miércoles, 25 de marzo de 2009


Porque caminaba solo,
bajo las silenciosas estrellas, y en ese momento
percibí lo que de poderoso tiene el sonido...
Y me quedé
en la noche ennegrecida por la tormenta inminente,
bajo una roca, escuchando notas que son
el fantasmal idioma de la antigua tierra
o que tienen su penumbrosa morada en los vientos distantes.

Y allí bebí el poder de la visión.

William Wordsworth.

No hay comentarios: