martes, 2 de junio de 2009

España


"Comenzó España siendo una sed, la inmensa, descomunal, infinita sed de horizontes nuevos y realidades plenarias que van constituyendo sus nunca enteramente logradas empresas: la unidad política de sus tierras, la conquista y la colonización cristiana del Nuevo Mundo, la mística aventura interior de sus santos, la unidad católica de Europa, el quijotesco sueño de una Humanidad trabada por la fraternidad y regida por la justicia. ¿No dijo Nietzsche que lo propio de España –de la España cuya historia termina en Rocroi– fue precisamente haber querido demasiado?
Sin haber dejado de ser una sed, la vida española se hizo pronto y ha seguido siendo un conflicto, pintoresco unas veces y dramático otras. Pero nuestro indudable conflicto, ¿no llevará en su seno la indecisa posibilidad de una vida futura?"

Pedro laín Entralgo

No hay comentarios: