viernes, 31 de octubre de 2008

Eberhard koebel


"Es el modelo del hombre que parasita y vegeta en el máximo de confort posible, no estar jamás enfermo, vivir el mayor tiempo posible, no sufrir físicamente, no expresar jamás las ideas, le gusta repetir lo que ya se ha dicho, ser feliz cuando la rutina cotidiana se desarrolla sin mayores problemas. Frente a los borregos de lo repetitivo se erige el hombre de la Orden libre de todo tipo de obligación con respecto a las visiones del mundo caducas, libre de no repetir los slogans conformistas, libre de adoptar sus formas de vida y sus ideas".

NAVARRA FORAL Y ESPAÑOLA





Jose Zorrilla


¿qué tiene, pues, mi Don Juan?
Un secreto con que gana
la prez entre los dos Juanes;
el freno de sus desmanes:
que Doña Inés es cristiana.
Tiene que es de nuestra tierra
el tipo tradicional;
tiene todo el bien y el mal
que el genio español encierra.
Que, hijo de la tradición,
es impío y es creyente,
es balandrón y es valiente,
y tiene buen corazón.
Tiene que es diestro y zurdo,
que no cree en Dios y le invoca,
que lleva el alma en la boca,
y que es lógico y absurdo.
Con defectos tan notorios
vivirá aquí diez mil soles;
pues todos los españoles
nos la echamos de Tenorios
y si en el pueblo le hallé
y en español le escribí
y su autor el pueblo fué...
¿por qué me aplaudís a mi?



Boda interracial

jueves, 30 de octubre de 2008

Ser normal

Elegia por la generación perdida


"No corre el aire. La niebla se funde con la contaminación atmosférica y envuelve en grises oscuros a la ciudad, a la gigantesca y enorme ciudad cuatro veces millonaria en habitantes. Se circula deprisa por los 4.500 kms que forman calles y plazas del formidable laberinto urbano. Esos millones de seres que deambulan con urgencia, con miedos, sin conocerse, sin saludarse, son como cuatro millones de cautivos en un insolidario recinto sin salida... No hay murallas, sin embargo, somos nosotros quienes nos fortificamos en nuestra intimidad, quienes nos insonorizamos frente al prójimo, las ciudades son terribles, como este tiempo que discurre en su declinar histórico hacia una sima de la que algún día tendremos que evadirnos."

Elegia por la generación perdida



miércoles, 29 de octubre de 2008

Revuelta en Italia. La verdadera cara de la izquierda

Aragorn




“…Veo en vuestros ojos el mismo miedo que encogería mi propio corazón. Pudiera llegar el día en que el valor de los hombres decayera, en que olvidáramos a nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra comunidad, pero hoy no es ese día. En que una hora de lobos y escudos rotos rubricaran la consumación de la edad de los hombres, ¡pero hoy no es ese día!¡En este día lucharemos!¡Por todo aquello que vuestro corazón ama de esta buena tierra, os llamo a luchar, hombres del Oeste!”



Tolkien

29 de Octubre de 1933


Así resulta que cuando nosotros, los hombres de nuestra generación, abrimos los ojos, nos encontramos con un mundo en ruina moral, un mundo escindido en toda suerte de diferencias; y por lo que nos toca de cerca, nos encontramos en una España en ruina moral, una España dividida por todos los odios y por todas las pugnas. Y así, nosotros hemos tenido que llorar en el fondo de nuestra alma cuando recorríamos los pueblos de esa España maravillosa, esos pueblos en donde todavía, bajo la capa más humilde, se descubren gentes dotadas de una elegancia rústica que no tienen un gesto excesivo ni una palabra ociosa, gentes que viven sobre una tierra seca en apariencia, con sequedad exterior, pero que nos asombra con la fecundidad que estalla en el triunfo de los pámpanos y los trigos. Cuando recorríamos esas tierras y veíamos esas gentes, y las sabíamos torturadas por pequeños caciques, olvidadas por todos los grupos, divididas, envenenadas por predicaciones tortuosas, teníamos que pensar de todo ese pueblo lo que él mismo cantaba del Cid al verle errar por campos de Castilla, desterrado de Burgos:


¡Dios, qué buen vasallo si ovierá buen señor!

Asesinado 29 de octubre de 1936


«No pensamos contribuir a vigorizar otras consignas que las creadas por nosotros mismos. Y aludimos, al hablar así, a los esfuerzos que la generación española más joven hace ya, y hará cada día con más brío, por encontrar el camino de su propia liberación y el de la liberación nacional del país entero.»

«Buscamos equipos militantes, sin hipocresías frente al fusil (...) que derrumben la armazón burguesa y anacrónica.»

«Pues esos parados y esas juventudes de porvenir incierto no lo están en virtud de una crisis transitoria y concreta, sino que son víctimas de todo un sistema de desorganización y de insolidaridad.»

«El programa fundamental del futurismo sería la sustitución en las funciones dirigentes del país ’de los vejestorios’ por la juventud.»

«Quizá la voz de España, la presencia de España, cuando se efectúe y logre de un modo pleno, de a la realidad transmutadora su sentido más perfecto y fértil, las formas que la claven genialmente en las páginas de la Historia universal.»


«Resumimos así el panorama de los últimos cien años: Fracaso de la España tradicional, fracaso de la España subversiva (ambas en sus luchas del siglo XIX), fracaso de la Restauración (Monarquía constitucional), fracaso de la dictadura militar de Primo de Rivera, fracaso de la República. Vamos a ver cómo sobre esa gran pirámide egipcíaca de fracasos se puede edificar un formidable éxito histórico, duradero y rotundo. La consigna es: ¡REVOLUCIÓN NACIONAL!»
Ramiro Ledesma

Asesinado 29 de octubre de 1936



Homenaje a Ramiro de Maeztu

Fué un banquete. Al final, después de varios oradores, pronunció un discurso, que extractamos. Rememora su trayectoria ideológica, saliendo al paso de lo que por algunos se ha calificado de rectificación de criterio. El sedimento católico depositado por su educación, y que, en su juventud, le condujo a los límites del misticismo, ha perdurado toda su vida, aún durante la época en que simpatizó con las ideas radicales, como lo prueba el hecho de no haberse afiliado a ningún partido de izquierda: por eso, al verificarse su transformación espiritual, sólo hizo robustecer los sentimientos ortodoxos y tradicionalistas que nunca le abandonaron. «De lo único que puede acusársele, dice, es de haber realizado mi evolución perezosamente. Esta lentitud procede de mi costumbre de mirar las lejanías y del hábito de no ver bien las cosas cercanas.»
Habla de su estancia en la Argentina como embajador de España, durante la que pudo afianzar el criterio de que España no es únicamente una gran potencia, sino la mayor potencia del mundo. Las naciones Hispanoamericanas están trabajadas por dos movimientos: uno, el movimiento capitalista internacional, que busca mediatizar a aquellos pueblos apoderándose de sus riquezas. De otra parte, el movimiento bolchevique que se apoya en los odios de raza. En aquellas tierras he aprendido también que todo el movimiento antiespañol de América procede de España. Durante los siglos XVI y XVII, mientras España es un pueblo fuerte, el movimiento antiespañol procede de otros pueblos envidiosos de nuestra prosperidad. Pero ya en el XVIII, la obra antipatriótica la realizan los mismos españoles, que desprecian todo lo que es español, considerándolo anticuado y deplorable. Lo mismo que hoy.
El problema de España en América ha de resolverse aquí. Para ellos hemos de asegurar el prestigio nacional, comenzando por vencer a la revolución.
Debemos reivindicar el ideal español dentro de España convenciéndonos de que nuestra epopeya es superior a la de Grecia y de Roma, y que nuestra idea es la única que tiene porvenir en el mundo. Se ha hablado aquí de la necesidad de ser hombres, y yo os he de decir que no soy valiente. Al salir de Buenos Aires, tres sacerdotes me interrogaban sobre lo que pasaría en España. No lo sé –respondí–. Pero recen ustedes, como rezaré yo, por la suerte de nuestra patria... Dios me conceda la suerte de una muerte decente, no heroica; decente, pero que me alcance cumpliendo mi deber.
El conde de Guadalhorce decía que el intelectual debe señalar el camino de la verdad. Pero yo quiero recordarle la lección eterna, de los que no quieren oír la Verdad. Cuando Pilatos preguntó a Jesús: ¿qué es la Verdad?, aquél, volviéndose de espaldas, se dirigió al pueblo y le interrogó sobre a quién quería que diese libertad, si a Jesús, o a Barrabás. La turba pidió a Barrabás, y Pilatos prefirió a la Verdad el sufragio universal que había elegido al malvado.
Don Ramiro de Maeztu fue objeto de una larga ovación.


La Conquista del EstadoMadrid, 21 de marzo de 1931

martes, 28 de octubre de 2008

La Roma de Derecha



Al estado naciente (Discurso de Gianni Alemanno, alcalde de Roma y miembro de AN)

Gianni Alemanno

...Pero la cultura del sesenta y ocho irrumpió no sólo por culpa de la “izquierda malvada”; se propagó también porque la Democracia Cristiana y el polo centrista que representaba estuvieron ausentes en el frente de las batallas culturales. No podemos olvidar cómo los “moderados” de entonces cedieron, más o menos conscientemente, la hegemonía cultural y social a la izquierda. La Democracia Cristiana no defendió hasta el límite los valores fundamentales, justo aquellos que se derivan de la tradición cristiana. Sobre todo, no hizo ningún esfuerzo por gobernar, con valores alternativos a los de la izquierda, a una sociedad que evolucionaba y que se estaba modernizando. Por otra parte, cuando hablamos de “moderados”, imaginamos la política limitada a la dialéctica entre un polo progresista y un polo moderado. Una dialéctica política en la que operan dos fuerzas: una que, en cuanto progresista, traza la evolución del país y otra que, siendo moderada o conservadora, se limita a frenar esa evolución. Los “moderados” no sacan a la palestra una vía alternativa para modernizar al país, ni valores tan fuertes como para generar no una conservación, sino un cambio: se limitan a limitar el cambio impuesto por los otros...


En Italia como en Europa hemos de trabajar para evitar que nuestra identidad se disuelva en un indiferenciado contenedor político, que, en nombre de un genérico moderantismo o de una visión puramente pragmática de la política, se quede vacío de identidad y de valores. Debemos empeñarnos para que, desde el respeto a la multiplicidad y a la diversidad entre las culturas originales, emerja claramente un proyecto de desarrollo cultural, político y social que dé un alma a la Italia de hoy y a la Europa de mañana. La cuestión europea es ya hoy el gran problema a resolver para dar la cara a los desafíos de la globalización, en cuyo frente la Francia de Sarkozy está dando la batalla durante su semestre de presidencia en Bruselas. Es urgente dar un golpe de timón, construir un proyecto histórico, no sólo para nuestra nación, sino para toda Europa. Un proyecto en el que convivan modernización e identidad, como tantas veces nos hemos dicho.

Este compromiso político debe basarse en un profundo trabajo cultural: los meses que tenemos por delante servirán para revisar, en términos inequívocos, nuestras prioridades, nuestras pertenencias profundas, nuestras referencias programáticas, para aprovechar esta importante cita teniendo claros los puntos para nosotros irrenunciables y las nuevas síntesis que debemos construir. […]

Debemos combatir en todos los contextos –incluso en el territorial– la nivelación igualitaria que rechazamos para las personas y las familias. […] Lo mismo vale para los problemas vinculados con el liberalismo y para el propio liberalismo. De éste rechazamos la lógica contractualista, individualista y utilitarista. Por el contrario, debemos aprovechar hasta el fondo lo que el liberalismo puede aportar en términos de verdadera meritocracia: todo lo que genera noble combate, competición y deseo de superación. En una Italia demasiado frecuentemente dividida y conflictiva debemos pasar del antagonismo al agonismo, hacer de la libre concurrencia la capacidad de competir según reglas virtuosas y en vista a objetivos compartidos...

Al contrario: debemos reivindicar el papel de nuestra derecha afirmando su dimensión social. ¡Cuántas veces hemos discutido sobre este tema en las asambleas antes del MSI y después de Aleanza Nazionale, subrayando cómo hoy la posibilidad de crear una solidaridad social radica en los valores: se crea sociabilidad si se parte desde las pertenencias comunitarias, si se tiene un sentido religioso de la vida, que impide pensar exclusivamente en el propio interés, en el éxito personal que no tiene en consideración al prójimo que se tiene delante...

Es necesario evitar cualquier forma de “lucha de clases”, cualquier tipo de fracturas “horizontales” de una clase contra otra, de un sector contra otro, entre las diferentes categorías de trabajadores: trabajadores por cuenta ajena contra autónomos, empleados públicos contra trabajadores del sector privado, etc. Para modernizar Italia debemos, en cambio, producir “fracturas verticales” en el seno de cada categoría, dividiendo y contraponiendo a las personas válidas de aquellas que tienen comportamientos inaceptables. Ésta es la base para una verdadera meritocracia y para destruir todos los receptáculos de parasitismo y clientelismo que existen en nuestro país. […]

Necesitamos una carta de valores y un proyecto programático que sean claros y rigurosos, porque es importante construir el nuevo partido sobre fundamentos realmente compartidos. Debemos llevar estos principios a Europa, al seno del Partido Popular Europeo, donde nuestro ingreso no debe estar marcado por la resignación a confundirnos en un viejo contenedor post-democristiano. La nuestra deberá ser una entrada con la cabeza alta, en el espíritu de quien está introduciendo dentro del Partido Popular Europeo valores determinantes para la identidad europea, valores sin los cuales nuestra Europa no tendrá jamás un proyecto histórico. He ahí nuestra misión, nuestro desafío, nuestro orgullo. […]

Extraído de El Manifiesto.com


Del mal puede nacer el bien


Del mal puede nacer el bien, como las plantas del estiércol. Y en ese sentido yo me veo forzado a ofrecer como vía de militancia la que con cierto riesgo personal me ha tocado abrir.
En ese sentido, sigue valiendo -¡más que nunca!- todo lo dicho durante meses y años sobre la necesidad de una formación militante.

Camino: Abrir brecha en política, ostentando y defendiendo nuestros valores y poniéndolos y poniéndonos nosotros al servicio de la patria y de la comunidad popular. Sin nada más que eso, y mucho trabajo, y mucha entrega de unos a otros. Como comunidad militante NOSOTROS podemos triunfar donde otros fracasaron. Por España, por Europa, por nuestra libertad, por nuestra identidad y por nuestra vida. Nada menos.
Y con eficacia, fuera de ghettos y de las chorradas al uso.

Caminos alternativos, que entiendo y respeto, pero que no pudo compartir:

1) Perseverar en los valores y rechazar el camino público. Esto se puede explicar por lealtad filológica al pasado, por gusto coleccionista, por comodidad o por miedo físico, o por todo ello. Pero es legítimo y lo respeto.
2) Como en 1), pero ... sin creernos mucho lo de los valores, aunque la fidelidad a los mismos se emplee para negarse a trabajar. En fin ... puede darse.
3) Asumidos los valores tras una juventud más o menos ajena a los mismos, y regenerada la vida familiar, afectiva, social y profesional gracias a la militancia ortodoxa ... no correr el riesgo, y dedicarse a "normalizar" la propia vida. La opción socialmente más aceptable; no entre jóvenes guerreros, pero ... no todos conservamos el alma de jóvenes jabatos que tuvimos a los 16 años.
4) Recorrer el camino público ... con la facilidad de renunciar también a la militancia, a los valores, a la disciplina, ala lealtad y a la camaradería. La opción del trepa.
Todas estas opciones equivocadas tienen una sola respuesta: total perseverancia en la visión del mundo y el el estilo vital, total asunción de la idea de eficacia política, total respeto a la disciplina que hoy hace de mí el primero de vosotros y total y fraterna lealtad y entrega entre nosotros, de hermano a hermano.

Yo no puedo no seguir. Pero dónde vaya y adónde llegue depende de vosotros. Sólo con vosotros -¿pocos? ¡no!- yo me declaro capaz de llegar hasta el final. Pero eso sí, quiero todo vuestro corazón, quiero vuestra fe, no quiero medias tintas. Yo soy todo vuestro, pues la vida me ha entregado a esta misión de un modo indudable.
La respuesta me la darán vuestros hechos.
Vuestro. Roldanus 2003

28 y 29 de Octubre de 1922. ¡¡Roma o Muerte!!


Afuera, en las calles, más de 50.000 hombres se han puesto en marcha. No es un ejército regular. No hay uniformes ni armas homogéneas diseñadas. Sólo hay una consigna: "Roma o muerte!". Y ya no se puede retroceder. El gobierno, en un último y desesperado intento por detener la avalancha proclama el estado de sitio. Pero el rey se niega a firmar el decreto, aun a pesar de que Roma ya ha sido cubierta con barricadas, alambradas de pua y otros obstáculos. La reacción ya no tiene sentido. La contrarevolución está ya tan acorralada que ha perdido la batalla sin librarla. Al conocerse la decisión del rey, resuena un grito: "Roma es nuestra!". Y la marcha se hace indetenible. En la redacción de Il Popolo d'Italia la actividad es febril. Y las ediciones especiales salen una detras de la otra. Finalmente el 29 de octubre de 1922 suena el teléfono. Se acabaron las "combinaciones" que aun se intentaban. El viejo régimen está agotado.

lunes, 27 de octubre de 2008

Seneca




















"...El tiempo que tenemos no es corto; pero perdiendo mucho de Èl, hacemos que lo sea, y la vida es suficientemente larga para ejecutar en ella cosas grandes, si la emplearemos bien. Pero al que se le pasa en ocio y en deleites, y no la ocupa en loables ejercicios, cuando le llega el Ultimo trance, conocemos que se le fue, sin que el haya entendido que caminaba. Lo cierto es que la vida que se nos dio no es breve, nosotros hacemos que lo sea; y que no somos pobres, sino prodigos del tiempo; sucediendo lo que a las grandes y reales riquezas, que si llegan a manos de dueños poco cuerdos, se disipan en un instante; y al contrario, las cortas y limitadas, entrando en poder de providos administradores, crecen con el uso. Asi nuestra edad tiene mucha latitud para los que usaren bien de ella.

..Creeme que es de hombres grandes, y que sobrepujan a los humanos errores, no consentir que se les usurpe un instante de tiempo, con lo cual viene a ser larguisima su vida, porque todo lo que ella se extendio fue para ellos, no consintiendo hubiese cosa ociosa y sin cultivar. ..Cada cual precipita su vida, trabajando con el deseo de lo futuro y con el hastio de lo presente. Pero aquel que aprovecha para si todo su tiempo, y el que ordena todos sus dias para que le sean de vida, ni desea ni teme al dia venidero.

..No juzgues que alguno ha vivido mucho tiempo por verle con canas y con arrugas; que aunque ha estado mucho tiempo en el mundo, no ha vivido mucho. ..¿Como, pues, en este breve y caduco transito del tiempo no nos entregamos de todo corazon en aquellas cosas que son inmensas y eternas y se comunican con los mejores?

..Mientras aplazamos las decisiones, la vida transcurre."

Seneca

domingo, 26 de octubre de 2008

LAS PROFECÍAS DE DONOSO CORTÉS



"Se ha arribado al punto en el cual los que quisiesen organizar a pesar de todo una Derecha, no se encuentran a su lado a la Iglesia, sino que ven de una manera cada vez más notoria cómo desde el campo del catolicismo se expresan abiertas adhesiones a encuadramientos políticos decididamente democráticos e incluso de Izquierda. Existen católicos que sin ser anatemizados, han arribado a afirmar que en el fondo, desde un plano fáctico, democracia, socialismo y comunismo representan al “nuevo cristianismo”, esto es las formas modernas,“aggiornadas”, de aparecer del antiguo espíritu “social” y comunitario del cristianismo de los orígenes, poniendo desenvueltamente a cargo de defectos pasajeros e inevitables de juventud y de crecimiento todo lo que en estos movimientos se nos presenta en su carácter materialista, ateo y subversivo, y que en cambio constituye su núcleo esencial en los términos de una verdadera y propia “contra religión”. Es tan sólo con extrema prudencia que a veces se reacciona, cuando no puede evitarse, casi como disculpándose por la reacción, en vez de proceder a una abierta y decidida denuncia. A nivel “conciliar” se tolera en cambio que sean estigmatizados como “residuos medievales” todos los aspectos mejores del catolicismo.

Para dar un sentido de perspectivas muy diferentes no estará privado de interés recordar la figura y las ideas de un católico, teólogo, diplomático y hombre de acción español del primer período de la contrarrevolución europea, Donoso Cortés. Con una mirada histórica de una lucidez casi alucinante, Cortés supo reconocer, hace más de un siglo, las alternativas fundamentales hacia las cuales se dirigía inevitablemente Europa luego del trauma constituido por la Revolución Francesa. Así como lo fuera ya en su momento de De Maistre, fue un mérito de Cortés el haber comprendido que en su significado más profundo las antítesis que antes esta revolución y luego los movimientos de 1848-49 habían suscitado en el conjunto de los principales Estados europeos tenían un carácter no tanto social y económico sino religioso, por no decir metafísico. En 1848 la antítesis fundamental parecía ser entre autoridad y anarquía.

Cortés, viendo las cosas más a fondo y apoyándose en la teología, remitió el conflicto a todo lo que procede de dos interpretaciones antitéticas respecto de la naturaleza humana. Mientras que del dogma católico de la caída deriva la idea de la natural maldad del hombre (que Cortés desarrolló al indicar el carácter obtuso, irracional y demoníaco de las masas, del demos), las fuerzas de la Izquierda partían de una pseudo religión que, por un lado, enarbolaba un optimismo y el mito del progreso indefinido de la humanidad, pero por el otro practicaba el terror, dando así a conocer su rostro verdadero. De la primera concepción derivaba la necesidad del principio de la autoridad, de un poder legítimo desde lo alto para imponer una forma y un orden a aquello que en el hombre decaído no tiene forma y que pertenece al solo dominio físico y natural. En cambio la segunda concepción desembocaba en el culto de la humanidad puramente terrestre y materializada soberana de sí misma: la voluntad del pueblo, el individualismo (liberalismo), luego la masa en revuelta contra todo principio superior de autoridad y por lo tanto contra la esencia misma del verdadero Estado (socialismo, marxismo)."....

"Todos los principales problemas del futuro europeo habían sido de tal modo formulados, hace ya más de 100 años, por la mente clarividente de un ultra católico. Y aquello que Cortés había reputado como ineluctable, el choque decisivo entre catolicismo y socialismo, hoy con el avance de las fuerzas de Izquierda se impondría en forma natural, en tanto uno de los frentes no hubiese cedido. Ha sido vana la apelación de Donoso Cortés a un frente espiritual y católico de defensa europea bajo el signo de una Derecha homologable a aquella que por un breve período había dado lugar a la “alianza del trono con el altar”. Dentro de tal perspectiva, desde el tiempo de Cortés hasta nuestros días no hay sino un vacío. De las dos cosas que Cortés preveía para el futuro, las “negaciones radicales” y las “afirmaciones soberanas”, parece ser que sólo la primera es la que prevalece."

Julius Evola


http://juliusevola.blogia.com/2006/092004-las-profecias-de-donoso-cortes.-julius-evola.php

sábado, 25 de octubre de 2008

Guerra !!


"Los españoles hemos sido grandes en otra época amamantados por la guerra, el peligro y por la acción; hoy no lo somos; hay que atraer la guerra, el peligro, la acción, y llevarlos a la Cultura y a la vida moderna".

Pío Baroja

La guerra es inalienable al hombre. De ella no se evade ni se evadirá. Existe desde que el mundo es mundo, y existirá. Es un elemento de progreso. Es absolutamente necesaria!

Cuando la mujer intervenga en la gobernación del Estado ¿no cree usted que defenderá a sus hijos contra la guerra, evitando que le arrebaten y destruyan lo más preciado de su labor y de su vida? La educación a los hijos en el odio a la guerra.

Los haría cobardes solamente. Los hombres necesitan la guerra. Si usted la cree un mal, porque necesita del mal. De la batalla eterna contra el mal sale el triunfo del bien, dice San Francisco. La guerra es absolutamente precisa e inevitable. La siente el hombre con un imperio intuitivo, atávico, y será en el porvenir lo que fue en el pasado... ¿Los pueblos sin guerra?

José Antonio

viernes, 24 de octubre de 2008

Romualdi

"El punto de vista de Evola, aquél desde el que traza su análisis, es el de la Derecha. No la derecha económica o la derecha sentimental, ésa de los intereses o de las nostalgias, sino la pura Derecha como principio político que, con su estructura autoritaria, jerárquica, aristocrática ha inspirado a los Estados de la civilización europea tradicional."

"La forma económica de la auténtica Derecha no es el capitalismo, es decir, una concepción anárquica y liberal de la vida económica que en última instancia tiene la responsabilidad del nacimiento del socialismo."

Antes de la batalla

jueves, 23 de octubre de 2008

Baroja


Ya que nuestra ley es la lucha, aceptémosla, pero no con tristeza, con alegría. La acción es todo, la vida, el placer. Convertir la vida estática en vida dinámica; éste es el problema. La lucha siempre, hasta el último momento, ¿por qué? Por cualquier cosa. “Aurora roja” Pío Baroja.

Todo lo que brilla no es oro


Todo lo que brilla no es oro

Todo lo que brilla no es oro,
no todos los que vagan están perdidos;
El viejo que es fuerte no se marchita,
Las raíces profundas no son alcanzadas por la escarcha.
De las cenizas un fuego brotará,
Una luz de las sombras irrumpirá;
Renovada será la hoja que se rompió,
Aquél sin corona volverá a ser Rey.

J. R. R. Tolkien

Celtiberia

miércoles, 22 de octubre de 2008

Milicia


"La milicia no es una expresión caprichosa y mimética. Ni un pueril "jugar a los soldados". Ni una manifestación deportiva, de alcance puramente gimnástica.

La milicia es una exigencia, una necesidad ineludible de los hombres y de los pueblos que quieran salvarse, un dictado irresistible para quienes sienten que su Patria y la continuidad de su destino histórico piden en chorros desangrados de gritos, en oleadas de voces imperiales e imperiosas, su encuadramiento en una fuerza jerárquica y disciplinada de una doctrina, en la acción de una sola táctica generosa y heróica.

La milicia iza su banderín de enganche en todas las esquinas de la conciencia nacional. Para los que aun conservan su dignidad de hombres, de patriotas. Para los que en sus pulsos perciben todavía el latido de la sangre española y escuchan en el alma la voz de sus antepasados, enterrados en el patrio solar y les resueña en el corazón el eco familiar de las glorias de los hombres de su nación y de su raza que claman por su perpetuidad.

Es la Patria quien necesita de nuestro esfuerzo y de nuestros brazos
; ella es quien nos manda uniformar, formar todos como uno..."

Jose Antonio

martes, 21 de octubre de 2008

En pie banqueros del mundo!!

Revuelta


Si ha existido alguna civilización de esclavos, esta es precisamente la civilización moderna. Ninguna civilización tradicional vió jamás masas tan grandes condenadas a un trabajo vacío, desalmado, automático: esclavitud, que no tiene siquiera como contrapartida la estatura y la realidad tangible de la figura de los señores y de los dominadores, sino que viene impuesta anodinamente a través de la tiranía del factor económica y de las estructuras de una sociedad más o menos colectivizada. Y ya que la visión moderna de la vida, en su materialismo, ha restado al individuo toda posibilidad de conferir al propio destino algo de transfigurante, de verse un signo y un símbolo, así la esclavitud de hoy es la más dura y desesperada de las que se han conocido.

Revuelta contra el mundo moderno (II ed. 1951)

Nos encontramos ante la ley misma que domina toda la cultura y la sociedad de hoy: en el plano inferior, el orgasmo industrializador, los medios que se convierten en fines, la mecanización, el sistema de los determinismos económicos y materialistas a los que la ciencia marca el ritmo -conectado con el arribismo, la carrera hacia el éxito que hombres que no viven, sino que son vividos- y, en el límite, los novísimos mitos del "progreso indefinido" sobre la base del "servicio social" y del trabajo convertido en fin en si mismo y deber universal; sobre el plano superior, el conjunto de las doctrinas fausticas, deveniristas y bergsonianas (...) No es acción, sino fiebre de acción. Y el correr vertiginoso de aquellos que han sido arrojados fuera del eje de la rueda y cuya carrera era tanto más loca en cuanto mayor es su distancia del centro. Tanto esta carrera, como la dependencia de las leyes sociales en el ámbito económico, industrial, cultural y científico son inevitabes, fatales en todo y por todo, en el orden interior de cosas que han creado, una vez que el individuo se haya vuelto ajeno y exterior a sí mismo, una vez que con el sentido de la centralidad, de la estabilidad y de la suficiencia interior haya perdido el sentido de lo que constituye verdaderamente el valor de la individualidad. La decadencia de Occidenta procede incuestionablemente de la decnadencia del inviduo como tal.

Imperialismo pagano (1928)

lunes, 20 de octubre de 2008

¿Ha llegado la “generación hobbit”?


¿Ha llegado la “generación hobbit”?


John Tolkien nunca participó en política ni expresó convicciones políticas definidas; tampoco El Señor de los Anillos puede ser reducido a las categorías políticas al uso: ni al debate político de los años 1940-1950, fechas de la redacción definitiva, ni al de 2001. Sin embargo, no puede negarse un hecho evidente: ni Tolkien ni su obra escrita pueden ser considerados neutrales o asépticos ante los hechos fundamentales de nuestro tiempo.


“Gandalf está vivo y lucha con nosotros”. No es un motivo surrealista, sino un lema político de los primeros años 70, inmediatamente después de la primera traducción italiana de El Señor de los Anillos. Ya entonces, en la Península hermana se percibió netamente la militancia estructural del mundo de Tolkien contra la evolución del mundo moderno y en defensa de determinados principios que parecían en entredicho: sacrificio frente a hedonismo, familia y comunidad frente a individualismo, fidelidad e integridad frente a transformismo, tradición y respeto frente a maquinismo, ecología y ley natural frente a la explotación de la Tierra.


Gandalf, como su creador Tolkien, no es de derechas. Ni de izquierdas. Simplemente, representan, hasta ayer por escrito y desde hoy también en las grandes pantallas, una denuncia de los males de la sociedad de consumo. Y una alternativa ética, aunque por supuesto no política ni ideológica. En muchos y distantes países, una minoría de jóvenes - siempre jóvenes, independientemente de su edad, y siempre rodeados de jóvenes cronológicos - ha asumido a Tolkien como bandera de protesta, o sólo como símbolo de una opción de personal descontento.


No se trata, desde luego, de los jovenzuelos que han tratado de convertir el estreno de esta película en un grotesco carnaval, favorecido por los intereses comerciales de la empresa productora. Hablamos en cambio de los jóvenes de todas las edades que participaron en los ya lejanos “Campamentos Hobbit”, que escucharon la música diferente cantada por “La Compagnia dell’Anello”, que utilizaron los nombres de “Eowyn”, de “Erebor” o de “La Roca de Erech” para sus iniciativas culturales. Una juventud diversa, disidente, minoritaria y más dispuesta a seguir un mito literario antimoderno que a someterse a las modas imperantes. Una juventud si se quiere marginal, pero viva y real, sorprendentemente consciente de su “nosotros” comunitario y difusamente dispuesta a una lucha casi espiritual en un mundo poco inteligible para ellos como el contemporáneo.


¿Habrá una “generación hobbit”? En las actuales circunstancias, los valores de J.R.R. Tolkien no pueden llegar a ser socialmente dominantes. La sociedad occidental basa su organización en los principios más opuestos. Vivimos entre Morgul y Mordor. Pero sí seguirá habiendo disidentes, que aspiren a vivir en Hobbiton o en Lórien; y, lógicamente, la difusión cinematográfica del mito favorecerá que esa minoría crezca, porque habrá un segmento mayor de la población expuesto a la innegable belleza de ese mito. Con ocasión de esta película habrá más hobbits, más jóvenes de espíritu en lucha estética con las injusticias y las bajezas del presente. Para que haya una generación hobbit sería necesario que se diese a esa minoría la posibilidad de demostrar prácticamente la bondad su modo de vida.


Suceda lo que suceda, J.R.R. Tolkien no ha pasado por el mundo sin dejar un firme recuerdo.


Pascual Tamburri

ELSEMANALDIGITAL 2001

Futuro


No se qué nos traerá el futuro. Sí estoy seguro de que la reacción revolucionara contra la decadencia materialista e individualista y contra el caos multicultural, en el siglo XXI, no se llamará como se llamó.

Será Esparta, y será Roma, y será Hispania, y será la Cristiandad, y será Europa. Pero será futuro.

Y será, como fue, futuro y realidad. Las sectas pueden crear realidades virtuales para sus miembros, alejarlos de la realidad. Es una manera de ser felices, de tener buenos ratos, pero no una manera de cambiar el mundo.


Nuestro camino de futuro es el realismo -político, social, cultural, económico. Cambiaremos la realidad haciendo vivos en nosotros los valores que consideramos positivos, superiores, naturales. Pero no lo haremos si

a) negamos la realidad o b) carecemos nosotros, como élite alternativa, de esos valores.

No hablo de ideas políticas ni de gilipolleces historicistas. hablo de valores.

Los primeros, necesarios para hacernos eficaces en este mundo de mediocres, los que nos deben distinguir, con 1) el espíritu comunitario, 2) la lealtad y la disciplina, basadas en la jerarquía, y 3) una organización antiburguesa, antimaterialista, radicalmente espiritualmente de cada una de nuestras vidas.

Comunidad implica convivencia, familia y entrega.

Disciplina, lealtad y jerarquía implica aceptación total de una mutua subordinación. Aparte de los problemas tradicionales del facherío, yo ya se que esto va en contra del espíritu espontáneo, individual, atrevido y disperso de la ESO. pero es lo que hay.

Una vida antiburguesa, para un futuro dirigente de nuestro pueblo, implica entrega total y sacrificio total de las propias y míseras codicias.

Como dijo, por una vez bien, Franco, "Acaban, pues, los días fáciles y frívolos, en que sólo se vivía para el presente. Nosotros viviremos para el mañana. No es una frase hueca y sin contenido la de nuestro Imperio, a él vamos. Pero sólo lo lograremos con renunciaciones, con sacrificio, con austeridad y con disciplina"

Roldanus 2003

domingo, 19 de octubre de 2008

Konrad Lorenz,


"La persona entendida no suele reirse de las curiosidades o rarezas del reino animal. Me siento molesto cuando un visitante de un acuario o un zoológico se rie de algún animal, el cual ha adquirido una forma del cuerpo que se aparta de lo común, en un prodigio de extrema adaptación a cierto género de vida. Este público se rie de algo que para mí es sagrado: los misterios de la transformación de las especies, la Creación y el Creador. Las formas, grotescas si se quiere, de un camaleón, de un pez-erizo o de un oso hormiguero jamás despiertan mi hilaridad, sino más bien un asombro rayano en la veneración."

sábado, 18 de octubre de 2008

La Conjura de El Escorial dirigida por Antonio del Real


"Corren parejos la soberbia y la arrogancia del duque de Alba con su valor y fidelidad. Estoy dispuesto a vencer su carácter indomable a fuerza de dulzuras y de costancia. Me conviene, en atención al bien común, conservar un hombre tan fiel y valiente. Haré este obsequio a mis Estados y daré con ello un ejemplo a los otros reyes de lo mucho que importa prescindir de los sentimientos particulares cuando se trata de enjuiciar los méritos."

Opinión de Felipe II acerca del duque de Alba.

René Guenon


"¿Es verdad que los hombres son más felices hoy que en otros tiempos, porque disponen de medios de comunicación más rápidos o de otras cosas de este tipo, porque llevan una vida agitada y más complicada? Nos parece que más bien es todo lo contrario: el desequilibrio no puede ser la condición de una verdadera felicidad. Por otra parte, cuantas más necesidades tenga el hombre, más corre el riesgo de carecer de algo y, por consiguiente, de ser desgraciado."

La crisis del mundo moderno.


viernes, 17 de octubre de 2008

en memoria de unas botas


Quizás conoces mis botas de verano (las Columbia) o quizás no las recuerdas. En cualquier caso, después de más de cuatro años de honestos servicios (las compré en junio de 2004), han muerto. Han hecho dos veces el camino de Santiago y no es un mal servicio el que termina en los bosques de Ontario. Sin embargo...

Son muchos recuerdos los que se van con esas botas. Muchos kilómetros, y muchos planes, no todos ellos logrados, y de éstos no todos por causas inevitables. Lo que uno piensa cuando se encuentra ante un objeto al que se asocian buenos y malos momentos es quizás menos importante que lo que vendrá después. ¿Valió la pena?

Sí, bien o mal valió la pena. Soñamos, reímos, cantamos; tambien sufrimos, lloramos y tiritamos. Pero vivimos, y mientras sigamos viviendo y no renunciemos a ser nosotros así habrá de ser. ¿Puedo decir que no voy a comprar otras botas? Si no lo hiciese, si renunciase a eso, me ahorraría con seguridad muchas decepciones aún por venir. Pero también dejaría de hacer lo que debo hacer. Y además no está dicho que quien un vez marchó a nuestro lado no vuelva a hacerlo en el futuro.

Compraré otras Columbia. Abrazos.

Roldanus

Sigmund Mowinckel


"La lucha en la que se debate hoy el mundo entero es en último término la lucha entre el imperio de Dios y el de las fuerzas más bajas y ocultas. Esta pugna ha existido siempre, pero hoy es más clara y más patente que nunca."

Vida Moderna

jueves, 16 de octubre de 2008

No es un trabajo facil


Como decía Soljenitsin, no se trata sólo de "hacer" las cosas, sino de "cómo" se hacen estas. Nuestra gloria, y también nuestro fardo, es que no defendemos una opción política, social o económica sólo ni fundamentalmente. Somos portadores de un modo de ver el mundo, y por consiguiente de estar en el mundo. Hablo, por supuesto, de los llamados a dirigir la lucha real, a entenderla en su profundidad y a vivir en consecuencia. Es necesario recordar que la mayor parte de quienes nos acompañan, hoy y siempre, "harán" las cosas mejor o peor, pero no podremos pedirles que "sean" diferentes de como son. Serán, pues útiles colaboradores políticos, sociales o económicos; amigos nuestros incluso. Pero nunca serán llamados a entender, ni a ver a largo plazo.

Desde luego que esa llamada superior es extremadamente incómoda. Quien sólo "hace" cosas, por buenas que sean - en política, en cultura, en sociedad- puede permitirse poner límites a su entrega, cifrar ésta en los simples resultados, poner horarios a su militancia, tomarse vacaciones en su coherencia. Quien "es" nunca puede olvidarlo, ni puede dejar de poner ese hecho en el núcleo de su vida personal, ni puede encorsetar su disponibilidad como sí puede hacerlo.
Es duro de decir, es difícil de cumplir, pocos lo dirán y menos lo harán, pero no puede cambiarse la realidad para nuestro gusto y comodidad. El anciano señor que duerme en el Monte Rosa no se ganó muchos amigos por decir esto, pero no dejó de decirlo.

Termino con algo que remití hace dos años, en el "suplemento ético para el verano de 2001":


Nuestra época es esencialmente trágica, y precisamente por eso nos negamos a tomarla trágicamente. El cataclismo ya ha ocurrido, nos encontramos entre ruinas, empezamos a construir nuevos y pequeños lugares en que vivir, comenzamos a tener nuevas y pequeñas esperanzas. No es un trabajo fácil. No tenemos ante nosotros un camino llano que conduzca al futuro. Pero rodeamos o superamos los obstáculos. Tenemos que vivir, por muchos que sean los cielos que hayan caído sobre nosotros (D.H. Lawrence).

Roldanus 2003

Hispania cabeza de Europa


"España es el país más europeo de Europa, pues los otros países lo son por el simple hecho de estar allí, mientras que España lo es por una firme voluntad de pertenecer al cristianismo, a lo occidental, frente a la imposición de otro pueblo, con otra religión y otra cultura."

Julian Marias

Los seis signos de la luz dirigida por David L. Cunningham


miércoles, 15 de octubre de 2008

A ellos no les afectara la crisis en la que son jueces y parte








Durante 10 años, en España ha ido aumentando el PIB y disminuyendo la capacidad adquisitiva de los trabajadores ¡y eso se ha considerado un éxito! ¿para quién? Para la banca, para los especuladores, para la patronal de la construcción… ¡para los mismos que el plan del gobierno Zapatero acude en su ayuda con 30.000 millones de euros! En esto consiste la “política social” de Zapatero: salvar a la banca, a constructores y especuladores con dinero público.

La mentira es todavía más sangrante en la medida en que Zapatero y Solbes han contado que esos 30.000 millones eran “para abrir la espita del crédito” ¡Una y mil veces mentira! Esos 30.000 millones son para que los bancos puedan afrontar los 30.000 millones de deudas que han contraído al poner en circulación bonos y al haber solicitado créditos a otros bancos y que vencen a fin de año. El gobierno Zapatero que logró engañar a 12.000.000 de españoles negando la crisis económica y atrayendo su voto, el gobierno de la mentira, el gobierno de ineptos e incapaces como la Pajín, la “Bibiana” Aído y demás mujeres de cuota, está en el poder porque logró enmascarar sus repetidos fracasos en la anterior legislatura con una mentira mil veces repetida.

infokrisis.blogia

Cantautores progres

martes, 14 de octubre de 2008

Todo vuelve a empezar

Glorias


"Tener glorias comunes en el pasado, una voluntad común en el presente; haber hecho juntos grandes cosas, querer hacer otras más; he aquí las condiciones esenciales para ser un pueblo... En el pasado, una herencia de glorias y remordimientos; en el porvenir un mismo programa que realizar... La existencia de una nación es un plebiscito cotidiano."

Ese coñazo de Rajoy...


Ese coñazo de Rajoy...

Manuel Martín Ferrand

"Tan necio puede ser el que acierta

como el que yerra, porque lo que

importa no es el contenido,

sino la manera de pensar"

(Michel de Montaigne)

No es la primera vez, ni será la última, en que un micrófono abierto cuando debiera estar cerrado le deja con el culo al aire a un notable de la política. Tan frecuente es el error, y tanto suele divertirnos, que he llegado a pensar que los técnicos de sonido de las radios y de las televisiones, gentes avezadas y expertas, se han convertido en cazadores de membrillos y no pierden oportunidad de enriquecer su colección de frases que llegan a tener el valor de un diagnóstico sobre quien las pronuncia.

Lo notable de la indiscreta expresión de Mariano Rajoy -"Mañana tengo el coñazo del desfile.... en fin, un plan apasionante"- no está en las palabras, sino, como nos prevenía Montaigne, en la manera de pensar. Cuando Federico Trillo alcanzó la inmortalidad por obra y gracia de su "¡manda huevos!", o cuando lo hizo José Bono al calificar de "gilipollas" a Tony Blair, lo jocoso se sobreponía, con mucho, al principio activo de sus dichos inoportunos. Incluso José María Aznar, que no ha sido tocado por la naturaleza con la gracia del humor, en el Parlamento de Bruselas calificó de "coñazo" su recién terminada intervención. Un sano ejercicio de autocrítica que engrandece la inoportunidad del que yerra.

Rajoy, un hombre instalado en el desdén, tiende a despreciar todo cuanto no promueve él mismo. De hecho, tiene al PP hecho unos zorros y su despilfarro de personalidades de la derecha con opción de futuro terminará por destrozar del todo algo tan importante como un partido capaz de representar a la derecha española de un modo interclasista, plural y sin nostalgias franquistas o de cualquier otra especialidad de pasado.

Si el gran líder de la derecha, monopolista fáctico de la oposición, piensa que el desfile de las Fuerzas Armadas en el día de la Fiesta Nacional es "un coñazo" hay que empezar a revisar muchos de los supuestos sobre los que actuamos. No es un desafortunado exabrupto capturado por un micrófono impertinente. Ahí hay materia para el psicoanálisis y, si se apura, para entender el estado de frustración que vive la mitad del cuerpo nacional.

Atravesamos un momento especialmente difícil en la vida española. Un momento que se agrava sobre su propia y tremenda dificultad por la sonsa inanidad del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la falta de pericia y resolución de su equipo económico. Una situación de esa naturaleza demanda la autoridad y solvencia de la alternativa; pero, para nuestra desgracia colectiva, el líder de la oposición, si es que las tiene, no maneja ideas distintas ni manifiesta un entusiasmo que nos vendría a todos muy bien.

Si la inteligencia de los líderes no va por delante, si su impulso no es capaz de motivar a la sociedad... estamos perdidos. Inteligencia sin diligencia que la acelere y aplique es muy poca cosa para recuperar un poder que el PP no supo guardar y, llegado el caso, cambiar el rumbo de la Nación.

No es tiempo de sesteo y, sin dudar de su laboriosidad, ésa parece ser la dedicación preferida -¿única?- de Rajoy. Mientras a él y a su cúspide se les va rompiendo el PP en cada una de sus porciones regionales -lo de Navarra es muy grave-, nadie entre los habituales voceros de la calle Génova parece dar muestras de inquietud. Están en el mantenimiento del empleo que, dicho sea de paso, es más fácil de conservar en una oposición no activa que en un Gobierno obligado a, por lo menos, hacer que hace.

Dicho sea con todo respeto, y con la propiedad debida, ese coñazo de Rajoy... no está representando el papel que le corresponde. El que le encomendaron diez millones de votantes y el que, aunque sea en voz baja, esperan de él muchos de quienes no le votaron.

http://www.estrelladigital.es/ED/diario/46201.asp

lunes, 13 de octubre de 2008

In Memoriam Jorg Haider






La extraña muerte de Haider
http://blogs.periodistadigital.com/infordeus.php/2008/10/12/la-extrana-muerte-de-jorg-haider

Las extrañas circunstancias
http://www.minutodigital.com/actualidad2/2008/10/11/las-extranas-circunstancias-del-accidente/

Tu si que eres un coñazo!!

Adriano


"La perplejidad y el desánimo se vencen únicamente mediante la acción. Cual debe ser esa acción nos lo señalan, día a día, las necesidades del momento y las exigencias de la hora."

Montaña


"La montaña, como 'objeto' sagrado, es encuentra, pues, en todas las tradiciones. Por su mole y su majestad, por su altura, ella se impone al hombre como un signo del poder divino. Vertical, con la punta levantada hacia el cielo, ella invita a subir a Dios; el agua que emana de ella y cae formando ríos, condición de la vida física, es la imagen de las bendiciones del cielo." Jean Hani

domingo, 12 de octubre de 2008

12 de octubre


"La masa arrolla todo lo diferente, egregio, individual, calificado y selecto. Quien no sea como todo el mundo, corre el riesgo de ser eliminado." Ortega y Gasset


sábado, 11 de octubre de 2008

Arenga


"Muchachos, la contienda es desigual, pero ánimo y valor, nunca nuestra bandera ha sido arriada ante el enemigo y espero que ésta no sea la ocasión de hacerlo; mientras yo viva, esta bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber."

viernes, 10 de octubre de 2008

El hombre que pudo reinar dirigida por John Huston

Puente del Pilar

Rienzi


"Ninguno de nosotros vale más de lo que valían los hombres y las mujeres que vivieron en el pasado. Ninguno de los sacrificios hechos entonces era más fácil que los que nosotros tenemos que hacer ahora. Ningún sacrificio que se nos impone es más penoso, que los mismos sacrificios fueron antaño para los que tenían que soportarlos."

Rienzi

jueves, 9 de octubre de 2008

Los desafíos de la política cultural de derechas


Rapto de Europa

Angel Zárraga (1886-1946)

"defender principios permanentes sin ningún complejo respecto a las formas más vivas y actuales, y ningún miedo ni a la política, ni a la sociedad, ni a la economía, ni a la cultura, ni a la comunicación."


Más allá de las tentaciones de la hegemonia

Los desafíos de la política cultural


Salvatore Santangello

Si se desea cambiar o influir en los procesos políticos y económicos que se desarrollan en el mundo globalizado es preciso elaborar una política cultural. El italiano Santangelo estudia la situación de los intelectuales de derechas y expone sus propuestas: unidad de acción y claridad de ideas. El traductor del texto, Pascual Tamburri, añade unas apostillas españolas en las que avisa del áspero trabajo que espera a los nuevos paladines.

QUIEN quiera intervenir concretamente en la realidad con el fin de tomar parte de algún modo en la articulación de los grandes procesos no puede eximirse de definir los caracteres de una nueva política cultural o, mejor dicho, de una nueva política para la cultura; subrayar la prioridad de la cultura es en efecto indispensable para la elaboración de cualquier proyecto que se ponga como objetivo intervenir en profundidad en las dinámicas de la sociedad en su complejidad. En otro caso, si nos contentamos con una mera gestión tecnocrática, el riesgo es encontrarnos en una situación como la española, donde ocho años de Gobierno de centro-derecha no han tenido fuerza para invertir los fenómenos degenerativos de la sociedad. Esto no significa tener una visión totalitaria ni sufrir la fascinación de ningún proyecto de ingeniería social, sino tener la capacidad de afirmar una dimensión de la política articulada sobre principios, en la cual los principios no sean una jaula rígida. Sin moralismos y sin recurrir a lógicas puritanas, tenemos que ofrecer puntos de referencia fuertes en condiciones de desencadenar grandes energías y de movilizar talentos para construir un nuevo camino para nuestra Patria. Si queremos razonarlo en términos sociológicos, esta opción por los principios introduce de hecho energías positivas en el cuerpo social, desafiando la entropía generada por las dinámicas actuales.


Por tanto, los principios deberían ser los polos de tensión de nuestra acción política y cultural: es preciso embeber en ellos la dimensión activa de la política, y generar tensión respecto a ellos; todo esto sin condenar a las penas del Infierno a quien no consiga alcanzar el ideal y sin adoptar frente a él una actitud moralista. Para hacer esto no podemos dejar de reflexionar sobre el valor y el papel del intelectual dentro de nuestras sociedades. Cristopher Emsden, recordando la figura de Marco Biagi (el trabajo del intelectual puede también ser peligroso si se tocan algunos asuntos decisivos de nuestra época, y hoy el trabajo constituye con certeza la vanguardia de toda elaboración político y cultural): «En el sentido normal de la palabra, un intelectual es una persona que tiene que ver con las ideas y que puede también cambiar de ideas. Y en el sentido en el que hoy se emplea en la prensa italiana se refiere sólo a personajes célebres que han obtenido una reputación cultural y son fieles a una retórica altisonante, presentada como muy refinada por parte de la vulgata de izquierdas ». Esta última «clase» intelectual es la que ha crecido y ha obtenido renombre gracias a la costumbre de las cuotas políticas en las instituciones culturales. Son los mismos intelectuales a los que hemos visto expresar en los corrillos cerrados de la izquierda un maximalismo mayor incluso que el de sus representantes políticos, que al menos en parte habían reconocido el entonces clarísimo resultado electoral. También por esto es preciso rechazar la imagen de corrillos cerrados de derechas, pero a la vez hay que preguntarse por qué los intelectuales de derechas o representantes de las profesiones liberales nunca han tenido fuerza como para hacerse sentir en la batalla política.


Tal vez sea porque sus – nuestras- simpatías políticas siguen siendo un hecho individual. Nos falta la capacidad de crear redes. Al mismo tiempo hay que reflexionar sobre el hecho de que en un sistema bipolar, basado en la creación de dos amplias zonas políticas homogéneas, existen dos tipos de intelectuales, los orgánicos y los inorgánicos.


Los primeros ven su propio trabajo organizado en el seno de Fundaciones y de Centros de Estudios (donde se dedican a preparar propuestas políticas y a dar forma a programas creíbles – en el bipolarismo el programa importa más que la identidad); los segundos trabajan en las Universidades y en los periódicos «no alineados». Estos últimos son los que de hecho consiguen ejercer mayor influencia y los que tienen mayor peso en el voto de opinión, que es el determinante para mover el péndulo de las mayorías de gobierno. Precisamente con éstos tenemos que intentar aliarnos, proponiendo como consigna la lucha contra el monocuturalismo y contra la sumisión a la lógica del «pensamiento único» de cualquier tipo (un nuevo tipo de universalismo, tanto más insidioso porque se presenta como «neutro» o «posideológico», que genera un control inmaterial o soft power).

Tenemos que defender juntos la posibilidad de elección entre culturas diferentes. Objetivo (libertario) de una derecha como la italiana, que en su larga y difícil historia ha tenido que pagar un alto precio por la «libertad», debe ser precisamente romper toda forma de censura cultural.


Eso será posible si se crean los presupuestos de un pluralismo cultural real que, a través de los medios de comunicación, penetre también en la dimensión de la comunicación y de la sensibilidad popular.

Para el crecimiento de nuestro pueblo no se puede prescindir de la ruptura de todos los monopolios, y en particular del monopolio cultural, construido en gran medida sobre presupuestos, ahora estériles y artificiales, que han ejercido y siguen ejerciendo una acción de freno sobre las posibilidades creativas reales de la comunidad nacional, que son fundamentales para luchar ante un desafío global.


Nación y pueblo frente a la Globalización De hecho, la lección más clara que nos llega del escenario despiadado de la economía globalizada es que los Sistemas-País más eficaces y victoriosos son los que más intensa, radical y arraigadamente cimentan su «virtud» competitiva (y la alimentan) en su patrimonio genético, en su historia, en la historia de su tierra y de las «personas », individuales y colectivas, que la pueblan. En otros términos, el horizonte significativo en el cual los Sistemas-País encuadran el sistema de inteligencias, experiencias y competencias que los hace mejores es exquisitamente comunitario.

Después de casi dos décadas de individualismo desenfrenado, las necesidades colectivas de naturaleza ya no masificante, sino identitaria —como la afirmación de formas comunitarias o el retorno a la Patria—, predominan hoy sobre las individuales, tanto para combatir los impulsos disgregadores que trabajan para romper la unidad nacional como para detener los procesos de homologación cultural que ponen en peligro la identidad nacional.

Haciendo un juego de palabras, el lema debe ser el de las tres «T» (tecnología, talento y tolerancia) que debemos emplear para crear el capital social del que tenemos necesidad y para poner los cimientos de un sistema social que pueda poner en marcha las mejores energías económicas y culturales. ¿Por qué no intentar difundir estilos aristocráticos en amplios sectores de la comunidad, demostrando la capacidad de conseguir que la dimensión social no sólo se manifieste para pedir derechos, oportunidades y participación, sino también para intentar socializar valores y hacerlos permanentes, vividos y compartidos?


De esa manera se podrían movilizar los tres sectores sobre los que se construya la acción política:


el ámbito comunitario,

el ámbito movimentista y

el ámbito institucional.


El ámbito comunitario es el lugar de los principios, del crecimiento, de la cohesión, de la construcción de identidades que superan al individuo (salvándolo de las manifestaciones ideológicas y prácticas de un individualismo exasperado que se difunde a nivel de masa y que implica estilos y conductas en la vida cotidiana).


El ámbito institucional es el lugar de las decisiones, de la participación, pero también de las posibles mediaciones.


El elemento movimentista es el conjunto de corrientes y de energías que implican a todo el pueblo o a grandes capas del mismo: redes que se difunden en el tejido social como efecto de ideas fuertes y de mitos, que a su vez transmiten una plusvalía de los ámbitos comunitarios y a los institucionales. En suma, es preciso proponerse construir una pluralidad de dimensiones a fin de no provocar reacciones de marginación y de hostilidad, de miedo y de defensa.


Además, en la era de la globalización se deben conservar precisas referencias territoriales, no sólo en lo físico, no sólo como elemento puramente material, sino como sustrato, componente inseparable de las mentalidades individuales y colectivas, del modo de vivir: en una palabra, de la cultura. Una de las vertientes que de hecho distingue la derecha de la cultura liberal es no poner en duda las libertades del individuo, sino ser críticos sobre el hecho de que tales libertades sean el fin último de la política. Al contrario, el fin último sigue siendo la capacidad de definir los grandes temas en cuyo ámbito una Nación (la comunidad más vasta, en la que se integran las dimensiones espirituales, morales y materiales de un pueblo) se reencuentra, y a través de los cuales, en el proyecto, regenera continuamente su propia identidad. Éste es el territorio que hay que conquistar, ésta es la elección que hay que dirimir.


Así como, en el tiempo de la pre-modernidad, lo fue el territorio «aparentemente» virgen de la naturaleza, con sus ignotos designios, con sus oscilaciones de vida y de muerte, con sus construcciones y sus catástrofes. Con las formas de poder hechas posibles por su «manipulación».


La historia demuestra que los cambios más duraderos no tienen lugar en los períodos de expansión económica (años veinte y noventa) sino en los períodos de crisis y de incertidumbre (años treinta y hoy).


Nuestra tarea tendrá que ser construir nuevas fórmulas de cohesión social apropiadas a nuestro tiempo para perseguir una visión comunitaria capaz de generar un futuro mejor y más

próspero.


Publicado el 25/09/2006 en www.destrasociale.

org con el título «Oltre le tentazioni

dell’egemonia, la sfida della politica culturale

» http://www.destrasociale.org/articolo_testata_

dettagli. asp? ArticoloId = 397



Apostilla española a un artículo italiano


YA sé, ya sé. Siempre Italia, queridos lectores: pero leed sin prejuicios casposos lo que dice Salvatore Santangelo en la revista Area. Al menos aquella derecha ofrece soluciones a problemas similares a los nuestros, y aunque las respuestas que está dando a los problemas de la modernidad no han triunfado plenamente ni son plenamente trasplantables, sí es cierto que nada similar se está viendo hoy en Europa.

Continuidad ininterrumpida con todas las derechas del pasado y con sus principios, sin renunciar a vivir sin complejos el mundo moderno, tal vez porque se hayan negado a ser momias con el rostro siempre vuelto al mismo horizonte.


Liberales y confesionales, intervensionistas y librecambistas, aristócratas y populistas, tradicionales y libertinos, nacionales y regionales, una síntesis y no un revoltijo de todo y lo contrario de todo, y además dando al mensaje tanta importancia como a sus formas de preservación y de transmisión.


A mi juicio, lo que sintéticamente propone Santangelo es un desafío válido para cualquier europeo que quiera seguir siéndolo en el siglo XXI (siempre que su ideal de vida no sea el gimoteo victimista y nostálgico en una buhardilla de la Historia) : defender principios permanentes sin ningún


complejo respecto a las formas más vivas y actuales, y ningún miedo ni a la política, ni a la sociedad, ni a la economía, ni a la cultura, ni a la comunicación.


Y hacerlo en tres niveles que define perfectamente, aunque no es el primero en hacerlo: vivir valores en comunidad militante, socializar valores en movimientos populares, instaurar valores en las instituciones públicas y privadas.


Trabajar sobre la base de lo que existe. Asumir el respeto a la libertad y a la diferencia, dentro y fuera del propio bloque, no como una concesión desde la impotencia sino como un principio esencial de la lucha cultural que nos une. La resistencia contra los enemigos de las libertades, de la belleza, de la verdad objetiva, no puede revestirse de los ropajes totalitarios de esos mismos enemigos.


Precisamente porque uno es consciente de su identidad es capaz de aceptar la diversidad del mundo, de las comunidades, de las personas individuales y colectivas.


Santangelo no habla de una autopista sin obstáculos hacia un Paraíso inmanente: precisamente porque no creemos en él, sabemos que sólo a través de pequeñas y fatigosas tareas de oposición y proposición, y de una criba entre lo esencial y lo accesorio de lo que se nos legó, a la par que de una aceptación alegre de los bienes que el mundo sigue produciendo, se podrá construir lo que hoy echamos en falta. Una alternativa cultural a la

corrección política.


Pascual Tamburri

El Manifiesto contra la muerte del espíritu