas, artísticas, en los que viene garantizado la máxima libertad crítica respecto al partido, pero que llevan antes de un cierto discurso el acto de conducir a los jóvenes hacia el área del comunismo. El PCI también ha comprendido que cierto comunismo de célula, a la rusa, ya es algo de sobra con los tiempos que corren, y ha apuntado sus cartas sobre un comunismo estoico, romántico, tropical, sobre los poderes negros y amarillos, sobre los comunismos de las barbas, piojosos, fantasiosos, el comunismo del Ché, el cha-cha-cha, de Luther King y el Halleluja. Y éste es el comunismo a la moda, el comunismo que gusta a una juventud cada vez más fanfarrona. El centro de infección de este nuevo comunismo es la editorial del milmillonario comunista Giangiacomo Feltrinelli, para los amigos «Giangi», el Rousseau de la nueva revolución. Desde las librerías de Feltrinelli salen a miles los libros sobre la cultura de la droga y sobre Bolivia, sobre los negros y sobre Fidel Castro, en ella se pueden comprar los distintivos de protesta, es allí donde nació la revista Quince, órgano del «movimiento estudiantil». Poco importa que las vanguardias chinas y castristas desdeñen al PCI. Ellas incluso siembran siempre un trigo que no será segado en la lejana Habana y Pekín, pero sí en el comunismo local. El «movimiento estudiantil» atrae los jóvenes en un orden de ideas en los que calmados los jóvenes hervores harán de ellos buenos electores comunistas. El PCI siempre ha controlado la agitación estudiantil. Nadie creerá que las ocupaciones de facultades dilatadas por meses enteros hayan sido posibles sin el aparato logístico del partido comunista, ni sin los abastecimientos del FGC. Los paquetes-víveres que fueron distribuidos a Roma en la facultad de Letras iban envueltas en cartas electorales del PCI. Los profesores a la cabeza de la revuelta fueron los usuales Chiarini, Amaldi, Asor-Rosa. Los parlamentarios a la cabeza de los cortejos del «movimiento estudiantil» fueron parlamentarios comunistas".

"Ésta es la mitología de una burguesía podrida que espera en la «revolución», poder conquistar nuevos paraísos de libertad y mugre, sin ser en modo alguno una antítesis al sistema, sino sólo la evolución interior del sistema hacia su inevitable objetivo: la putrefacción de los pueblos de raza blanca y el ocaso del occidente. El hecho es que el partido comunista ha comprendido desde hace años una verdad que en nuestro entorno no ha entrado todavía en la cabeza a nadie, es decir que un partido extremista, en un momento no revolucionario, con una situación internacional estática y un ciertamente soñoliento bienestar en su interior, puede llevar a cabo una ofensiva ideológica, apoyada en minorías centrada en un cierto mito de la vida y que llevan adelante para conseguir ciertos efectos psicológicos. Porque está claro que se puede rechazar cierto lenguaje bienpensante sin caer por esto en el retórico Viet-cong o guevarista. Que se puede alzar la bandera del nacionalismo europeo sin olvidar las garantías necesarias a la seguridad de Europa. Que se puede golpear en las universidades contra el orden constituido, pero, no se debe olvidar que se debe golpear al mismo tiempo al comunismo. Ya que la Derecha ..., incluso en su crisis actual, representa la única alternativa revolucionaria para la juventud"

martes, 24 de febrero de 2009

Abraza la Tierra


El proyecto “Abraza la Tierra” está dirigido a las personas que quieren venir al medio rural a desarrollar su proyecto laboral y de vida.
http://www.abrazalatierra.com/inicio.shtml

Arte y Revolución






"Si llega un tiempo en que la Sociedad humana consigue un ideal bello y noble, ideal que no se conseguirá sólo por la eficacia de nuestro Arte, pero al que podemos aspirar y debemos alcanzar además mediante grandes revoluciones sociales, inevitables e inminentes- entonces las representaciones teatrales serán las primeras actividades colectivas en las que desaparecerán absolutamente las ideas de Dineroy Usura."
Richard Wagner: Arte y Revolución.

"Hay cosas que quien baja de allá arriba no sabria repetir."
Dante

"Adoptados por lo abierto,
apomazados hasta lo invisible,
eramos una victoria que no acabaría nunca."
René Char

lunes, 23 de febrero de 2009

Del fuego de una freidora a una sentencia que arroja definitiva luz


Del fuego de una freidora a una sentencia que arroja definitiva luz

...El terrorismo, impune por decisión política

Medios de comunicación y periodistas tan distintos como el Heraldo de Aragón, El Plural, ABC, Libertad Digital, Francisco Pérez Abellán y la cadena COPE, además de El Semanal Digital, han contado hace muy poco las últimas novedades sobre el incendio del hotel Corona de Aragón de Zaragoza. El 12 de julio de 1979 y en muy pocos minutos el hotel ardió, murieron 78 personas y 113 quedaron heridas. Desde el principio una parte de la prensa dudó de la versión oficial, pero el Gobierno sostuvo contra viento y marea que se trataba de un fuego provocado en una freidora.

Las fuerzas policiales jamás pudieron dar una explicación técnica de los hechos, que fueron calificados de fortuitos por decisión sólo política. Presidente del Gobierno era entonces Adolfo Suárez, y sus ministros del interior fueron Rodolfo Martín Villa, Antonio Ibáñez Freire y Juan José Rosón Pérez. Significativamente, el Gobierno de José María Aznar reconoció a las víctimas y a sus familiares la condición de víctimas del terrorismo, aplicando Ley 32/1999 de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo. ¡Veinte años de silencio y mentiras! El Heraldo de Aragón ha ido más allá, y ha recordado que el mismo día del incendio ETA y FRAP reivindicaron el incendio como atentado.

José Luis Rodríguez Zapatero ha intentado mantener la mentira de Suárez y su equipo, y en diciembre de 2007 negó a las víctimas la condecoración creada por Aznar para quienes han sufrido el terrorismo. Sin embargo, el Tribunal Supremo acaba de reconocer en vía administrativa el derecho a la Gran Cruz de la Real orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo de una persona fallecida en el incendio. Un incendio para el que se utilizaron materiales y técnicas que excluyen toda casualidad: un incendio empezado a la vez en tres focos diferentes y en el que se emplea napalm y magnesio puede ser o un acto de guerra o un acto de terrorismo, pero nunca un accidente. Y eso lo sabía el Gobierno de Adolfo Suárez desde el verano de 1979. Sin embargo, mintieron. La primera pregunta es por qué. La segunda, más espinosa, tendría que referirse a la calidad moral y la dignidad política de quienes actúan así....

http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=93289&mes=&ano=

en nombre de toda la profundidad de la conciencia de España


«Yo hablo en nombre de toda la profundidad de la conciencia de España, que queda más allá de todos los partidos, de todos los distritos. Yo hablo en nombre del viento que entra y sale, como por los ojos vacíos de una calavera, por los huecos de los paredones de los conventos derruídos y las iglesias quemadas, y hablo en nombre del silencio tradicional de la madrugada del Viernes Santo de Sevilla; yo hablo en nombre de las escuelas sin cruces, de los cementerios sin capilla, de las verdades profundas de nuestra tradición».

José María Pemán

JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA: ¿PRESENTE?



JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA:
¿PRESENTE?
JOSÉ JAVIER ESPARZA

A un político se le suele juzgar por sus actos. Incluso los que no llegaron a alcanzar nunca el poder, dejaron al menos una obra en forma de proyecto, de programa ideológico, de estrategia para conquistar el Estado o de influencia en las circunstancias de su tiempo. El caso de José Antonio Primo de Rivera es completamente singular. Su vida pública se reduce a cinco años; su jefatura de Falange, a tres. Después, la muerte se lo llevó. Desde el punto de vista de la política práctica, su peso fue irrelevante: balsa a la deriva en las aguas turbulentas de la II República, a la izquierda no le costó gran cosa aplastarlo ante la pasividad de una derecha a la que el hijo del dictador le resultaba más bien incómodo. José Antonio careció por completo de la garra y la ambición que caracteriza a los grandes revolucionarios: Lenin, Mussolini, Hitler, capaces de
establecer una estrategia implacable de conquista. Como político, no nos engañemos, fue un fracaso.

Sin embargo, todo lo que José Antonio pensó, escribió y proclamó durante aquellos breves años, en la tribuna parlamentaria o en el mitin de calle, posee una altura y una profundidad excepcionales. En ese sentido, su figura forma parte eminente de la historia del siglo XX en España. Más intelectual que hombre de acción, José Antonio debe ser juzgado antes por sus ideas, por sus escritos, que por su «balance» político. Más revolucionario que conservador, pero también más conservador que fascista, el lugar del fundador de la Falange debe inscribirse en la historia de la derecha española. Podríamos resumir así su lugar: José Antonio recuperó algunos de los grandes temas del nacionalismo revolucionario europeo y los insertó en la tradición intelectual de la derecha española, sometiéndola a una fuerte convulsión. La mixtura, bastante singular, es lo que da toda su personalidad al pensamiento joseantoniano, que no puede definirse exactamente como pensamiento «nacionalsindicalista», sino que desborda las etiquetas estrictamente políticas.

Un pensamiento original

En efecto, en las muchas páginas dejadas por Primo de Rivera saltan con idéntica frecuencia –contradictoria– Ortega y Menéndez Pelayo, D’Ors y Maeztu, y ese es el filtro a través del cual adquieren color propio las ideas importadas del fascismo italiano y su corporativismo. Crítico de la modernidad, sin embargo la asume al considerar prioritaria la cuestión social y el mundo del trabajo. Nacionalista por temperamento, sin embargo supera el nacionalismo al hacer propia la idea de imperio, que tanto debe a Eugenio D’Ors. Católico por profunda convicción personal, sin embargo rehuye cualquier confesionalismo político, lo cual le aleja de los ámbitos tradicionalistas. Lejos también del espíritu romántico –tan consustancial a los fascismos y especialmente al nacionalsocialismo–, José Antonio opta por una visión clásica del Estado, por una idea arquitectónica de la comunidad nacional. Pero no sucumbe a la divinización del Estado, sino que trata de hacer a éste compatible con el protagonismo de las personas encuadradas en sus formas «naturales» de organización (familia, municipio, sindicato).
El conjunto, el cuerpo teórico, adquiere una consistencia muy superior tanto a su traslación programática –los 27 puntos de Falange– como a sus posteriores desarrollos
políticos.
Todo eso quedó prácticamente congelado desde aquel 20 de noviembre de 1936, bajo las balas del Frente Popular. A partir de esa fecha, José Antonio fue más una figura que un hombre. Se ha escrito mucho sobre la instrumentalización posterior de la figura del Ausente por el régimen de Franco: la transformación de un programa revolucionario en coartada retórica para un régimen autoritario y ultraconservador. Esto es, en general, verdad, pero conviene establecer unos cuantos matices de la mayor importancia.
Primero, que tal instrumentalización sólo fue posible porque el grupo dominante de la propia Falange así lo quiso. Este grupo fue el vencedor de una violenta querella interna entre facciones falangistas enfrentadas; los derrotados en la pugna podrán resultarnos más o menos simpáticos, pero es aventurado suponer que estuvieran en condiciones reales de ofrecer un modelo viable de organización del Estado. Después, el grupo vencedor –franquista, conservador– no dejó de aplicar buena parte del programa falangista en la España de posguerra. La construcción de viviendas sociales, la alfabetización de las mujeres a través de la Sección Femenina (una tarea sobre la que demasiado apresuradamente se lanzan hoy desdenes) o la mejora progresiva de las condiciones laborales son sólo unos pocos ejemplos.

¿Y hoy? Hoy el mundo es enteramente distinto al que José Antonio conoció. Por eso sus ideas políticas son necesariamente inactuales. En ese sentido, tan absurdo es imaginarle como un señoritingo aficionado a las pistolas y a las juergas –la caricatura izquierdista– como presuponerle un genio inmarcesible capaz de cabalgar por encima de los siglos. El pensamiento de José Antonio Primo de Rivera es tributario de su tiempo y sólo en él puede ser plenamente entendido. Ahora bien, sus páginas siguen dejándonos reflexiones de indudable brillantez y perspectivas que, por bien fundadas, no pasan de moda.

Hoy el lugar de José Antonio no debería estar en carteles pegados en las paredes de la ciudad, sino en los programas de estudio de las universidades. ¿Encerrado como en un museo? No: revisado.

El Manifiesto

domingo, 22 de febrero de 2009

Uno de nosotros

Nuevos apostoles


"Los europeos occidentales no pueden ofrecer a los pueblos sometidos por ellos nada más que los valores problemáticos de su civilización, por ejemplo cañones, pólvora, agua corriente, W.C., tranvías, máquinas, instalaciones telefónicas, constituciones parlamentarias, etc.; mientras destruyen preciosas civilizaciones en África, América y Asia. Se han comportado como elefantes en un almacén de porcelanas; en el lugar de una variopinta diversidad han colocado la gris uniformidad de su incultura. Este desagradable periodo de la historia humana es, cabe esperarlo, algo a punto de acabarse. El dominio de la raza blanca en la tierra se aproxima a su fin; pero no porque los europeos occidentales hayan reconocido sus equivocaciones, sino porque los otros pueblos empezaran a pensar por si mismos y en su naturaleza particular. El pensamiento nacional se difunde cada vez más y va encontrando sus apóstoles"

sábado, 21 de febrero de 2009

Beowulf


Una obra épica europea, que inspiró a J.R.R. Tolkien y Angelina Jolie

Manuel R. Ortega

El poema épico más antiguo de la literatura europea medieval ha vuelto a conocer un reciente interés gracias a una pésima película. No hay mal que por bien no venga.

10 de febrero de 2008

De no haber sido por ese videojuego hollywoodiense perpetrado por Robert Zemeckis, Beowulf quizá continuaría durmiendo el sueño de los justos, despertando ocasionalmente por eruditos y bichos raros con curiosidad intelectual. Y es que si 300, pese a sus efectos especiales, estaba empapado de valores, lo de Zemeckis, por mucha Angelina Jolie medio desnuda, no dejaba de ser una versión cinematográfica del Mortal Combat.

Valga esta introducción para poner en antecedentes: Beowulf, la obra épica más antigua de las literaturas germánicas, es algo más que un videojuego en gran pantalla. Es un símbolo de la identidad europea y de sus valores. El poema, que no fue descubierto hasta el siglo XVIII, fue manuscrito en los siglos IX o X, aunque su datación estaría en el siglo V, según los estudiosos. Sin título, comenzó a ser conocido como Beowulf por el nombre de su protagonista, un guerrero gauta que, junto a varios compañeros, partirá al auxilio del rey danés.

Esa es, al menos, la primera parte. Aquella en la que el joven héroe gauta llegará a Dinamarca para acabar con el monstruo Grendel, que masacra a los guerreros del monarca danés en su salón real.

La segunda parte del poema se remonta a cincuenta años después la muerte de Grendel y su madre. Un Beowulf rey, en combate con francos y frisios, deberá enfrentar a un dragón que devasta a sus súbditos. Los años han pasado, y no sólo físicamente. La mentalidad de Beowulf ha cambiado, como el mundo que le rodea. Si Grendel era una criatura sanguinaria que mataba por su naturaleza, el dragón de la segunda parte es una bestia despertada por la ambición del hombre. Su muerte también supondrá la de Beowulf, abandonado en la lucha por todos sus hombres, salvo su sobrino.

Hay en Beowulf una serie de claves que se revelan en el texto, estrechamente relacionadas con el periodo en que se compuso: esa etapa de transición entre el paganismo y el cristianismo en que ambas religiones se enfrentaban y, a la par, compartían elementos de cada una. Un proceso que, como ha señalado el historiador Dominique Venner, acabaría transformando el cristianismo primitivo, convirtiéndolo en una religión europea con rasgos muy alejados de su zona de nacimiento, en Oriente Medio.

Ese alteridad entre paganismo y cristianismo se aprecia en el texto. Los ritos paganos y las invocaciones cristianas –Grendel es definido como "hijo de Caín"– se entremezclan. ¿Fruto de ese periodo de transición ya mencionado? ¿O, como señalan otros expertos, una primera autoría pagana tamizada posteriormente por un copista cristiano? Es difícil saberlo. La única certeza es que esas expresiones, esas dos cosmovisiones, conviven como lo hicieron en su momento. Basta recordar el Bajo Imperio, las invasiones sajonas, las incursiones vikingas, la evangelización irlandesa o el reinado de Carlomagno. O, en un plano literario, mítico e histórico, las figuras de Uther Pendragon o su hijo, Arturo.

De hecho, y pese a las constantes invocaciones al Señor, lo cierto es que Beowulf, en la edición realizada por Belacqua, es incinerado en una pira y sus cenizas, enterradas en un túmulo. Un rito de clara raíz indoeuropea. En otras ediciones, esa mezcolanza queda más de relieve, ya que recibe un funeral vikingo, con su sobrino arrojando la lanza en llamas que incendia la balsa que contiene su cuerpo.

Al margen de ello, Beowulf, como otras obras épicas europeas, contiene una serie de valores propios del ideal caballeresco, fruto de la cosmovisión ideológica indoeuropea –que tanto estudió Georges Dumezil–, como es la exaltación del Honor, la Valentía, la Fidelidad y el desprecio a la muerte y la cobardía. Además, inspiró a J.R.R. Tolkien, que le dedicó años de estudio. Y aunque solamente por eso, ya merece la pena agradecer esfuerzos como los de Belacqua, que, además, se complementan con una cuidada edición. Gracias a ello podemos leer frases impagables en estos tiempos de mercadeo y nihilismo: "Y vendrán tiempos de lanzas, frías al amanecer, blandidas con mano firme y segura".

www.elsemanaldigital.com

Tiempos nuevos, tiempos salvajes





“La libertad –me corrijo- la libertad lo primero. Se la comerán los lobos si la dejas para luego.” Dionisio Ridruejo

viernes, 20 de febrero de 2009

La Europa arqueofuturista de Adriano Romualdi, Alfonso Piscitelli


...Adriano intuyó la necesidad estratégica de apoderarse del lenguaje, de los instrumentos, incluso de las conclusiones de la ciencia moderna occidental. De su relación con Evola extrajo su amor por el elemento arcaico, por todo aquello que en un pasado remoto era testigo de la pureza de un modo de ser todavía incorrupto. Sin embargo reaccionó enérgicamente a la sombra “guenoniana” del pensamiento tradicionalista: un comportamiento anticuado e incluso un poco lunático que en nombre de dogmas inmutables inducía a despreciar todo aquello que había cambiado en la historia de los últimos diez siglos, a despreciar las grandes creaciones del genio europeo moderno. ... La Tradición europea, como la entendió Romualdi, era algo dimánico: en ésta encuentran su lugar el mos maiorum (el patrimonio de los valores eternos), pero también la innovaciones tecnológicas. En el fondo, los antiguos indoeuropeos irrumpieron en la escena del mundo en carros de batalla, una extraordinaria invención de la época. Desde el principio los indoeuropeos se caracterizaron por sus innovaciones técnicas; y su concepción espiritual del mundo es tal de atribuir un significado superior a las mismas creaciones materiales. En India las ruedas del carro de batalla (los chakras) devienen el símbolo de los centros de energía vertiginosa que el yogini activa en su interioridad. En Grecia, el herrero, que forja las armas y otros objetos de hierro, deviene imagen del dios-ordenador del cosmos según la concepción platónica del demiurgos. En las modernas hazañas espaciales, en la audacia investigativa de la ciencia moderna, en el límpido estilo de las creaciones tecnológicas, Romualdi vislumbraba por lo tanto los frutos más maduros del genio europeo...

Mirando al futuro venidero que se anunciaba en los ambiguos años de la contestación, Romualdi advertía del riesgo que los europeos sucumbieran en la debilidad del bienestar, callendo como frutos demasiado maduros en el saco de los pueblos menos civilizados y más vitales ( leer el prefacio a Corrientes políticas y culturales de la Destra alemana). Sin embargo no despreció nunca los aspectos positivos de la modernidad europea y de la misma sociedad de bienestar construida en Occidente. Hoy probablemente se habría burlado de los intelectuales que dentro de la Destra han tentado de abrazar toscas utopias talibanas. Romualdi quería una Europa ancorada a su arké, y al mismo tiempo moderna, innovadora, a la vanguardia de la tecnología. Una Europa cuyos hombres sepan dialogar idealmente con Séneca y Marco Aurelio mientras conducen automóviles veloces, utilizan instrumentos de comunicación satelital, y hacen operaciones quirúrjicas con el láser. Esta imagen de Europa – esbozada en pocos años por Romualdi – queda hoy como el mejor “preámbulo” para un continente viejísimo y sin embargo todavía con orgullo.

La Europa arqueofuturista de Adriano Romualdi, Alfonso Piscitelli
Publicado en la revista italiana Area nº 82, julio-agosto 2003

"Hasta que no llegué a Occidente y pasé dos años observando alrededor mío, no pude nunca imaginar cómo una extrema degradación ha producido un mundo sin voluntad, un mundo cada vez más petrificado frente al peligro que tiene que afrontar... Hoy todos estamos al borde de un cataclismo histórico, una inundación que se tragará la civilización y cambiará las épocas... El alma humana desea cosas más elevadas, más cálidas y más puras de las que se ofrecen hoy a las masas, desde el estupor televisivo a la música insoportable..."

jueves, 19 de febrero de 2009

El fracaso de la derecha


El fracaso de la derecha

"Afirmábamos en un artículo anterior que la derecha desempeña en las sociedades democráticas, y muy concretamente en la española, un papel ridículo, cual es el de jugar una partida en la que el adversario elige campo y determina las reglas del juego. Esta afirmación no creo que admita controversia: cada día vemos a los políticos de derechas esforzándose penosamente por evitar que su adscripción resulte notoria, inventándose chorradas semánticas del tipo «centro reformista», rehuyendo la confrontación o adoptando posturas tibias en asuntos medulares en los que su adversario ha sentado cátedra, aceptando compungidamente la superioridad cultural de la izquierda, etcétera. De este modo, la derecha sólo puede aspirar a las migajillas de ganar unas elecciones de vez en cuando, un «de vez en cuando» que a medida que pase el tiempo exigirá el concurso de circunstancias más excepcionales (caos administrativo, corrupción generalizada, crisis económicas feroces, etcétera). Si la derecha no se conformase con estas migajillas, propondría una revisión a fondo del orden en el que las ideas de la izquierda han encontrado arraigo; pero esta revisión radical —que exigiría una refutación de las mentiras sobre las que se ha ido sedimentando la roña progre a lo largo de las décadas— no parece al alcance de la derecha que hoy padecemos" .

"En realidad, a la derecha le ocurre lo mismo que al rey don Rodrigo en aquel romance célebre, que la izquierda la come «por do más pecado había». Y el origen de ese pecado se remonta a épocas ya remotas, cuando la derecha, tras el cambio de orden establecido por la Revolución, por temor a ser tildada de «reaccionaria», se presentó como la opción ideológica capaz de conciliar «la libertad y el orden», frente a una izquierda que propendía al desorden, en su apetito desaforado de libertad. Tal conciliación hubiese sido fructífera, si la derecha hubiese propuesto un orden propio; pero se conformó con conservar la libertad del liberalismo y el orden revolucionario, dando por buenos e inatacables los principios que los alentaban. Aceptar tales principios fue su pecado original; y de aquellos polvos vinieron estos lodos" .

"Cuando aceptas unos principios que no son los tuyos como premisas del funcionamiento político, es natural que las consecuencias de tales principios siempre actúen en tu contra. Y así le ocurrió a la derecha, que a cambio de unas pocas transacciones en el orden económico (respeto a la propiedad privada, etcétera), hubo de transigir con el orden social y cultural que propugnaba la izquierda. Y, desenvolviéndose en un orden social y cultural adverso, no tuvo otro remedio que ir aceptando las sucesivas «conquistas» de dicho orden, para evitar que se la calificase de enemiga del progreso. Así, cada vez que la derecha conseguía acceder al poder, se limitaba a «conservar» las «conquistas» que previamente la izquierda había logrado; y, poco a poco, la derecha fue convirtiéndose en una especie de lacayo o «ancilla» de la izquierda, encargada de mantener intacto el orden establecido cada vez que la izquierda abandonaba el poder, para que luego, una vez recuperado, la izquierda pudiera seguir obrando a placer. Fue entonces cuando la derecha, abochornada de su papel lacayuno, se inventó esa paparrucha del «centro»; centro que, por supuesto, es movible, y cuya localización es inevitablemente determinada por la acción de la izquierda. Y puesto que la izquierda no renuncia jamás a sus «conquistas», tal centro se sitúa cada vez más lejos de los principios originarios de la derecha, esos principios a los que la de derecha renunció para que no se la tildase de reaccionaria" .

"Renunciando a sus principios y aceptando el orden establecido por la izquierda, a la derecha sólo le resta actuar como fregona de los estropicios y desaguisados que la izquierda provoca. Como le ocurre a los falsos devotos, que sólo se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena, la «ciudadanía» (esto es, el pueblo reducido a comparsa del orden establecido por la izquierda) sólo vota a la derecha cuando le ve las orejas al lobo. Y, pasado el peligro, vuelve a votar a quien encarna con mayor autenticidad los principios que se presentan como buenos e inatacables. A fin de cuentas, ¿por qué habría de votar a esa panda de fracasados que los encarnan en su versión descafeinada?"

ABC
Juan Manuel de Prada

El rey pescador


Aviso: en algún momento nos tiraremos a la piscina que es el pueblo
español y algunos permanecerán en la endogamia y no nos acompañaran, esto
es algo que tengo totalmente asumido y la afectividad no tendrá sentido
pues muy por encima estará la Patria.

Las fuerzas nacionales han vivido en la endogamia criticando a lo
que hay, cuando han tenido que salir a la palestra no han sabido
compatibilizar lo que hay con una propia actitud ante la vida y han optado
por abandonarse al sistema, pues no admiten un paso intermedio. Ese paso
decisivo tuvieron que darlo en su día todos los héroes que veneramos, el que no
lo dio no consiguió conectar con su pueblo y solo quedaron sus escritos,
pero aquellos que si supieron conectar con los anhelos populares, esos
hicieron la revolución.


miércoles, 18 de febrero de 2009

San Valentin

Excalibur

El lenguaje y la aventura


Tolkien: El lenguaje y la aventura
José Luis Ontiveros

...Tolkien, al igual que Heidegger, considera que la poesía expresa lo sagrado, es el decir más alto y se encuentra fundido en el nombre-designación de Bardo, héroe que matará al dragón y que recoge los símbolos del rey-guerrero y de la "realeza sacra". Poetizar es nombrar la sustancia de las cosas, y expresar su esencia. En el lenguaje se encuentra el símbolo igualmente de la Edad de Oro, en que lo sagrado se instaura como una poesía de la totalidad, y no hay más diferencia entre el sujeto y el mundo externo. Edad que Tolkien reconoce como propia de una supernaturaleza semejante a la de los cuentos de hadas. El lenguaje, como las espadas, es un patrimonio élfico, goza de una "gracia" única y puede ser el grito espantoso de un trasgo tocado en su cueva por un rayo de sol.

El simbolismo de la espada
Tolkien anuncia a una civilización que ha rechazado el valor de la aventura, el significado que ésta tiene en la formación de los valores. El mundo del hobbit con sus alacenas llenas de comida, sus chalecos, y sus hábitos sedentarios es extraño al misterio de lo imprevisilbe. El universo hobbit considera "respetable" al que "nunca tuvo aventura alguna o hizo nada inesperado".

Tolkien describe las limitaciones de la civilización hobbit, mito de la vida campestre y pacífica alejado de las utopías de los sistemas monistas y abstractos. Así Bilbo Bolsón responde al mago Gandalf, que lo invita a una aventura: "En estos lugares somos gente sencilla y tranquila y no estamos acostumbrados a las aventuras. ¡Cosas desagradables, molestas e incómodas que retrasan la cena!" (2). Sin embargo, la civilización hobbit no se niega por completo a las experiencias fundamentales del azar y del peligro, en el hobbit anida el recuerdo fabuloso de sus orígenes que lo relacionan con las hadas y con lo mágico. El hobbit decide emprender sobre sus hábitos ordenados y su vida pacata, el proceso místico de la aventura, en que renacerá un ser muy distinto del viejo hobbit del agujero confortable y los largos anillos de humo de su pipa contemplativa.

En Tolkien están muy presentes mitos fundamentales como el símbolo del renacimiento, el de la espada, el del retorno del señor del mundo, el de la puerta secreta y el de la lucha contra el dragón. Cada uno de estos mitos es paralelamente un orbe literario. Un juego de signos y de historias subordinadas al desarrollo de las aventuras del héroe. Como centro de ese simbolismo aparece el arma con que el héroe debe enfrentar las pruebas de su purificación y ejercer su acción sobre la realidad, en la existencia de una espada de origen élfico Tolkien señala la acción necesaria de los guerreros. El hobbit pacífico y bonachón se transforma en un guerrero sereno y arriesgado: "Enseguida le puso Bilbo una pequeña cota de malla, forjada para algún joven príncipe elfo tiempo atrás". Si bien cabe el humor en la figura no demasiado terrible de un hobbit guerrero, éste se encuentra su espada como botín de guerra, luego de que los torpes trolls de hablar rudimentario y cuerpo pesado son transformados por el sol en estatuas de piedra. La espada simboliza el destello de un ser distinto que aparece en el doméstico hobbit que extraña su mecedora y su cama. La espada encarna así el símbolo de un ser cualitativamente diferente y, simultáneamente, representa el interés por el lenguaje que caracteriza la obra de Tolkien: "En otro tiempo había dado muerte a cientos de trasgos, cuando los elfos rubios de Gondolin los cazaron en las colinas o combatieron al pie de las murallas. La había denominado Orcrist, Hiende Trasgos".

A su vez el hobbit llega a bautizar su propia espada como "Aguijón", proveniente de un linaje no humano: "No han sido forjadas por ningún troll ni herrero humano de estos lugares y días, pero cuando podamos leer en las runas que hay en ellas, sabremos más".

La espada representa el espíritu de aventura y el poder actuante de la "gracia" sobre la realidad. El ser oscuro de los trasgos, la ambición y tozudez de los enanos, el balbuceo de Gollum, el destello de la espada que hiende al Gran Trasgo o al malvado Bolgo del Norte constituyen la cartografía de otra realidad. Tolkien asalta las sombras de la ciudad con fantasía. Su obra se enfrenta a la edad que ha desterrado a los dioses, cuando la aventura renace en el mundo.

Mi oficio es la guerra


Mi oficio es la guerra. No tengo tiempo ni inclinación hacia otra clase de amor. Espero que esto sea de tu agrado, señora.
John Steinbeck

martes, 17 de febrero de 2009

Montes salvajes


Percy Bysshe Shelley del Mont Blanc en 1816:

"Sobre los montes salvajes una especie de inmovilidad austera prolonga el tiempo y engrandece el pensamiento. Donde todo parece mudo hay, sin embargo, una voz que expresa la armonía más sensible. El que busque lo verdadero, que suba, pues, hacia los altos valles hasta donde nada haya hecho el hombre, hasta las vastas ruinas del invierno eterno, donde todo dura, nieves, bosques y silencios. Donde nada se desea ni se busca ni se imagina fuera de la naturaleza. Allí, los mismos obstáculos y riesgos de una naturaleza difícil te engrandecen, puedes vivir tu vida real en la unidad sublime proporcionada por las montañas desiertas. Es el lugar del silencio, donde habita la fuerza del mundo, con tanta muerte y tanta vida en su belleza".

Dios está en todas partes, qué duda cabe. Pero para algunos -y más hoy- es más fácil hallarlo fuera de la ciudad, fuera de la vulgaridad, fuera de la trivialidad material del mundo moderno. Como siempre, basta abrir los ojos y los oídos, y en definitiva abrir un hueco en tu vida.

Campos Verdes de Francia

lunes, 16 de febrero de 2009

Reflexión



¿Por qué tan duro?- dijo cierta vez el carbón al diamante-, ¿Acaso no
somos parientes cercanos?

¿Por qué tan blandos hermanos? Os pregunto yo a vosotros-, ¿acaso no sois mis hermanos? ¿Por qué tan blandos y acomodaticios? ¿Por qué hay tanta negación y retractación en vuestro corazon?¿Porqué igualmente tan poca fatalidad en vuestro mirar?
Y si no estáis dispuestos a ser fatales e inexorables ¿Cómo un día podríais llegar a triunfar conmigo?

Y si vuestra dureza no quiere fulminar, cortar y deshacer¿Cómo podríais un día crear conmigo?
Pues todos los creadores son duros. Y os ha de parecer goce inefable poner vuestra mano encima de milenios como si fuesen cera. Inscribir en la voluntad de milenios cual en bronce. Solo lo más noble es de máxima dureza.

Volveos duros!!!, he aquí la nueva tabla hermanos, que coloco por encima de vosotros.....

Cine y documentales de Montaña



Una Fe viva no puede sostenerse por medio de la escritura. Debe realizarse continuamente en las personas de los creyentes. (E. Pound).

domingo, 15 de febrero de 2009

Caminos de Europa. Moral de Calatrava




Pero no se trata sólo de conocerlo, ni de citarlo, ni de creerlo, ni mucho menos de poseer este librito o el otro. Para la vanguardia militante esto sólo tiene sentido si hay una conexión directa entre la fe y la vida. Y no cabe reducir el asunto a una "lista de cosas que no se deben hacer" de tipo clerical, o una "lista de cosas buenas" tipo colegio. Es un estilo de vida, un modo de vivir, de ver el mundo y de estar en el mundo, siempre y para siempre. Sólo así daremos pleno sentido a la lucha en sus distintos frentes. Sólo así nuestra vida merecerá ser cantada, y sólo así seremos dignos de dirigir la gran batalla.

"¿Cuál es la forma de propia del hombre de la Tradición? ¿Cuáles son la actitud y el estilo existencial más conformes a la vía tradicional? (...)

Guiar la vida por auténticos principios, esto es, por los principios inmutables de la Tradición universal. Completa sumisión a la doctrina tradicional. Tener siempre presentes sus enseñanzas y seguir sus orientaciones. Conformar la totalidad de nuestra existencia a sus directrices y consejos. Supeditar a la Norma impersonal de la doctrina -que es el criterio de la pura objetividad- todos nuestros criterios, jucios, opiniones, tendencias, acciones, reduciendo a la mínima expresión, o, mejor aún, erradicando por completo, el capricho y la arbitrariedad, la manía de originalidad e independencia individual, al afán de protagonismo, el criticismo racionalista y cualquier otra manifestación de individualismo.

La vida del hombre tradicional se distingue, ante todo, de la del hombre moderno, en que mientras la del primero se halla inspirada por entero en una doctrina que orienta, ordena y da sentido a todos los aspectos de su existencia (una auténtica doctrina: sagrada, de origen no humano, situada por encima de los criterios individuales), la del último se desarrolla independiente de cualquier orientación doctrinal, al margen de toda doctrina, ignorando incluso lo que esta palabra pueda significar.

... hay que dejar que su mensaje [el de la tradición] vaya penetrando de modo natural en todas las esferas de nuestra vida, de tal modo que su presencia vaya rectificando nuestro mismo modo de ser, nuestro modo de ver las cosas y de vernos a nosotros mismos, nuestra forma de pensar y de comportarnos."

sábado, 14 de febrero de 2009

Montaña





"Escuchad la canción que viene de la montaña. Ella sola, como un felino, ha ido bajando como el agua, hasta llegar al valle, trayéndonos el exquisito perfume de las cosas santas, de aquello que cuentan los pastores dentro de las ahumadas y alegres cabañas donde reposan. Escuchadla y, entristecidos luego, cantadla con fuerza, suavemente, pero a pleno pulmón, pues, en ella, encontrareis el aroma de los pinos, de los bosques encantados, de la madreselva; es la canción que florece, la de los amores, de los desmayos y de los ensueños: es plenamente bella. Llena de luz y de horizontes y fresca como la sonrisa de los pastores, ella os visita: dejadla pasar y escuchadla, que es la bellísima floración de una primavera que estalla maravillosamente en cualquier tiempo, en el corazón del invierno.
Por caminos desconocidos y luminosos, blancos como noche de nieve en el claro de luna y ténues como la neblina, ella ha hecho el camino en solitario, pisando por doquier matojos floridos de sana poesía, pues los bellos caminos que atraviesan los boscosos rincones de las montañas, todos desbordan de claridad y de poesía, y con ello las canciones os traen la poesía de los caminos; por ello son bellas..."

viernes, 13 de febrero de 2009

Mi espíritu,te mueves ágilmente entre las olas


Por encima de lagos,por encima de valles,
de bosques y montañas,de nubes y mares,
más allá del sol,más allá de los éteres,
más allá de los confines de la esfera celeste,

tú,mi espíritu,te mueves ágilmente entre las olas,
y como un buen nadador,
alegremente te sumerges en la profunda inmensidad
con indecible y viril voluptuosidad.

¡Elévate por encima de estos miasmas malsanos,
ve a purificarte en las alturas,
y bebe,cual puro y divino licor,
el fuego claro que llena los límpidos espacios!

Detrás de los hastíos y las grandes penas
que cargan con su peso la existencia abrumadora,
¡dichoso aquel al que un ala vigorosa
eleva hacia los campos luminosos y serenos!

Aquel a quien los pensamientos,cual alondras,
toman vuelo hacia el cielo matinal,
el que comprende la vida,y sin esfuerzo,
el lenguaje de las flores y de las cosas mudas.

Charles Baudelaire

Unidad


Allí donde seáis sólo tres legionarios, vivid entre vosotros como hermanos: unidad, unidad y más unidad. Sacrifica todo, niégate a tí mismo con todos tus apetitos y todo el egoísmo que llevas dentro, por esa unidad. Ésta, la Unidad, nos dará la victoria. Quien está contra la unidad está contra la victoria legionaria. (C. Codreanu).

jueves, 12 de febrero de 2009

La escopeta nacional. Una justicia podrida


Una Justicia podrida


...La presidencia de la Audiencia Nacional es precisamente el puesto al que aspira un Garzón amante de las emociones fuertes. Nadie con más méritos que él, piensa la soberbia del magistrado, para ocupar ese cargo como premio a los servicios prestados (ETA) y recompensa a su amistad con Zapatero, a quien asesora en asuntos de su especialidad. Lo que una mayoría de la sociedad española está pidiendo a gritos, en cambio, es que Baltasar Garzón sea expulsado de la carrera judicial de una vez por todas, como un inaplazable síntoma de regeneración de nuestra podrida Justicia y maltrecha Democracia. Tranquilos todos. Nadie se atreverá a tocarle un pelo. Sus amigos son muy poderosos y sus secretos muy temidos.

http://www.elconfidencial.com/cache/2009/02/12/espana_33_justicia_podrida.html

Plan Poético de operaciones


Ponerse una mochila e ir a conocer a nuestra gente, que todavía vive en los antiguos pueblos de piedra.

Cruzarse un cuchillo a la cintura y no dejarlo nunca olvidado. La compañía del acero durante siglos mejoró a los nuestros, sin duda fue un error abandonarlo.

Encender fuegos nocturnos y recordar a nuestros muertos. Ese fue el culto que hizo grande a Roma.

Explicar a las mujeres que sus hijos son los hijos de la estirpe.

Explicar a nuestros hijos que han venido al mundo a mandar y a sufrir.

Tomar los pueblos abandonados.

Tomar las casas abandonadas y antes de entregarlas si esto es inevitable, destruirlas.

Considerar que ningún hombre es nuestro hermano, si no toma inmediata conciencia de lo sagrado.

Soñar siempre con la victoria y no pensar nunca en la derrota.

No permitir ninguna falta de respeto.

Criar perros de combate, porque suelen ser más fieles que los hombres.

Saber que un buen libro, es tan importante como la mejor bandera.

Reconocerse anónimo. Nadie es reconocido en un pueblo en extinción.

Saber que a algunas cosas, hay que ayudarlas a morir.

Diferenciar la forma del fondo. Los viejos uniformes quedaban bien a nuestros abuelos, nosotros debemos diseñar los propios.

No olvidar que los espacios son mutables y que quedan pocos hombres, de modo que a no exagerar la estrechez cuando buscamos a los camaradas perdidos. Considerar que algunos de ellos están lejos, porque nuestra estirpe ha sido siempre migratoria. Buscarlos es comenzar a ocupar también la lejanía.

No es mucho, pero a veces los hombres comienzan a actuar cuando se vuelven parcos.


http://juanpablovitali.blogia.com/

miércoles, 11 de febrero de 2009


El verano desemboca en el otoño, y el otoño en el invierno, y el invierno es una larga y agónica victoria de la luz, y vuelve la primavera, y llega otro solsticio, y la vida se pasa, y perdemos el tiempo en cosas carentes de verdadera importancia, y nos falta siempre aquella Voluntad, y la Fe, y nos moriremos sin tener otra cosa que esta Comunidad y sin darnos cuenta de que ése es el único camino, y me fastidia no sabes cuánto, y que Dios reparta suerte porque antes de morir hay unas cuantas cosas que quiero hacer, y de todos modos qué importa.

Roldanus 2003

Gallardon "agilipollao"

Cronica Riopar 2003





RIÓPAR 2003: UN AÑO DE LUCHA, UN VIENTO DE ESPERANZA



Sopla silencioso, se siente frío en el rostro y el pecho se llena de aires nuevos. Así es nuestro viento, viento meseteño y nórdico, viento hispánico, viento europeo...¡¡y ya hace un año que sopla!!. Un año borrascoso en el que ha ido cogiendo fuerza, todavía no es un ciclón pero ya barre las nubes negras, ya hace que el sol brille débilmente...

El viernes 21 habíamos preparado nuestras mochilas, las habíamos llenado de libros, de ropa, de alimentos pero sobre todo rebosaban espíritu, sacrificio, trabajo y por eso nos pesaban tanto...

A las 6 de la tarde la maquinaria de la "centuria" de Ciudad Real se ponía en marcha, la primera vanguardia partía hacia Riópar, partía hacia nuestras entrañables montañas donde tantos buenos momentos hemos pasado, dónde nuestra alma se ha llenado tantas veces de fuerza y donde nuestra amistad se ha hecho inquebrantable a la espera del combate...

La "capitana de intendencia" tenía preparado todo para que no desfalleciésemos en el fragor de la tormenta pero, sobre todo, tenía a punto su cariño y solicitud...Y Hernan dirigía su nave con paso seguro en pos de la Luz, mirando al Norte y a la Verdad...

A eso de las 9 de la noche, después de un viaje corto para nosotros, con la oscuridad tiñéndolo todo de sombras alargadas y de ruidos sordos, alzamos la vista y vimos nuestra pequeña fortaleza, La Casa del Águila en Riópar Viejo. Pronto descargamos nuestra "impedimenta" como las antiguas legiones romanas, preparamos el fuego que jugueteo con nosotros y con nuestra poca pericia y comenzamos a cocinar algo para nuestros amigos que, sin duda, vendrían cansados por tan largo viaje.

Fueron llegando todos, desde Barcelona venían bordeando Nuestro Mar, luego el resto de nuestra "centuria" que desde Ciudad Real venían como a su segunda casa, la Sierra de Alcaraz. Decidimos cenar con un menú que los mismos dioses del Olimpo envidiarían...y reímos, hablamos, llenamos la casa de Luz, de sueños, de ecos de batallas, de victorias pasadas y por venir, de músicas trágicas, de músicas imperiales y, sobre todo, de Fe...y Dios empezó a acampar entre nosotros.

Ya tarde comenzamos la primera actividad programada, una pequeña audición donde saboreamos la Obertura 1812 de P. I. Tchaikovski.

De madrugada, en esa hora inquieta y a veces angustiosa, donde la vela quiere ser sueño y el sueño comienza a ser oscuro e inquieto, llegaron nuestros amigos de Navarra y de Madrid. A pesar del frío y llenos de alegría salimos a recibirles. Pronto hicimos el reparto de habitaciones y nos ubicamos todos dispuesto al descanso y preparando el siguiente día que ya casi despuntaba y que se mostraba indomable, como una fiera furiosa, las nubes surcaban el cielo afiladas y parecía que el sol no se atrevería a mostrar su faz más bella.

La noche se lleno de ruidos, algunos debieron luchar contra los ecos que el sueño deja furiosamente...Pero también la noche se llenó de paz, de murmullo de oraciones y, finalmente, de descanso. Todo esto me fue llenando de fuerza y lo recibía como un tesoro, con una sonrisa en los labios...todos juntos bajo un mismo techo pero con una misma Idea, eso nos hace fuertes y eso nos enorgullece.

A las 7:30 el gallo cantó y la Luz comenzó a acariciar los campos, las cimas de las montañas y las húmedas piedras de las casas de Riópar. Y nos pusimos en pie tras el exiguo descanso pero con una amplia sonrisa en la cara: "Buenos Días amigos" y empezamos a desfilar como disciplinado tercio por el aseo y después a echar una mano a las chicas con el desayuno.

Subía un olor cálido a café y bollos de leche y como un resorte mecánico la gente empezó a agolparse en la planta baja.

Antes de comenzar a desayunar rezamos una oración a San Miguel para que no nos abandonase, para que el Padre Eterno nos tuviese presentes. Y comenzamos nuestro frugal desayuno.

Posteriormente nos dirigimos a la fuente de piedra de Riópar donde Hernan dio un pequeño discurso de bienvenida y preparó nuestro espíritu para la lucha del día, para el sacrificio de nuestras vidas, te agradecemos porque lo degustamos con lo más profundo de nuestro ser.

A eso de las 11 de la mañana comenzamos a andar todos juntos...Seguimos por el sendero y cantamos, reímos, hablamos, gritamos...Cuando la senda se hacía más angosta comenzó a aparecer algo de nieve, blanca promesa de nuestra tierra, "año de nieves, año de bienes" que dice el refrán castellano. Nos ilusionó, alguno ya hablaba de la "memoria ancestral" con mucha razón. Paramos y P. nos dio una magistral y familiar charla, con la que reímos y soñamos. Sus palabras eran frescas como la nieve, nuestras risas también y las caravanas que nos prometía realmente prometedoras...

Seguimos el camino, la nieve se hacía cada vez más abundante y nuestro bullicio también, nos era difícil ya seguir la senda porque la nieve la tapaba en muchos trechos. Así, vista la abundancia de proyectiles que ya silbaban sobre nuestras cabezas como si de "armas de destrucción masiva" se tratasen decidimos echar una guerra de bolas como nadie jamás vió en esa ladera del Almenara. Los parapetos se improvisaron en poco tiempo, las primeras bajas no tardaron en caer, se ensayaron diferentes modelos de proyectil (el espíritu de Von Braun poseía nuestras manos), los ingenieros pensaron, los estrategas planearon ofensivas, los zapadores cavaron trincheras y fosas y los artilleros lanzamos con más o menos pericia...mi padre hubiera estado orgulloso de mi aunque yo no manejase sus piezas de 90 mm.

Una tregua se impuso porque el tiempo avanzaba inexorable, nuestro conductor habló y dijo que había que seguir hacia delante y le obedecimos. Yo iba detrás de él y me recordaba a esas figuras grandes de San Cristóbal llevando al Niño Jesús sobre el río, el paralelismo era exacto, San Cristóbal patrón de los conductores, E. nuestro Conductor, en sus manos estaba el fin de nuestra aventura y la senda que el marcaba era nuestra senda y nuestro destino.

Nos desorientamos, subimos, bajamos, se nos engancharon las zarzas al cuerpo, resbalamos (Ch. iba con unas chanclas que le dejé y parecía un dominguero maldiciendo su suerte), nos echamos una mano los unos a los otros. Algunos tenían rozaduras, otros sed, los más hambre pero seguíamos...

En lo alto de un risco un valle lleno de nieve se nos presentaba virgen y llegó el momento de descansar. Hasta ahí habíamos llegado por el triunfo de nuestra voluntad de lucha y sacrificio (sé que para unos más que para otros) pero ese momento fue "el triunfo de los pistachos". Los frutos secos llegaron como la lluvia de mayo, como refrescante tormenta veraniega. Cada uno los cascó, los partió y los comió como mejor pudo, la poco agua que había refrescó los gaznates, salieron mis galletas, las nueces de otros, caramelos de no sé quien, todo era de todos y para todos. Eran más de las 3 de la tarde y el cansancio y el hambre también eran de todos y para todos.

Cuando nos recuperamos un poco, nos deslizamos montaña abajo, más bien patinando. Saltamos un riachuelo que bajaba fresco y alegre de lo alto. Enfilamos una infernal escollera con agua bajo la nieve, los pies helados, el hálito que salía de nuestras bocas se congelaba, las manos rojas pero el corazón pleno de alegría. Alguno sacó con gran furia sus últimas fuerzas y trepó como una testaruda cabra montesa y ...llegamos a la pista!!

Más o menos enteros y con un sol ya declinante decidimos que había llegado el momento de bajar (que pensarían nuestras chicas !!). Los pies ya ni los sentíamos, la lluvia nos calaba pero bajábamos rápidos, sudorosos, con el pecho llenos de aire y de belleza. Recuerdo lo que Hernan me decía: "ha sido duro pero verás cuando lo recordemos". Y es cierto, ahora cuando escribo esto lo siento. Es más creo que al hacerlo recordamos tantas y tantas gestas de nuestros padres y abuelos y eso me llena de orgullo. Fue un pequeño homenaje más que debe hacerse extensible a todo lo que hagamos en nuestra vida de militante, a todo lo que hagamos en nuestra vida de luchadores y guerreros...

A las 6 de la tarde pasadas avistamos a las chicas, engullimos los bocadillos y nos montamos en los coches con algún que otro problema mecánico . El trayecto fue corto pero lo suficientemente "relajado" para que alguno hiciese breves incursiones en el campo de la relajación y la meditación profunda como P. o. que estuvo en breves instantes comunicándose con criaturas del "más allá"...

Al llegar a nuestra "casa del Águila" tan bien cuidada por nuestro amigo Aurelio, hubo un auténtica carrera de relevos en la ducha. Tuve el honor de ser el primer relevista lo que agradezco profundamente. Así, recuperado parcialmente de nuestra travesía y con la ropa seca fuimos bajando para que Roldanus nos deleitase con una magnifica charla en la que fue desmenuzando el "ser de España" dentro de Europa y con las realidades que la configuran. Personalmente ha sido de las mejores charlas que he tenido ocasión de presenciar, no sólo por la concisión en la palabra, por la maestría y claridad en la exposición, si no por la profusión de espíritu y lo directo del verbo de Roldanus. Sus palabras abren mentes y lo más importante, corazones. Con su voz podremos desequilibrar grandes batallas y podremos ascender grandes cimas...gracias Roldanus!!

Tras el turno de preguntas y la pequeña tertulia la cocina se puso en marcha, inexorablemente, como un panzer que avanza con 54 toneladas encima, no eran tantas pero el olor de los kilos de magro con tomate aplastaba nuestros pulmones... Gracias a las chicas esa noche nuestros estómagos tampoco parecerían charcas de batracios. Bendecimos la mesa y como señores medievales nos regocijamos en la calidez de la estancia que, aunque humilde, nos parecía la fortaleza más maravillosa que imaginarse pudiera.

Tras la cena se llevó a cabo una muestra de folklore manchego . En ella se dieron cita los sentimientos más puros del ser humano, los sentimientos que durante siglos han forjado el alma de nuestro pueblo europeo de guerreros, monjes y poetas. También tras la cena se entregó a cada uno un CD que refleja esta realidad con canciones populares, medievales españolas y europeas que he elaborado con mucho cariño. Espero que os fortalezca en la lucha diaria y os transporte a edades doradas repletas de Fe, entusiasmo, alegría y combate.

Rápidamente habíamos preparado una pequeña obra de teatro, era la primera vez que nos aventurábamos en ello por lo que no hubo una excesiva calidad y preparación. Representamos un episodio de la obra Don Camilo de Giovanni Guareschi que se titulaba "El huevo y la gallina"; por lo menos nos reímos de nuestra torpeza y eso es también importante.

Pasada la obra volvimos a cantar el himno de nuestra Asociación Hernán Pérez del Pulgar y, además, ejercitamos nuestras magnificas voces con piezas del cancionero, descubriendo que la politonalidad se abre paso en nuestra cadencias rítmicas...prometedor!!

Solo con la luz de las velas habíamos preparado una audición con piezas de

Anton Bruckner y J.S. Bach entre otros pero el cansancio acumulado nos hizo recortar la duración que os prometemos se realizará en próximos encuentros ya que pudimos observar como el sueño había sellado ya varios párpados, cuando no había provocado un exilio voluntario de nuestros amigos a la planta superior...

Esa noche si dormimos profundamente, pronto rendimos cuentas a Dios de nuestra actuación en el día pasado y cerramos el "sobre". La noche flotaba fuera como un cendal de leve bruma...

A las 9 y media del domingo la maquinaria de la "escuadra" estaba nueva y engrasada. Rápido paso por el baño y a desayunar. Pan, galletas y leche nos dieron fuerzas. Todo bendecido y puro.

Cuando acabamos el desayuno, E. nos obsequió con una charla sobre la diversidad biologica humana y lo que ello enriquece al mundo, sobre todo en estos tiempos de homogeneización que corren.

Tras ello recibimos a nuestros amigos valencianos y juntos dimos una vuelta por Riópar Viejo, el pueblo que nos acogía. Esta ruta fue ilustrada formidablemente por nuestro amigo Aurelio de Riópar que nos ha ayudado enormemente en nuestra estancia y que nos abrió siempre las puertas de su casa. Admiramos las calles de Riópar y su magnifica iglesia gótica con tallas tan sobrecogedoras como la de la Virgen de los Dolores. Pero lo que más nos impresionó fueron las leyendas que Aurelio nos narró, leyendas del pueblo, leyendas de la sangre de los habitantes de Riópar que recojen el verdadero "volkgeist" y que nos hacen herederos y, a la vez partícipes, de una tradición que es nuestra máxima aspiración y nuestra ruta más segura. Gracias a ti también, Aurelio, por ser instrumento del Altísimo para confirmar un poquito más nuestra Fe.

Después de visitar la Iglesia subimos al castillo y allí, entre viejas tumbas centenarias, completé lo que Aurelio nos había enseñado.

Bajamos de nuevo al pueblo y mientras se quedaban preparando unas deliciosas "migas manchegas" el resto de soldados nos íbamos hacia el Nacimiento del Río Mundo, donde admiraríamos una de las maravillas de la naturaleza que Dios creó para disfrute del hombre. Fue una estupenda sesión de fotos la que allí realizamos, con algun que otro baño improvisado

Las migas nos esperaban y además degustadas con el método tradicional de "cucharón y atrás". Ni que decir tiene que estaban "buenísmas", como dicen nuestras abuelas, y es de esperar que si algún cazatalentos gastronómicos se fijase en C. y E. tendrían puesto al lado de Arzak y Arguiñano. También hay que dejar espacio a la crítica y como bien dijo D. F.: "por favor no cojáis chorizo en cada cucharada".

Tras esta gran comida en camaradería empezó la hora de las despedidas que como siempre son un poco tristes pasaremos por encima. Los primeros en desfilar fueron nuestros amigos navarros que ya se habían hecho a la idea de que les esperaban 10 horas de carretera por delante. Quedad con Dios y muchas gracias a todos.

Luego P. nos dejó una magnífica charla sobre el espíritu aristocrático europeo basada en el libro "Nobilitas" del Dr. Jacob. También versó parte de su disertación sobre las mentiras históricas, lo cual, como historiador agradezco enormemente. Tras ello las despedidas y el saber que pronto nos encontraremos.

Pasadas las 6 de la tarde partimos con el corazón rebosando alegría. La jungla de asfalto nos espera pero estamos dispuestos a desangrarnos sobre ella en defensa de la Verdad. Ha sido una convivencia emocionante y llena de nuestros valores. Hemos dado ejemplo y hay que seguir dándolo. Hay mucha gente que se fijará en nosotros, es hora de convencerlos, de lanzarlos al combate junto a nosotros, en nuestras filas.

Amigos, ha pasado un año en nuestro camino. Hemos tenido salidas que han forjado nuestro espíritu (Aria, Aneto, San Juan de la Peña, Riópar, nuestras pequeñas salidas...) sabemos que ahí esta la fuerza y en nuestro ejemplo y preparación. Aprestémonos para el combate el Mal es fuerte pero nuestra Fe mayor, que Dios nos bendiga y...¡¡A ellos!!


Sinn 92