lunes, 7 de julio de 2008

EL ÁRBOL

Estuve sin moverme, y fuí un árbol en el bosque,

Y supe la verdad de las cosas nunca vistas,

De Dafne y del laurel y de la antigua

Pareja que a los dioses celebraba

Unida, encina-roble, en medio de la campiña.

Sólo cuando los dioses fueron propiciamente

Llamados y atraídos al fuego de su pecho

Pudo obrarse el milagro.

Pues que fuí un árbol del bosque

Y muchas cosas comprendí

Que antes me parecieron inauditas.

Ezra Pound

No hay comentarios: