sábado, 5 de julio de 2008

La batalla que España ganó, Francia perdió y los abertzales lloran




RUTA NORTE
La batalla que España ganó, Francia perdió y los abertzales lloran
Pascual Tamburri

El Semanal Digital


El ejército de Carlos V derrotó el 30 de junio de 1521 en la batalla de Noáin (Navarra) a los invasores franceses que, aprovechando la guerra de las Comunidades, habían cruzado los Pirineos, conquistado Pamplona y asediado Logroño. Fue quizás la última de nuestras guerras medievales, en la que por cierto España perdió uno de sus muchos capitanes de Infantería guipuzcoanos, pero ganó un santo: Íñigo de Loyola.Durante un siglo Navarra había estado en guerra civil, agramonteses contra beamonteses. Los reyes depuestos en 1512, Juan de Albret y Catalina de Foix, eran franceses, ajenos a la identidad del reino, apoyados sólo por una aprte de los agramonteses. Sobre todo tenían claras sus prioridades: lo importante para ellos eran sus posesiones en Francia y su relación con los reyes de Francia, y no la pobre, lejana y ajena Navarra, que en realidad sólo les daba una corona.En 1521 – 1524 Navarra ratificó el rumbo de paz y prosperidad iniciado con Fernando el Católico en 1512. Tras la caída de Fuenterrabía (marzo de 1524), el césar Carlos decretó un perdón para los cabecillas agramonteses que quedaban en la ilegalidad a cambio de que se le prestase juramento de fidelidad. Y confirmó los fueros, que si no no existirían ni habrían sobrevivido hasta hoy. La mayoría de los navarros recibió a Fernando el Católico como a un libertador. Unos porque eran enemigos de los reyes y otros porque deseaban orden y paz: algo que los franceses Albret no podían dar.Por eso es llamativo que el mes de junio termine en Navarra con la conmemoración abertzale de la batalla de Noain. Una batalla en la que el ejército del rey de Francia fue derrotado por el del rey de España. Pero tampoco hay que enfadarse con ellos, los abertzales no tienen la culpa de ser así. Alfonso Ussía recordaba el otro día la idea de Indro Montanelli, para quien "una gente que presume de no haber tenido contacto con los romanos es sencillamente una gente que no merece excesiva consideración".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué bonito es pasar una selección de hechos por el umbral y hacer una lectura de contrastes.
¿Crees que nuestra españa de ahora es la españa de épocas pasadas?
¿Crees que en aquellos ejércitos no habiá corazones navarros más cercanos ala tierra que al imperio? ¿Crees que la hitoria les hubiera dado otro nombre que españoles? ¿crees que los eqivalentes de la época a abertzales se sentían franceses?
Sólo hace falta sentido común para intuir que la realidad no es tan simplemente blanca y negra.
Pero de este tipo de discurso "radical" están llenos los argumentos de quienes prefiren en enfrentamiento a la razón... claro, un poco de razón podría traer la convivencia y esto no interesa.