martes, 28 de abril de 2009

SENECA



Deja que la virtud vaya al frente; deja que porte el estandarte. Tendremos el placer de todos modos, pero seremos sus amos y lo controlaremos; a veces cederemos a sus insinuaciones, nunca a sus imposiciones. Pero quienes le ceden el liderazgo al placer pierden a ambos; porque pierden la virtud y sin embargo no poseen el placer sino que resultan poseídos por él; terminan, ya sea torturados por su carencia o estrangulados por su exceso – miserables si los abandona, más miserables aun si los abruma – son como marineros que han sido atrapados por las aguas alrededor de Sirte y que a veces quedan en la playa seca y otras veces son sacudidos por las espumantes olas.

Pero esto resulta de una completa falta de autocontrol y de un amor ciego por un objeto. Cuando alguien busca males en lugar de bienes el éxito se vuelve peligroso. Así como la caza de bestias salvajes está llena de esfuerzos y peligros, e incluso las que resultan capturadas constituyen una posesión riesgosa – porque muchas veces desgarran a sus amos – lo mismo sucede con los placeres; porque resultan ser grandes desgracias y los placeres capturados se convierten en captores. Mientras más numerosos y más intensos sean los placeres, más inferior será el hombre a quien la muchedumbre considera feliz y más amos tendrá para servir.

1 comentario:

Lille Skvat dijo...

Hola:

He creado uno nuevo blog para que tú y todos tus seguidores os podáis explicar y debatir temas de religión que nos interesan a todos. Está en http://discutiendosobrecristianismo.blogspot.com/ y he puesto un enlace a tu blog.

Quedáis todos invitados.

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com