miércoles, 9 de julio de 2008

Thomas Carlyle




'En democracia no puede haber ninguna finalidad... ¡Aún en la más completa victoria de la democracia no hay nada ganado excepto vaciedad y libre oportunidad de vencer! La democracia es, por su propia esencia, un negocio auto-anulado, cuyo resultado final, a la larga es 'cero'... En Roma y Atenas, como en todas partes, si lo observamos con sentido práctico, nos daremos cuenta de que no se procedía por vociferantes votaciones y debates multitudinarios, sino por la sabia perspicacia y sentido del orden de unos pocos; así se hacían las cosas. Siempre ha sido así y siempre lo será.'

No hay comentarios: